25 Enero, 2012. Por

Joyas de película

Vintage by López Linares
Joyas inspiradas en películas, en el arte, en la historia: réplicas vintage
Joyas de película

Seamos sinceras: ¿cuántas mujeres hemos soñado en algún momento de nuestra vida lucir una joya como la de una princesa o la de una estrella de cine? Muchas, más de las que se atreven a confesarlo. Pero, claro, este tipo de piezas no suelen estar al alcance de todos los mortales por su diseño exclusivo y por su precio, lo que supone dar al traste con una pequeña ilusión concretada en unos cuantos diamantitos de nada.

Este asunto le estuvo rondando a María López Linares durante mucho tiempo mientras trabajaba en el negocio familiar junto a su madre y su hermana Ana. Durante más de veinte años, la familia ha estado especializada en las antigüedades: restauración y réplica de muebles antiguos, relojes, joyas… Disponían de equipo propio de restauradores y orfebres así que se plantearon la siguiente cuestión (bendita, por cierto): ¿por qué no hacer réplicas de esas joyas objeto del deseo de tantas damas? Así surgió Vintage by López Linares. Aquí podemos encontrar desde la tiara de Sissi Emperatriz a la llamada Spencer que es la que lucía Lady Di en su boda con el Príncipe Carlos de Inglaterra. También otras de inspiración victoriana, medieval o tipo imperio. Dentro del capítulo cinematográfico descubrimos el mítico broche que Audrey Hepburn lucía en su collar de perlas en Desayuno con Diamantes. Curiosamente, el de la película era una pieza de bisutería mientras que la réplica que podemos adquirir aquí está primorosamente realizada en plata.

Y para las fascinadas por el arte, disponen de la réplica de los pendientes que Johannes Vermeer le colocó a La joven de la Perla y otras joyas inspiradas por obras de grandes artistas como Tintoretto. A pesar de ser piezas sumamente cuidadas y realizadas en plata –algunas con perlas cultivadas– los precios son más que moderados: muchos pendientes no llegan a los 100 € y salvo, algunas piezas especiales como la antes mencionada que la Hepburn acompañaba con un donut y que ronda los 500 €, el resto son muy asequibles. También realizan trabajos por encargo como adaptar un broche o unos pendientes antiguos. Para que se hagan idea de la calidad de sus artículos, cuentan que una marquesa –no nos dan el nombre, nobleza obliga– les encargó una réplica de una tiara de oro y brillantes para llevarla a una fiesta de gala sin tener que arriesgarse a sacar el original de la caja fuerte.

Además, si se acercan a la acogedora tienda, pasarán un rato la mar de agradable con estas mujeres que les asesorarán, no solo en la elección de la joya adecuada para un momento especial como una boda –o un lunes cualquiera ¿quién dice que no puede ser especial?– si no también en el arte de saber lucirla adecuadamente o cómo colocar un velo o una mantilla, algo en lo que la matriarca del clan, es especialista. ¡Ah! Y visiten su blog, plagado de historias y anécdotas sobre joyas emblemáticas y aquellas que las lucieron o las diseñaros sin olvidar las nuevas tendencias en el sector.

¿Quién dijo que los sueños no se hacen realidad?

Joyas de película