30 noviembre, 2018. Por

Monkey Week SON Estrella Galicia

El curioso caso de un backstage musical de diez años (y sumando)
Monkey Week SON Estrella Galicia

Cuando hace algo más de diez años Bunbury y Paco Loco soltaron la loca idea de crear una suerte de festival que era a la vez un backstage gigante, una cita en la que la industria musical de España y el extranjero se reúna a tomar cañas con tapa de adobo y un supermercado musical que sirve como catalizador de los proyectos que lo van a petar en las siguientes giras, pero también de espacio de confirmación para muchas de esas bandas que cotizan al alza; posiblemente no hubieran imaginado que una décima edición del Monkey Week SON Estrella Galicia no solo fuese posible, sino que fuese un fenómeno en sí mismo y una cita necesaria para aprovechar las sinergias de una industria que se sigue reinventando y dando pasos de gigante.

Aún nos tiemblan las rodillas de los diez kilómetros diarios de media que nos hemos pateado entre el 19 y el 24 de noviembre en Sevilla, la ciudad que ha relevado hace unos años al Puerto de Santa María y que se ha ido convirtiendo en la centralita geográfica de una de las citas preferidas por la industria musical. Y es que el festival sevillano que un año más ha apoyado SON Estrella Galicia lo tiene todo.

Y es que el monkey es a la vez un espacio que reúne a cientos de profesionales de la industria (este año han sido más de 1200); un catalizador de la música del futuro más inmediato (más de 400 músicos de 120 bandas han actuado y se han dejado ver por allí); un espacio donde aprovechar las sinergias y hacer negocios de la manera menos solemne (Sevilla tiene un color especial, sí, pero también ese no-sé-qué que qué-sé-yo que le quita solemnidad a los negocios, y crea lazos irrompibles); un festival para el disfrute del gran público (este año han sido más de 12.000 los asistentes a los conciertos); una ruta turística por una de las ciudades más importantes de España y más icónicas del mundo (este año han sido 19 los escenarios que nos invitaron a, subliminalmente, recorrer Sevilla); y una Torre de Babel que toma el pulso a las nuevas tendencias, sonidos y relaciones de la industria musical (representantes profesionales de más de 15 países se acercaron este año al festival).

Al margen de los negocios que se han cerrado, sean o no con caña o tercio de Estrella Galicia, lo que demuestra la calidad prescriptiva de un festival acaban siendo los conciertos. Este año, Novedades Carminha y Maria Arnal i Marcel Bagés, que han sido los conciertos más multitudinarios y celebrados del Escenario SON EG en el Teatro Alameda (espacio por el que también pasaron artistas como Pony Bravo, Toundra o Biznaga, entre otros), han sido los proyectos que han confirmado su entidad y categoría de jugar ya en la primera liga de la escena alternativa: llenazos absolutos y la puesta a punto de un repertorio que encuentra aliados en todos los flancos del circuito; especialmente el de la banda gallega, en cuyo concierto han quedado decenas de personas sin poder entrar por agotar el aforo.

Pero, sin duda, el gran atractivo de los directos es descubrir esas bandas que están a punto de dar el salto a las grandes ligas. Este año, ha quedado claro que propuestas especialmente mestizas como el de la folktrónica del gallego Baiuca, el espíritu cosmopolita y latino de los Candeleros, la verbena cósmica de Esteban & Manuel, la trapcodelia romántica de Cupido, el post-punk endemoniado de los vascos Vulk, la lisergia rockandrollera de los andaluces Derby Motoreta’s Burrito Cachimba, el happening guitarrístico de Raúl Cantizano, el clubbing psicodélico de los barceloneses Akkan, los fiestones que han impuesto las pinchadas de Bronquio, Yuraq Walla o Beauty Brain; o el desfile de promesas que puso en marcha El Ambigú de SON Estrella Galicia, con artistas como Mounqup, Biffannah, Salto o Dreyma pasando a tocar por el hall del Teatro Alameda, inaugurando un nuevo y singular espacio en el marco del festival, y que consiguió añadir un buen número de nombres en el mapa que, tras pasar por el Monkey Week SON Estrella Galicia, deberían formar parte del grueso de circuitos de directo del próximo curso.

Leña al mono, que el mono no deja de subir escalones en el árbol de los festivales, las ferias y encuentros de la industria desde la industria y para la industria y el público. ¡Olé!

Monkey Week SON Estrella Galicia