25 febrero, 2010. Por

Charlotte Gainsbourg

IRM
Charlotte Gainsbourg publica nuevo disco bajo la producción de Beck
Charlotte Gainsbourg

El aspecto de la máquina asusta. Parece una enorme ballena blanca suspendida en el aire. Después, el mal trago se convierte en una pesadilla. Uno se situa tumbado, semidesnudo, bajo el intimidante engendro. Hace frío. La garganta se espesa. Y entonces comienzan los zumbidos. Pesados, monocordes. A los cinco minutos, los golpes siguen una pauta, cierto orden. O quizá somos nosotros. Todo esto debió sentir Charlotte Gainsbourg en las pruebas de resonancia magnética a las que se tuvo que someter por culpa del accidente que sufrió practicando esquí acuático y que le obligó a ser intervenida quirúrgicamente, de urgencia, por una hemorragia cerebral. La intérprete, que corrió serio peligro de muerte, eligió las siglas en inglés de la resonancia para titular su nuevo disco, IRM (2009). Esta vez la propia vida le puso el argumento para un nuevo disco sobre la mesa. La historia de cómo lo produjo Beck es curiosa, como curioso es saber que el padre de Hansen, David Campbell, compuso los arreglos orquestales del primer disco del padre de la cantante, el mítico Serge Gainsbourg. Vidas paralelas.

IRM
es el tercer álbum de la premiada intérprete de Antichrist después de Charlotte For Ever (1986), grabado cuando era adolescente, y de 5:5 (2006), producido por Nigel Godrich de Radiohead y con canciones escritas para ella por músicos como Air o Jarvis Cocker. Siempre en buenas manos. La diferencia esta vez, aunque Beck haya también escrito y orquestados todos los temas, es que Gainsbourg ha dejado de ser sólo la voz desvaída y quebrada que alambicaba medios tiempos trip-hop. En IRM esa voz se estira y se deforma para acompasar los maquinales acordes del tema que da título el disco. O doma a la zigzagueante Time of the assassins. O zimbrea entre cuerdas y panderetas en Heaven can wait, cantada a medias con Beck. La Gainsbourg demuestra que hasta de una experiencia próxima a la despedida final se puede regresar con un puñado de interpretaciones mayúsculas y un disco soberbio si se cuenta con valor y talento. Y que al miedo se le puede decir a la cara: Gracias por nada.

Charlotte Gainsbourg

+ INFO

Artista: Charlotte Gainsbourg

�lbum: IRM

G�nero: Chanson rock

Discogr�fica: Electra/Asylum/Warner

A�o: 2010