4 enero, 2017. Por

Concierto de hater nuevo

Los ‘haters’ no descansan ni en Año Nuevo
Concierto de hater nuevo

Como cada año, me despierto el día uno de enero para escuchar el Concierto de Año Nuevo. Disfrutar de este evento es algo que siempre agradeceré a mi madre, para ella esta cita es sagrada y siempre lo ha puesto a todo volumen. De niño lo escuchaba de fondo, mientras jugaba con los playmobil; de adolescente me acompañaba en un duermevela, ya que la noche anterior había sido dura; ahora, pongo el despertador para que me dé tiempo a preparar un rico desayuno con el que poder disfrutar al máximo del mejor espectáculo musical del año.

Sólo soy un aficionado a la música clásica, ni siquiera un entendido, pero sí creo tener un criterio definido para saber si me gusta o no. Y sí, Gustavo Dudamel me ha parecido fascinante. Pero no quiero hacer aquí una crítica ni al director ni a la orquesta o a su manera de interpretar a los Strauss.

A mitad del concierto, mientras aparecían planos de zapatos y de botas y de la sociedad vienesa bailando por sus plazas y jardines, me dio por abrir Twitter… craso error: en los hashtags #ConciertoDeAñoNuevo y #GustavoDudamel me encontré varios comentarios de cretinos (sí, los he llamado cretinos por no llamarles directamente idiotas) en los que increpaban al director por su nacionalidad venezolana… últimamente es pronunciar el nombre de ese país y un montón de descerebrados saltan a la yugular sin saber siquiera lo que es la yugular… o Venezuela.

“El venezolano Dudamel dirigiendo la orquesta mientras en su país se mueren de hambre”, “Asco del chavista Dudamel”, etc… ¿Veis como me quedo corto con lo de ‘cretinos’? Esta gente ni sabe ni le interesa cuál es la opinión de Dudamel respecto a la situación de su país, pero ellos ya están ahí, desde el primer día del año, dejando escapar su odio por las redes sociales.

La próxima vez que juegue, por ejemplo, Nadal, espero leer en esos perfiles de gente enfadada algo como: “Ahí está Nadal, mordiendo una copa, mientras en su país hay gente que se muere de frío por no poder pagar la luz”; o “Mira el Madrid o el Barça o el Atleti o el que sea, recogiendo la Champions mientras el gobierno le roba a sus ciudadanos”.

Dudamel se ha marcado un conciertazo y yo… yo voy a dejar de escribir ya sobre esta gente, no quiero empezar el año intoxicado por tanto idiota. Aunque ahora que lo pienso, el idiota debo ser yo, por abrir las redes sociales dejando que entren en mi casa las opiniones de gente que me importa un bledo… además ha empezado a sonar El Danubio azul y necesito las manos para aplaudir en la Marcha Radetzky.

Concierto de hater nuevo