20 diciembre, 2016. Por

Discos españoles de 2016 (II)

Los mejores álbumes del año, tierra adentro: del 40 al 21
Discos españoles de 2016 (II)

<<Del 40 al 21>> / <<Del 20 al 1>>

40. FIERA – ALJARAFE (Humo)
Un riff de bajo circular, recto, nervioso; y un trastero abierto a la cacharrería proto-punk. Esa es la fórmula matemática de Fiera, el brazo armado en facción ¿post-punk? ¿machine-pop? ¿avant-garde? ¿no wave? ¿jam experimental? que se sacaron de la manga Pony Bravo desde sus inicios y que, seis años después de un glorioso debut que sonaba a álbum de culto desde el primer segundo, regresan con un artefacto que vuelve a poner en contacto esa curiosa alianza entre el punk negro más maquinero, los instrumentos naturales, la economía de medios y una explícita inyección de beats electrónicos domésticos. [LEER MÁS]

39. ANAUT – TIME GOES ON (Sweet Records)
Hay a quien se le hace duro el paso del tiempo; que cae en reflexiones filosóficas, que cae en ciertas catarsis eternas, que no acaba de avanzar pagando los platos rotos psicológicos de las decisiones del pasado. A ANAUT no le pasa eso. Al menos no en Time Goes On, un álbum que reflexiona acerca de, precisamente, esos temas: analiza el paso del tiempo viajando a las profundidades de la música americana de raíz negra, acercándose más a la idea de soul & roll que de tapiz r&b que imprimió en su primer disco, ampliando el horizonte de los ritmos negros a través de la incorporación de matices pop, folk y hasta de Big Band en un segundo ejercicio discográfico que abre aún más el registro sonoro del proyecto capitaneado por Alberto Palacios. [LEER MÁS]

38. ENRIC MONTEFUSCO – MERIDIANA (Sony Music)
Muerto Standstill, no sólo no se acabó la rabia de su líder ni cambió el bando del miedo: manteniendo el pulso por la canción solemne, su nuevo cancionero sabe más comprometido y encarnizado que nunca, como una suerte de relato de costumbres melódico que huele a madera y que sabe tan cerca de la canción folk tradicional como de la música de cañerías de Tom Waits. [LEER MÁS]

37. KID SIMIUS – JIRAFA WAVES (Jirafa Records)
¿Cuántos ritmos caben en un beat? En el caso del exiliado músico granadino en Berlín José Antonio García Soler, infinitas. Al menos desde que su estancia (y exilio) en Berlín hizo que encontrara en su álter ego Kid Simius un lienzo en blanco con trillones de témperas, crayones y pinceles para hacer las mezclas de colores más impensables del territorio club. Y no es más que la puesta a punto de patrones y pantones que llevan a una dimensión especialmente híbrida la música electrónica desde la que consigue articular no sólo el fanatismo por Lou Reed que lo acercó por primera vez a la música, sino también el empaque folclórico y neotradicionalista con el que consigue impregnar unos tracks que suele poner en común en escenarios compartidos con Major Lazer, Seeed o WhoMadeWho, entre otros. [LEER MÁS]

36. MAIKA MAKOVSKI – CHINOOK WIND (Warner Music)
Cálido y seco, crudo y reventón como los vientos de Chinook, el nuevo álbum de Maika Makovski es un bálsamo de emociones y un cancionero que pone la piel de gallina, los pelos como escarpias y el alma como la vena de un cantaor. Grabado en Bristol con John Parish y buceando por las fronteras de la canción pop con visos de música neoclásica y el punto justo de melancolía, la mallorquina dibuja un tratado performático en donde la canción es un vaso comunicante de emociones aquejadas.

35. BEGUN – AMMA (Foehn)
Probablemente BeGun, quien ya instaló en producciones anteriores otros destinos occidentales como Madrid, Hamburgo, Shanghái, Mumbai, Dublin, Nairobi o San Francisco, sí sea uno de los referentes con mayor capacidad de hacer de esa unión, un ensamblaje orgánico, haciendo de los momentos expresivos más explícitos de esta colisión no sólo una sana convivencia, sino una mezcla de razas, tradiciones, maneras y movimientos que habla mucho del origen del beat y de cuál es la ley que impera en ese terrario naturalista filtrado de cables que es la música de baile, desde el segundo cero del Big Bang hasta julio de 2016. ¡Asumbaué! [LEER MÁS]

34. CHAMBAO – NUEVO CICLO (Sony Music)
Reiniciándose a sí mismo y dando un giro a su propuesta, La Mari decidió asociarse a Eduardo Cabra (conocido como el Visitante de los puertorriqueños Calle 13) y firmar un álbum que sigue rebosando fusión por los cuatro costados, sin perder la cota pop de autor pero incorporando ritmos que van desde los tribalismos africanos o los folclores latinoamericanos hasta la raíz más jonda de su Andalucía natal. Uno de los mejores y más plurales cancioneros que se han publicado este año.

33. FORASTERO – EL SUBMARINISTA EN EL TEJADO (Lovemonk)
No es rock, no es pop, no es jazz, no es surf, no es soul, no es swing, no es blues, no es calypso: Forastero son todo, menos la etiqueta que teníamos pensado para ellos. La RAE los define mejor que cualquier plumilla avezado con ganas de marcar con su máquina de etiquetas DYMO una génesis que pertenece a ningún lugar: unos ciudadanos de un lugar llamado ritmo, que tras una buena tunda de años vadeando con diferentes formaciones por las que han pasado algunos de los músicos más ilustres del circuito estatal, debutan con un primer disco cargado de desconexiones de género.

32. BRIAN HUNT – LOVE / UNLOVE (Autoeditado)
¿Se puede secuenciar un corazón roto? Brian Hunt ha cogido el suyo hace unos meses y lo partió en dos: Love y Unlove, un doble EP sobre el amor y el desamor que suena tan profundamente sincero y emocional como descorazonadoramente sensible a las vicisitudes del amor en su contexto más límite en un cancionero que va del folk al rock alternativo noventero o la canción de autor de corte experimental. [LEER MÁS]

31. ARIADNA CASTELLANOS & ED IS DEAD – [MJU:ZIK] (Universal)
Dos talentos dispares haciendo pura alquimia musical. Una pianista de flamenco y jazz nominada a los Grammy unida a uno de los últimos grandes nombres del beat alternativo estatal. ¿Bakalao neoclásico, acaso? ¿Una fusión que va del beat al siglo XIX sin escalas? ¿Una congregación de música electrónica que coquetea con música sinfónica y clubes de jazz? Como mínimo, el Año 0 de algo que no habíamos escuchado nunca hasta ahora. [LEER MÁS]

30. CARLA – NIGHT THOUGHTS (Venus in Furs / Sones)
CARLA debuta con Night Thoughts, un cóctel en el que merodea a través de la ligereza de su voz por la sensualidad de las músicas negras pero con un envoltorio que se debate entre la indietrónica más aérea y la incorporación de sonidos cercados en torno al dreampop, el neosoul o el dub electrónico. ¿Estamos ante la diva urban que necesitaba nuestro circuito de música alternativa? [LEER MÁS]

29. LEWIN – LA TRISTEZA DE LA VÍA LÁCTEA (gohalley)
Ojalá el firmamento tuviera una estrella menos desde que el destino decidiera ponerle un piso el espacio a Andrés Lewin. Fue el pasado 5 de enero cuando un cáncer fulminante se lo llevó para siempre, a sus apenas 37 años, sin permitirse el lujo de ver publicado su tercer y mejor álbum, La tristeza de la Vía Láctea, que mejoraba las singulares formas que el cantautor hispano-argentino ya había demostrado en Agencia de viajes y Animales y aeropuertos. Ocho años de distancia entre un álbum y otro que, ahora, dotan aquel significante original de las canciones en un nuevo significado, mucho más eterno y sensible, más confesor e imperecedero, tan universal e infranqueable como sensiblemente emotivo. [LEER MÁS]

28. CHICHARRÓN – POSTAL (Prenom)
Como una especie de melancólica (sic) postal que bucea entre las facciones más confesionales y etéreas del dreampop de bajas fidelidades, el combo gallego consigue poner una segunda piedra en una vía dolorosa que suena tan doméstica y sentida como en una órbita que coquetea con la querencia de bandas como los extintos Franc3s (de hecho, una de sus caras visibles lideraba esta banda) o Nadadora pero con la capacidad de disparar fotografías bonitas, tremendos paisajes nublados, pura exhalación después de la contención.

27. PIANET – WATERCOLOR (Warner Music)
Existe un espacio común y habitable entre la formación de piano clásico y la capacidad para forjar melodías aspirantes a conquistar la radiofórmula, los anuncios publicitarios y los festivales de indie mainstream. Se llama Pianet ese proyecto, capitaneado por un Nauzet Hernández que ha redimensionado la etiqueta de landscape music hacia una dimensión tan apta para la conquista del territorio alternativo como de la canción ultramelódica. [LEER MÁS]

26. JOAN COLOMO – SISTEMA (BCore)
No hay muchos nombres en los suburbios del circuito alternativo a los que podemos identificar tan solo con abrir la boca. Sin ser un artista de masas, Joan Colomo es uno de esos artistas. Su genética sonora, tan inocente como superdotada, tan hardcoreta como folky, tan arquitectónicamente poppy como rebelde antisistema ha hecho del músico catalán uno de los nombres indispensables de la escena. Ahora regresa con Sistema, un álbum circular que bucea por una gama de registros que va del folk al pop, el rock, la música circense o el synth-dub. [LEER MÁS]

25. SIDONIE – EL PEOR GRUPO DEL MUNDO (Sony Music)
Sidonie llevan meses teniendo bastante más que una chica y una pistola: tienen un álbum que es un auténtico manifiesto reivindicativo del pop sin manierismos. Un disco que ha levantado todo tipo de especulaciones y preguntas, de múltiples lecturas pero que ha despertado una sensación común: el trío barcelonés ha vuelto a la senda de los álbumes plagados de hits, a la melodía por bandera, a cancionero-bisagra que traza el puente más directo entre la radiofórmula y la escena independiente. [LEER MÁS]

24. GATILLAZO – CÓMO CONVERTIRSE EN NADA (Maldito Records)
En Cómo convertirse en nada siguen manteniendo su eterna e inalterable línea editorial y sonora, abriendo fuego sin discreción, consiguiendo condensar en algo más de media hora 14 nuevos himnos que siguen persiguiendo la lírica ácida, el mensaje de acción directa, la inherente velocidad, la locuacidad y singularidad interpretativa y, sobre todo, la capacidad de alcanzar melodías inmediatas, que llegan para quedarse, que se le resbalan en los labios hasta escupir, otra vez, canciones que invitan a la reflexión, la rebelión, el empujón y el canto automático, una empresa que ni el popero prefabricado ni el compositor de hits por encargo es capaz de asumir. [LEER MÁS]

23. DELLAFUENTE – ANSIA VIVA (Autoeditado)
Sea o no el primer trapero flamenco, Dellafuente ha dado con una infalible fórmula para legitimizar un género demonizado y considerado como excesivamente tendencioso, superfluo, descartable. Su álbum debut es un cross de derecha a los géneros: letras comprometidas, homenajes a su tierra y su tradición flamenca y una mente abierta que bebe de Morente a Drake en un ida y vuelta inolvidable.

22. NISTRA – MÄSTRA (Crispis Editorial)
Se trate de un EP largo o de un LP corto, el debut formal de los gallegos consigue articular a lo grande el discursos de los dos singles con los que irrumpieron en el circuito el pasado curso: fuera de la escena de música de club pero también de la previsible vanguardia sonora, la dupla de Burela pone sonido a las olas de la mariña gallega a través de una colisión que se mueve entre el afrobeat, el clubbing sin club, la música experimental, el tratamiento con materiales analógicos y el material sensible tanto para los amantes de los bailes cosmopolitas como de la mandanga techno más encendida. [LEER MÁS]

21. EL PETIT DE CAL ERIL – LA FORÇA (Bankrobber)
De ahí que en La Força siga reivindicando el valiente, arriesgado y ambicioso movimiento que inició con La figura del buit: en este caso, once nuevas canciones que siguen manteniendo el pulso por las armonías folk-rock gravitantes (El cap), los experimentos psycho-gaze con aires a nana reggae (El senyal), su acercamiento al rock alternativo noventero de autor (Els altres), susurra delicadas gemas de orfebrería pop-folk (El punt o El plor), juega a la psicodelia indómita (El pas), nos invita con palmas a un ritual cancionista (El salt), pide prestadas líneas de bajo a Tame Impala (El cor y La trampa), se acerca más que nunca al sonido de Joan Colomo (El verí) y se desnuda con un himno que huele a madera y a bosquejos de pura intimidad (L’adéu). [LEER MÁS]

<<Del 40 al 21>> / <<Del 20 al 1>>

Discos españoles de 2016 (II)