3 julio, 2018. Por

Mourn

“Si ahora nos pusiéramos a hacer indie para intentar ampliar el público o colar más en los festivales, sería una puta mierda”
Mourn

En 2014 Mourn se convirtieron en una de las grandes sorpresas del indie en España. Pero en 2016 un conflicto con su discográfica, Sones, imposibilitó el lanzamiento de su segundo disco en nuestro país. Mientras se siguen haciendo un hueco en el panorama del noise rock estadounidense, Mourn van volviendo poco a poco por estos lares. Acaban de publicar Sorpresa Familia, su tercer álbum, poco después de conseguir que el segundo, Ha, Ha, He. por fin viera la luz en España. Hablamos con Jazz Rodríguez, guitarra y vocalista de Mourn, sobre el pasado y el presente de una de las bandas que más han dado de qué hablar en la prensa musical nacional en los últimos años.

Sospresa Familia es el primer disco con material original que publicáis sin problemas, en tiempo y forma, en España en los últimos cuatro años. ¿Estáis ilusionados?

Jazz Rodríguez: La verdad es que estamos bastante alucinados. Estamos flipándolo heavy, porque llevábamos dos años sin sacar nada, bueno, todo muy tumultuoso la verdad. Y hoy que es el día justo que sale estamos súper nerviosos. ¿Eso de que te sale la risita tonta todo el rato? Pues así.

¿Qué esperáis con él?

La verdad yo lo que espero, personalmente, es que nos lleve por todas partes. Queremos hacer gira guapa. En plan non-stop. A ver si conseguimos hacerlo. De momento tenemos unas cuantas fechas ya para este verano, pero nos gustaría dedicar nuestra vida, al menos unos cuantos años, a esto.

Nos gustaría dedicar nuestra vida, al menos unos cuantos años, a esto

Eso veo, que vais a pasar el verano girando por Estados Unidos y os vais a ahorrar gran parte del peregrinaje festivalero de los grupos indies de por aquí. ¿Os sentís más reconocidos en los Estados Unidos que entre el público español?

[Risas] Me ha hecho gracia lo del peregrinaje. Yo creo que, más o menos, es lo mismo. Aquí siempre pasa que los grupos de aquí hasta que no tienen cierta repercusión fuera, no se les valora tanto. Sí que hay mucha gente a la que le gustan los grupos underground y que están ahí en cada bolo. Pero, en general, creo que la gente es un poco como… no sé, más vaga que en Estados Unidos en este aspecto.

Porque ahí sí que hay cultura de ir a todos los conciertos, de apoyar a las bandas, comprar discos y comprar cassettes. Y aquí… sí que hay gente que lo hace pero cuesta mucho más, por ejemplo, que si tienes un bolo la gente pille el coche y vaya si no estás en su ciudad. Ahí la gente puede llegar a conducir cuatro horas tranquilamente para ir a ver a una banda.

El año pasado os vi en el escenario principal del Benicàssim y, aunque me gustó mucho vuestro bolo, me quedé con la sensación de que lo que estabais haciendo en ese escenario pertenecía a un lugar más compacto, como un garito.

Sí, la verdad es que estamos mucho más cómodas en una sala que en festivales así. Porque, quieras o no, nuestra música no es muy festivalera. A quien le guste el guitarreo y eso, pues sí que le va a flipar. Pero los festivales, a no ser que seas una banda super famosa y super consagrada de metal o algo así, no te hacen caso. Nos gusta hacer festivales porque son una experiencia y luego puedes ir a ver a todas las bandas, pero estamos mil veces más cómodos, tocamos mejor y sonamos mejor en una sala.

Si ahora nos pusiéramos a hacer indie para intentar ampliar el público o colar más en los festivales, sería una puta mierda

Es cierto que pensando en que el año pasado tocasteis en un festival como el AMFest, de rock progresivo e instrumental, da la impresión de que Mourn pertenece más a ese mundillo.

Sí, ahí estamos más en esa salsa. También las bandas con las que nos codeamos son hardcoretas, punkies y así de gritos y tal.

A este sonido mathrockero que lleváis desarrollando desde Ha, Ha, He. (2016) ¿habéis llegado como algún tipo de respuesta a quienes os llamaban inmaduros en 2014?

La verdad es que en el tema del sonido y de escribir canciones intentamos que el exterior nos influya lo menos posible. Porque nos mola ser tal cual somos, honestos y sinceros. Si ahora nos pusiéramos a hacer indie para intentar ampliar el público o colar más en los festivales, sería una puta mierda. Porque al final no puedes pretender ser lo que no eres. Creo que al final no cuajaría tanto. Entonces, aunque la música que hacemos no esté tanto de moda, yo creo que sabemos transmitir que es honesto. Entonces yo creo que eso mola también, cuando ves a alguien que está super convencido de lo que está haciendo.

No es música de moda, pero sí que Mourn (2014) era un disco más accesible que el material que le ha seguido. El sonido de Mourn ahora es mucho más especializado y complejo, te tiene que gustar este rollo.

Bua, podemos sonar a mal porque hay tantas disonancias que realmente no es para todo el mundo. Pero es eso, porque al final vamos aprendiendo a tocar, también aprendiendo por dónde queremos tirar… No sé, el primer disco fue más descontrolado. Porque es esa energía que tienes que quieres sacar y, entonces, vas haciendo temas y tampoco sabes muy bien lo que estás haciendo. Y después, cuando ya giramos todas estas canciones, ya tuvimos la confianza suficiente como para empezar a currárnoslo un poco y a buscar una intención.

No puedes pretender ser lo que no eres. Aunque la música que hacemos no esté tanto de moda, sabemos transmitir que es honesto

Cuando empezasteis hablabais mucho de PJ Harvey y de Kristin Hersh como referentes. Ahora parece que, aunque esos sonidos siguen siendo reconocibles en lo que publicáis, Ha, Ha, He. y Sorpresa Familia incorporan muchas más cosas. ¿Con qué habéis crecido como músicos y compositores en estos cuatro años?

Los cuatro tenemos gustos bastante diferentes. Cada uno viene de un lado. Antonio [Postius, batería] es super metalero. No sé qué bandas le gustan porque me la suda mucho, pero lo respeto. Pero va a fondo, en plan black metal y las baterías locas. A Carla [Pérez Vas, guitarra y vocalista] le mola un montón el soul y su familia viene del flamenco. Siempre en las comidas navideñas se ponen a cantar y montan un fiestote que flipas. Carla también está empapada de eso. Y Leia [Rodríguez, bajista] y yo escuchamos cosas parecidas, aunque hemos tirado cada una por su lado. Bandas como de diferentes épocas también.

Ahora me gusta mucho The Band, los señores estos… Y, aunque sean música super diferente a la que hacemos, me ha inspirado mucho para este disco. En el sentido de las letras contando experiencias tal cual. Es como cuando escuchas algo y te motiva y entonces sacas inspiración. También Chris Bell. Siempre he sido fan de Big Star pero hasta que no vi el documental no sabía la historia que Chris Bell se había ido del grupo, había hecho su propio disco y había tenido como millones de problemas para sacarlo y pasó un suplicio. Así que me puse a escuchar ese disco y me quedé puto flipando. Eso también me ha inspirado un montón.

El noveno corte de Sorpresa Familia, Bye, Imbecile!, ¿está dedicado a Sones?

Realmente está dedicada a una chica que iba a mi clase hace dos años que también estaba empapada del tema Sones, así que había cabreo por todas partes. Pero principalmente la escribí pensando en ella porque tuvimos rifirrafes chungos y, no sé, nunca me había pasado de estar así con nadie y era la primera vez que sentía algo así por nadie.

El primer disco fue más descontrolado. Porque es esa energía que tienes que quieres sacar y, entonces, vas haciendo temas y tampoco sabes muy bien lo que estás haciendo

¿Cómo os sentís ahora que sois dueños de vuestra carrera musical?

Poderosos y relajados. Porque, joder, estás ahí. Si se tiene que hacer algo, lo organizamos nosotros. En todo momento llevamos el volante y eso mola que flipas. Incluso con Capture Tracks, esa gente son super guays. Aquí puede parecer una discográfica grande pero, en realidad, son peña super de colegueo y familiar. Como muy reales. Cualquier cosa que propongamos nosotras, les parece guay. Quieren incluir nuestra personalidad. Entonces podemos proponer lo que nos dé la gana. Me siento muy libre y muy agusto. Y también con el control de saber a dónde queremos ir.

Antonio Postius y Leia Rodríguez durante el concierto de Mourn en el FIB 2017

En el mundo anglosajón es muy común que la gente joven se junte con sus instrumentos y tengan sus grupillos. Pero en España es una cultura que rara vez se tiene. ¿Qué fue lo que os llevó a vosotros a juntaros para empezar a tocar tan jóvenes? ¿Tiene algo que ver que hayais mamado la música en vuestras familias?

Sí, eso influyó muchísimo. Porque en el momento en el que en tu casa estás viendo DVDs de conciertos, documentales de bandas de música… Yo que sé, mi padre estaba viendo el documental de Police. Pues iba al sofá y él me explicaba. Y el ver que él se iba de gira por ahí y que tenía amigos que tocaban con él… Lo ves como un ejemplo a seguir, la verdad. También coincidió que el batería de Madee era el profe de batería de Antonio.

Antonio y yo coincidimos en la misma clase. Teníamos unas cajas forradas con las fotos de nuestras familias, él vio la de mi padre y le reconoció. Nos hicimos super colegas y desde ahí yo supe que algo pasaría. Yo no tocaba ningún instrumento pero dije “este chico mola que flipas”. Al final pusieron una escuela de música en Cabrils cuando yo tenía 13 años y Leia 10 y de ahí surgió todo.

Pasamos dos años de mierda absoluta y hemos estado componiendo canciones

Toda la movida con Sones, ¿os ha hecho madurar? ¿Ha influido en vuestra forma de crear?

Sí, totalmente, ambas cosas. Quieras o no llega un momento en la vida en el que tienes que ser resolutivo y tienes que solucionar problemas. Entonces, cuando se te viene algo gordo y no sabes qué coño hacer, lo haces como puedes. Esta experiencia nos ha enseñado a solucionar problemas, a gestionar malos momentos, a no hundirnos en la mierda. Y musicalmente, también, claro. Todo lo que estás sintiendo… Es que pasamos dos años de mierda absoluta y hemos estado componiendo canciones. Las canciones de Sorpresa Familia no las hemos compuesto este año. Las compusimos entre diciembre de 2015 y septiembre de 2017.

El periodo en el que no pudo salir Ha, Ha, He. en España.

Exacto. Y que no estábamos tocando, que era lo único que queríamos hacer. Todas las canciones de Sorpresa Familia son los sentimientos y la frustración de todo lo que nos iba pasando.

Mourn