27 enero, 2017. Por

Múltiple

¿Cuántas personas caben en una persona?
Múltiple

El director M. Night Shyamalan lleva una década confundido, confundiéndose y confundiéndonos. Incluso más que Dinio en su época más sexualmente productiva. Y es que el cineasta hindú ha firmado películas que han sido mierdones auténticos (After Earth, El incidente y Airbender, el último guerrero dan buena cuenta de ello) después de aquella falsa trilogía de thriller psicológicos, agobiantes, marginales y sociopáticos que fueron El protegido, Señales y El bosque, cuestionados por crítica y público pero que ayudaron a desarrollar una marca que alcanzó su Olimpo unos años antes con El sexto sentido. Con Múltiple pretende resarcirse y reencontrarse consigo mismo.

Y es que con Múltiple ha decidido desarrollar un film deudor de aquel registro de thriller psicológico pero llevándolo al terreno del thriller psicopático: nos presenta a un hombre que es 23 personas a la vez, con una dispersión de personalidades entre niños, mujeres, asesinos, bestias animales, diseñadores de moda o inteligentes sociópatas.

Todos ellos interpretados por un magnífico James McAvoy que consigue fraccionarse, cambiar sus reacciones por segundo, perfilando registros diferentes de un momento a otro, distrayendo y destruyéndose por momentos, en constante movimiento. Junto a él, tres jóvenes secuestradas con el especial foco en la eternamente atormentada Anya Taylor Joy, quien tras interpretar registros similares en films como La Bruja o Morgan, vadea ahora con un papel que vuelve a resaltar ese registro de niña de The Ring que ha salido de la pantalla.

A pesar de que el film deje retazos de un cine por momentos aburrido y hastiado, alargando quizá demasiado el foco central de la trama, lo nuevo de Shyamalan se confina como un film entre el terror, el debate científico, el thriller psicológico, las teorías terapéuticas, el drama sociopático y el multi-monólogo interior. Incluso hay momentos en los que esos debates terapéuticos acercan esta Múltiple al desarrollo de teorías científicas como en Memento, en donde la tensión, el drama y la imprevisibilidad juegan su particular juego. Sin embargo, existen ciertas lagunas narrativas en un guion que se contradice por momentos y que se da prisa en resolver algunos enigmas, cuando la pregunta que debería haberse potenciado es la de: ¿cuántas personas caben en una persona?

Múltiple