4 marzo, 2011. Por

Nacho Vegas

La zona sucia
Nacho Vegas edita su nuevo disco con Marxophone y vuelve a reventar las listas
Nacho Vegas

El "caso Vegas" es digno de expediente X. Un asturiano raruno, adicto al ruido de los ’90, inmerso en una escena (Penélope Trip, Eliminator Jr., Australian Blonde y sus Manta Ray) aquejada de técnica y que se guiaba por la pulsión y la intuición, acabó erigiéndose a principios del actual siglo como una extensión de esa bohemia maldita que siempre había representado, pero con interesantes añadidos: se antojaba como un muestrario español de los conflictos emocionales de Ian Curtis y (sobre todo) Nick Drake con las maneras del folk americano clásico en su lírica de fábula realista y la herencia de su apasionado noise bajo una suerte de investigación sobre cómo debería de ser la nueva canción de autor. Su tesis funcionó, y no sólo acabó (semi)retirando a esa tendencia por calcar a los cantautores de culto que venían ascendiendo (Ismael Serrano, Pedro Guerra, etc.), sino que instaló una parsimonia gestual del directo que acabó siendo seña de identidad no sólo de su música, sino del nuevo indie español. Pocos hubiéramos pensado que aquel chico triste y solitario que parecía heredero del Antonio Vega más tóxico (que ya es decir) se convertiría en un superventas a nivel nacional y que, incluso en colaboraciones con artistas mucho más masivos (o al menos de mayor alcance global) como Enrique Bunbury y Christina Rosenvinge (cuyo affaire romántico ha inspirado varias de sus mejores composiciones), sería el justo asturiano el que sobresalga y siga elevando su mito hacia niveles de altura que aún se desconocen. Aún así, Vegas continúa entonando bajo esa nasalidad caprichosa y esa imagen de destruido crónica un mea culpa por haber cambiado el rumbo de la canción de autor. Bendito maldito.

Con La zona sucia el inoxidable cantautor planea un principio de evolución que se dejaba ver un poco menos en El manifiesto desastre aunque quizás falten canciones de la potencia de su anterior LP. El quinto disco de Nacho Vegas (y primero bajo esa escuela de autogestión llamada Marxophone que inició junto con Refree, Fernando Alfaro y el sostén de su promotora de conciertos, I’m an Artist) resume y consume su faceta más canalla a la de la feliz depresión, la de bálsamo interactivo, la de sonrojada porosidad, niñez y carruseles. Se empacha en varias de las canciones de La zona sucia de un infantilismo peculiar, utilizando no sólo a coros de niños para dos de sus canciones más celebradas (Perplejidad y Lo que comen las brujas), sino trazando un puente sobre esa perspectiva de negativa ironía y oronda felicidad, en la que Vegas parece querer desencasillarse de esa imagen de eterno suicidio íntimo y de perfecto espectador de sus pies para sacarse el pelo de la cara (sin sacárselo) y asomar una leve sonrisa con ritmos dignos de ese carrusel sonoro con acordeón bajo el brazo con el que deambula (la eternamente cuestionada por el público indie) Julieta Venegas. Pero sólo leve: Reloj sin manecillas y El mercado de Sonora continúan aplaudiendo su oscuridad, y el malditismo de Taberneros se erige como, posiblemente, una de sus canciones a entrar en el top five de mejores composiciones de su carrera (ya no sólo por ese estribillo enorme, sino por frases como Quisiera y no quisiera son dos cosas diferentes. / Quisiera que me quisieras y yo no quisiera quererte y esa levedad rítmica sostenida por las lejanas teclas de un Abraham Boba con cada vez mayor presencia en la vida sonora del asturiano. Esa perfecta manera de susurrar cuentos fantásticos al oído de siempre esta vez arranca desde la cama de una niña de cinco años al escuchar de la lengua de Vegas cosas como: La niña pregunta: "mamá, ¿qué es lo que comen las brujas?". Ella le responderá, seria pero con dulzura: "leche, galletas y a ti, corazón mío. Inclusive en Cuando te canses de mí o Cosas que no hay que contar, el cantante disimula esa negatividad con arranques de folk americano purista, percusiones extremadamente leves e, incluso, guiños a los coros del Sympathy for the Devil stoniano. Él dice y ahora que sigues aquí, ¿cómo no vas a cansarte, si de miércoles a martes ya estoy harto yo de mí?. Pues serás el único, chico. Aquí servidor (y la gente) te sigue aplaudiendo en tu décimo sexta transformación.

Nacho Vegas

+ INFO

Artista: Nacho Vegas

�lbum: La zona sucia

G�nero: Folk de autor

Gira:
05.03: Málaga. Teatro Echegaray
18 y 19.03: Barcelona. L'Auditori
24 y 25.03: Madrid. Joy Eslava
29.03: Madrid. Teatro Circo Price (concierto de Heineken Music Selector junto a Refree)
26.03: Santa Pola (Alicante). Camelot
31.03: Valencia. Mirror
01.04: Zaragoza. Oasis
02.04: Murcia. Auditorio Víctor Villegas
07.04: Bilbao. Kafé Antzokia
08.04: Vitoria. Jimmy Jazz
09.04: Pamplona. Movie
15.04: Santander. ECAM
16.04: Gijón. Teatro Jovellanos
28.04: Barcelona. Festival Odissea
13.05: Durango. Plateruena (concierto de Heineken Music Selector junto a Refree)
14.05: Burgos. El Hangar (concierto de Heineken Music Selector junto a Refree)
20.05: Santiago de Compostela. Capitol (concierto de Heineken Music Selector junto a Refree)
21.05: Pontevedra. Karma (concierto de Heineken Music Selector junto a Refree)

Discogr�fica: Marxophone

A�o: 2011