5 agosto, 2015. Por

Rebeca

Aquí y Ahora
Rebeca reivindica su espacio y el del eurodance dentro de la industria musical con Aquí y Ahora
Rebeca

Parece que no, pero han pasado veinte años desde que Rebeca lo petara con su álbum debut, aquel ejercicio de pop bakalaero que contenía himnos incombustibles como Duro de pelar, Piano, piano o Corazón, corazón, entre otros. Dos décadas en las que la catalana no ha podido combatir el envite que supuso la irrupción de Operación Triunfo a principios de siglo ni superar sus dos primeros álbumes. Veinte años que la han visto reducirse a una caricatura de sí mismo, buscando espacio en televisión en programas como Supervivientes, batallando con auténticos trampantojos como una de las peores boyband de la historia (D’Nash) por un puesto en Eurovisión y viendo cómo parecía no haber hueco para la que fue una de las divas del eurodance de los ’90 en la industria actual.

Pero parece que sí puede haber hueco más allá de Aurgi en el universo de Rebeca: y es que cinco años después de su anterior EP digital, el intrascendente Matador, y más de diez años después de su desapercibido último ejercicio discográfico largo (Supernatural, de 2002), Rebeca Tous regresa con Aquí y ahora, un ejercicio especialmente autoparódico con su propio universo (desde la propia portada, haciendo el gesto de "dadme la pasta, cabrones") pero, sobre todo, portador de cinco hits como cinco soles que orbitan por el tecnopop, por las cantaditas neo-house, el electro latino, por las texturas del bakalao noventero y el eurodance más horteramente chusco pero increíblemente inmediato y que no hace más que confirmar una cosa: el tecnopop de verbena, coches de choque y pista de baile de fiestas de pueblo es el nuevo indie.

¿Por qué Javiera Mena, Joe Crepúsculo, La Casa Azul, Alex Casanova o Fangoria sí y Rebeca no? Esa es la gran pregunta que uno se obliga a hacerse tras escuchar el nuevo EP de la catalana, que invita a pensar en un merecido renacimiento y segunda juventud de una artista que, tras pasarlas putas, parece ofrecer un muestreo de las posibilidades que puede permitirse en esta nueva etapa, volviendo a poner en órbita nuevos matices del sonido de 2 Unlimited, Vengaboys, Culture Beat, Alexia o La Bouche.

Tira de auto-tune y de un estribillo que se debate entre Paulina Rubio y Tam Tam Go en una oda a Twitter (Conexión total); coge el relevo de su gran himno, Duro de pelar, en una posible cara b que reivindica tanto su espacio como el de un género como el eurodance dentro de la industria musical (Aquí y ahora); merodea por el techno lírico más épico, retirando a Edurne y a Soraya Arnelas de las pistas de Ibiza (Se hizo la luz); compone la banda sonora para una telenovela venezolana imaginaria con riffs de guitarra digitales en una especie de simulacro en el que Thalía imita a Mónica Naranjo (Otra vez no); y hasta firma uno de los mejores bombazos de electro latino recordando a la vez a Greta y los Garbo y Juan Magán (Otra noche igual). Bien de verbena, bien de hits.

Rebeca

+ INFO

Artista: Rebeca

�lbum: Aquí y Ahora

G�nero: Eurodance

Discogr�fica: Autoeditado

A�o: 2015