24 mayo, 2018. Por

Mounqup

Worldtrónica y tribalismo folk francogallego para reimaginar la canción protesta
Mounqup

Camille Hèdouin nació en Francia, por sus venas corre sangre francoitaliana y costamarfileña y desde hace años lleva instalada en una aldea gallega. Ya os lo dijimos hace unos meses: “la Björk franco-española es mucho más que eso”.

Y es que esta auténtica artesana sonora que proyecta su particular universo artístico y sonoro bajo el alter ego de Mounqup demuestra que su formación en jazz, su pasión por el cablerío de la música electrónica más incidental y su tribalismo de raíz aún tiene muchas páginas que escribir en nuestro circuito musical.

La primera página fue aquel doméstico Proba do Són que sirvió como pistoletazo de salida a un proyecto que ya se ha meneado por festivales de todo el país y le ha valido para recoger el Premio NARF a la Mejor artista del año en Galicia, entre otras palmaditas en la espalda; pero lo mejor estaba por venir.

Castro Verdi es el título del segundo ejercicio de Mounqup (que estará presentándose en directo el próximo viernes 1 de junio en el Café La Palma de Madrid, dentro de la programación del Sound Isidro, junto a otros proyectos revelación gallegos como Baiuca y BoyankA KostovA), y supone un salto de nivel para la artista francogallega: explora nuevas texturas, tejiendo un particular telar sónico que viaja de la world music a la jazztrónica, la música incidental y hasta la música lírica, a la vez que articula un discurso que cuestiona las contradicciones sociales y humanistas de occidente, redibujando conceptos como las fronteras y los miedos.

[COMPRA TU ENTRADA PARA ESTE CONCIERTO]

En Notodo estrenamos en exclusiva este nuevo cancionero, una auténtica bomba sonora que redelimita el sonido del folk, la electrónica, el jazz, la música culta y viceversa.

Mounqup