19 mayo, 2015. Por

Alabama Shakes

Sound & Color
Alabama Shakes regresa con Sound & Color, un canto a la intersexualidad de la música negra
Alabama Shakes

Tres años después de aquella maravilla negroide tan cerca del soul hipster como del blues intergénero que fue Boys & Girls, el combo sureño regresa con una nueva batalla a dos: Sound & Color, una alegoría mucho más fantasmagórica, que sigue situándose, al igual que los títulos de sus álbumes, en una zona común, marcada por la imponente e híbrida voz de una Brittany Howard que es un canto a la música negra más intersexual: gravedad, levedad, desgañite y displicencia a los cánones formales del soul, el blues o el rock and roll de acceso a las masas.

Así queda patente en un álbum que, como rezan, es puro sonido y color: sonidos que abren aún más su paleta de colores, acercándose a las nanas, la psicodelia moderna, el folclore negro de cien años atrás, el funk negroide, la música de baile, el bolero americano, el baile apretado, la canción romántica, el rock alternativo, la suciedad del garage, las órbitas trip-hop, los matices sinfónicos y un tonel de pigmentos más. Colores que, por un lado, suponen un paso adelante en esa suerte de rock & soul 2.0, sumando pasos negroides a un repertorio que encuentra algunos de sus hits más bailones hasta la fecha (Don’t Wanna Fight o The Greatest ya los querrían para sí los Black Keys o Jack White) que, por otro, nos muestra una faceta de Alabama Shakes más templada y reposada, tomándose su tiempo en canciones que superan de largo los cuatro (y hasta los seis) minutos en tempos en los que se juega mucho con la suavidad y la virulencia que la música de raíces posee.

En su segundo LP, Alabama Shakes convierten una nana sinfónica en una nueva posibilidad para la música negroide más sinuosa (Sound & Color), se desgañitarán en falsetes inmediatos, circulares y funk’n’soul (Don’t Wanna Fight), se pondrán románticos y melosos filtrándose la voz en una suerte de arenoso medio tiempo trip-soul (Dunes) o en un blues que huele a principios del siglo XX (Miss You), huyen hacia adelante en una suerte de trip-hop bluesero, gravitante y redentor con el falsete como mochila (Future People), estallan en una suerte de psicodelia soul con el ala herida y tan cerca del último Paolo Nutini como de los primeros Tame Impala (Gimme All Your Love o Gemini), nos sumen en una pieza de folk & blues desnudo e íntimo (This Feeling), juguetean con la baja fidelidad desde el pop negroide (Guess Who), se desgañitan en una suerte de colisión entre garage, punk y soul con tanto de The Clash como de Dr. Dog (The Greatest), suenan tan afrancesados como cerca de la canción garage-soul de grupos como Real Estate, Girls o Kurt Vile en una oda al rock alternativo (Shoegaze) y hasta orbitan por una suerte de góspel-soul espacial para evangelistas del mañana (Over My Head). El negro es todos los colores.

Alabama Shakes

+ INFO

Artista: Alabama Shakes

�lbum: Sound & Color

G�nero: Rock & soul

Discogr�fica: Rough Trade

A�o: 2015