26 octubre, 2017. Por

Mogwai

“Me siento parte de ese gran momento que hubo para el rock guitarrero en los 90”
Mogwai

Además de dar un conciertazo en La Riviera de Madrid este miércoles (en el que estuvimos y documentamos con fotografías que puedes ver más abajo), el líder de Mogwai, Stuart Barithwaite, habló con nosotros sobre las circunstancias bajo las que la banda escocesa ha creado Every Country’s Sun (2016), su faceta como compositores de bandas sonoras y su contacto con el indie a través de su otra banda, Minor Victories.

Mogwai lleva alrededor de 20 años creando música. Por supuesto, hay temas y un estilo común a lo largo de todo el material que habéis producido, pero vuestras grabaciones de 1996-97 suenan francamente diferentes de lo que estáis publicando ahora. ¿Cómo abordáis ahora vuestro proceso creativo? ¿Es muy distinto del que utilizabáis hace 20 años?

Creo que la única diferencia real es la tecnología, la posibilidad de grabar demos en un ordenador y este tipo de cosas. Mientras que antes no había nada así. Quiero decir, ni siquiera teníamos un cuatro pistas cuando empezamos con la banda, solamente ensayábamos todo el tiempo. También creo que la otra diferencia es que ahora no vivimos todos en Glasgow, Barry está en Berlín así que es diferente. Pero con la tecnología eso no importa. Y, aún así, nuestra forma de escribir música sigue siendo la misma.

“Cuando tienes algo nuevo, solamente quieres ver cómo lo puedes aplicar a lo que ya estás haciendo con tu música”

A medida que habéis evolucionado habéis añadido electrónica, sintetizadores y más capas de sonido. Eso cambia el sonido de los discos. ¿Cómo llegásteis a ello?

Creo que hubo un gran cambio cuando Barry se unió a la banda, porque él toca más pianos y teclados, y eso cambia mucho las cosas. Pero todo lo demás, es solo la disponibilidad. Cuando tuvimos acceso por primera vez a sintetizadores o a ordenadores para grabar, cuando tienes algo nuevo, solamente quieres ver cómo lo puedes aplicar a lo que ya estás haciendo con tu música. Así que creo que es natural que, a lo largo de los años, hayamos ido trabajando con las cosas que hemos ido teniendo disponibles.

Mogwai durante su concierto en La Riviera de Madrid durante la gira de Every Country’s Sun

Parece ser que el término “post-rock” existía desde antes de mediados de los 90, pero todo el mundo está bastante de acuerdo en que fue entonces cuando se empezó a utilizar para describir este estilo de rock instrumental, experimental y progresivo. Hoy en día cuando alguien menciona el término los primeros nombres que se le vienen a la cabeza a todo el mundo son Godspeed You! Black Emperor, Sigur Rós y Mogwai. ¿Qué se siente al saber eso?

Está muy bien que te conozcan por algo. Es un poco raro porque nosotros no conocíamos este término, “post-rock”, cuando empezamos a hacer música. Así que a veces la gente se piensa que esto es algo que elegimos hacer pero la realidad es que nosotros, Godspeed y Sigur Rós crecimos con unas colecciones de discos similares. Y todos nos volvimos bastante populares más o menos a la vez.

“No conocíamos el término ‘post-rock’ cuando empezamos a hacer música”

¿Tenéis la sensación de que sois parte de algún tipo de generación musical?

Sí, probablemente formamos parte de alguna generación. Aunque probablemente no tanto con esas bandas que has mencionado, sino con otras que aparecieron más a menos a la vez que nosotros como Bardo Pond o Arab Strap. Pero sí, con bastante seguridad me siento parte de ese gran momento que hubo para el rock guitarrero en los 90.

Saltando a vuestro último disco, Every Country’s Sun (2017), llama la atención que suena realmente indie. Party In The Dark es incluso pegadiza, y no solo por la voz. ¿Tiene todo esto algo que ver con que tu ahora formes parte del supergrupo indie Minor Victories?

No lo sé, tal vez. Siempre es bueno hacer música pegadiza [Risas]. Pero tal vez sí. La verdad es que fue muy divertido.

¿Es posible que el sonido de Minor Victories permee un poco en Mogwai?

No estoy seguro. Todo lo que uno hace influye las demás cosas a las que se dedica. Algún papel tienen que haber jugado y tuve una experiencia realmente buena con esa banda. Creo que vamos a intentar sacar otro disco el año que viene. Ahora estamos todos bastante ocupados, pero a mi me gustaría mucho.

“Estamos orgullosos de Every Country’s Sun. Para mi es uno de los mejores discos que hemos hecho”

¿Por qué suena Every Country’s Sun tan colorista y alegre comparado con, por ejemplo, Rave Tapes, que tiene un aura francamente misteriosa?

No lo sé, la verdad. No pensamos estas cosas, solamente las hacemos. Es decir, está claro que el sonido del disco es más optimista. Fue, de algún modo, muy divertido grabarlo. Lo pasamos muy bien yendo a Fredonia y grabarlo con Dave Fridman. Supongo que eso se nota un poco. Pero realmente nos sentíamos muy bien. Y creo que estamos orgullosos de él. Para mi es uno de los mejores discos que hemos hecho.

Las bandas sonoras se están convirtiendo en una auténtica pieza clave de vuestra producción musical. ¿Cómo llegasteis a ellas en un primer lugar?

Pues porque nos lo pidieron, en realidad. Era algo que siempre nos había interesado, pero no pudimos ponerlo en práctica hasta que algunos directores tuvieron fe en nuestro trabajo como para utilizarlo en sus proyectos. Así sucedió.

Aún así, da la impresión de que ahora podéis elegir vosotros con quién colaboráis.

Sí, podemos elegir, pero es porque tenemos más opciones. Más gente nos lo pide ahora que antes.

¿Qué necesita tener uno de estos proyectos para captar vuestra atención, para querer colaborar con él?

Depende. Creo que con nuestra primera película de Hollywood [The Fountain (Darren Aronofsky, 2006)] fue porque nos atraía que fuera diferente. Además, permitió que mucha gente pudiera escuchar nuestra música. Por otro lado con  [el documental de la BBC] Atomic (2016), que algo que nos cayó, realmente nos hacía sentir bien: conmemorar los ataques nucleares sobre Japón. Así que creo que depende. Tiene que haber algo interesante o distinto para nosotros.

“Cuando no estamos girando, estamos trabajando en música”

EPs, bandas sonoras, discos… da la impresión de que Mogwai está publicando música todo el tiempo. ¿Cómo lo hacéis?

Es bastante sencillo porque creo que tenemos una buena disciplina de trabajo. Cuando no estamos girando, estamos trabajando en música. Tres de nosotros escribimos música, así que no hay una sola persona tratando de sacarlo todo adelante. Pero creo que también nos aburriríamos si paráramos.

¿Cómo es vuestro proceso creativo? ¿Ensayáis juntos y se van construyendo los temas?

No, en realidad escribimos bastante por nuestra cuenta. Ahora estamos construyendo una nueva sala de ensayos y creo que cuando la tengamos podremos tocar más juntos. Tengo ganas de que eso suceda. Pero, básicamente, vamos grabando demos en nuestras casas.

“Me siento parte de ese gran momento que hubo para el rock guitarrero en los 90”

Llama la atención que publicáis mucha música en formato EP, cosa que no es tan común hoy en día. ¿Por qué?

Creo que con los últimos discos (aunque no con este) grabamos las canciones para un disco y luego, como pasábamos mucho tiempo girando, íbamos sacando los EPs porque se nos iban acumulando las canciones. Aunque también me gustan los EPs. Crecí con ellos porque eran mucho más baratos que los discos y te permitían explorar muchas bandas diferentes. Soy un gran fan de los EPs.

Vuestros conciertos son explosivos, incluso para quienes no escuchan post-rock o quien no se siente muy interesado por vuestros discos, llaman mucho la atención (me refiero a festivales, principalmente). ¿Cómo lo hacéis para captar así a la audiencia?

No lo sé, creo que cuando estamos en el escenario se parece mucho más a un concierto de rock. No es nada sutil. Creo que funciona porque es más un concierto de rock clásico que uno de post-rock.

Stuart Braithwaite durante el concierto de Mogwai en La Riviera

Mogwai