26 mayo, 2017. Por

The Milkyway Express

Hablamos con la banda sevillana sobre ‘Malinche’, su nuevo disco
The Milkyway Express

Nada como The Milkyway Express. Después de tres trabajos de estudio (The Milkyway Express (2009), One day in summer (2012) y PerroRosa (2014)) y muchísima carretera, los sevillanos vuelven a la carga para ser testigos de cómo el último de sus chiquillos se pone en pie y anda solo. Grabado, mezclado y masterizado en Sputnik Grabaciones Estelares y editado por La Mota Ediciones, Malinche (2017) coge la ola con elegancia y nos seduce a base de carácter, pócima que arranca sentíos.

Una obra que -cómo no- ha estado bajo la producción del magnífico Jordi Gil y contiene colaboraciones como la de José Vaquerizo -teclista de Quentin Gas & Los Zíngaros– a los teclados o  Juanito Makandé a las percusiones. Cuidado, porque el neonato apunta maneras y puede formar futuros amantes del rock and roll.

Notodo: Hablemos del nuevo disco, ¿por qué Malinche?

Tony Picante: Surge de una charla con Charlie. Yo por entonces me estaba leyendo la biografía de Hernán Cortés. Previamente, había leído Moby Dick y estaba flipando con todo ese rollo de los galeones, los barcos yendo a América… Cuando Charlie comenzó a componer muchas de las canciones, intentamos casar el disco con toda esa historia. Al final, solo se quedó el  título y el tema.

Sleepy James: Teníamos como quinientos mil nombres de descarte del disco como Berlín Osborne, Omega Calvo (risas)… Lo más decente que teníamos era Malinche y parece que está funcionando. Porque Berlín Osborne podría funcionar, pero en otra dimensión (risas).

¿Qué proceso de creación respalda a Malinche en comparación con vuestros anteriores trabajos?

Fernan Jhonson: Los otros discos hablan más de repertorios que hemos ido gestando a lo largo de mucho tiempo, en la carretera, entre directo y directo, y con Malinche ha sido diferente. Nos hemos dedicado por completo a su creación y lo hemos hecho en tres meses. Ha sido un poco precipitado si hablamos de tiempo de creación. Teníamos esa incertidumbre de si el trabajo iba a quedar tan redondo como queríamos. El reto fue ese. Se puede escuchar el resultado, lo hemos conseguido.

Tony Picante: De hecho, uno de los temas lo compusimos con Jordi Gil, reconstruimos una canción.

«Teníamos otros títulos para el disco como ‘Berlín Osborne’ u ‘Omega Calvo’, pero al final elegimos ‘Malinche'»

 

Hoy, o incluso más adelante, en un futuro imaginario, ¿podría ser Malinche considerado como ese punto de inflexión dentro de lo que representa The Milkyway Express?

Jushicu Aspe: Está por ver. Pero creo que sí. Hemos aprendido a mirar las cosas y a afrontar el futuro de otro modo. Después de todo lo vivido, las relaciones personales en una banda de once años (cuyos integrantes son, ante todo, amigos) se han visto reforzadas. Tanto la amistad como la banda en sí. A nivel de comunicación, todo ha mejorado; incluso a la hora de trabajar, que ahora lo hacemos más concienzudamente. Nos hemos quitado presiones que nos imponíamos. Las cosas, con trabajo, salen solas.

Tony: Y lo que no mata engorda, como dicen por ahí. Somos amigos y lo que nos unió fue la música. Eso es lo que nos hace más fuertes, el cariño que nos tenemos. Compartir discos desde el instituto nos hizo ser amigos. El primero que compartimos (Charlie y yo) fue Legend Uno de Bob Marley. Charie tenía el dos y yo el uno y nos lo pasábamos (risas). Nos sigue uniendo la música.

Charlie: Un dato a añadir es que ante momentos de adversidad nada se ha ido a tomar por culo.

Jushicu: El tema de la composición de los temas de un disco nos era muy frustrante. Tener poco tiempo, quiero decir. Antes, hacíamos los temas, los tocábamos, nos pegábamos años girando con los temas y cuando teníamos un número determinado, los grabábamos. El tema de componer a tiempo límite también te pone cardíaco.

¿Entonces preferís el componer como se quiere (aunque suponga ir a tiempo límite) al componer como se puede?

Jushicu: A mí me ha gustado la manera en que lo hemos hecho. También te digo que me gustaría disponer de más tiempo para decir que me dedico exclusivamente a componer y grabar discos, pero tendría que ser lo único que hiciera en mi vida, no mil cosas más. Ese es el problema.

¿Qué lugar ocupa vuestro público en la historia de la banda?

Charlie: El público para nosotros es un enchufe tremendo; un componente fundamental. En un mundo en que nos abrimos paso a codazos, si no contamos con el apoyo del público, no tenemos fuerzas para avanzar. Damos gracias a que podemos contar con ese componente.

Tony: Existe una evolución interesante en el público. Al principio, aunque tocásemos también en otros sitios, nos conocían en Andalucía y poco más. Los viajes fuera se daban gracias a gente que habíamos conocido en Andalucía y que nos invitaban a su entorno para que formásemos parte de algunos festivales. Pero todo muy adolescente. Ahora sí se nota una repercusión. De repente, ya tocamos en Barcelona, por ejemplo, y contamos con sitios donde tenemos nuestro pequeño público.

«En un mundo en que nos abrimos paso a codazos, si no contamos con el apoyo del público, no tenemos fuerzas para avanzar»

 

¿Y cómo lo definís?

The Milkyway Express: Auténtico.

Jushicu: Tenemos la sensación de que la gira de salas saldrá muy bien. Creemos que, relativamente, habrá buena respuesta. De momento, creo que nos hemos hecho un grupo de seguidores bastante fiel. La verdad es que las expectativas son buenas. Hay buena comunicación en las redes, feedback en ese sentido.

Sleepy: Si nos ven, repiten. Pero nos tienen que ver.

La gente que sí os vio fue la que llenó el bajo del escenario Ron Contrabando ubicado en La Alameda (primera edición Monkey Week). ¿Cómo vivisteis aquello?

Fernan: Vivimos una auténtica retroalimentación con el público. Esos momentos que hacen que valgan la pena los esfuerzos que hemos hecho hasta ahora y que nos hacen estar hoy aquí. Fue la hostia.

Tony: Además, hubo disgusto y todo. Se perdió un niño y la madre hizo que hablásemos por el micrófono para ver si alguien había encontrado a la criatura. Tocamos muy bien, nos sentimos muy reforzados.

Charlie: Tocar en casa siempre es confortable. Y encima, si hay tanta gente como la que llenó la Alameda ese día, mejor que mejor. Fue un concierto muy bueno.

Jushicu: Cuando hay comunicación entre nosotros y el público, siempre salen las cosas bien.

Formar parte del grupo os habrá hecho aprender en muchos sentidos, ¿cuál ha sido vuestro mayor aprendizaje?

Sleepy: La capacidad infinita para odiar a tus amigos (risas).

Charlie: La paciencia, el trabajo grupal… Todo eso requiere un aprendizaje importante. Hemos aprendido mucho a seguir trabajando durante tantos años juntos y de una manera que, por ahora, parece que funciona bien.

Jushicu: Y a cargar la furgoneta, en eso también hemos mejorado (risas).

Tony: La verdad que has hecho una buena analogía. El hecho de cargar la furgoneta sabiendo dónde va cada instrumento para que todo encaje correctamente, se parece mucho a cómo es la dinámica de nuestro trabajo interno como banda.

«Si nos ven repiten, pero nos tienen que ver»

 

En otoño comenzáis la gira por salas. Un escenario al que le tengáis muchas ganas.

Sleepy: Deberíamos invadir ya por derecho Madrid, ciudad en la que ya hemos tocado pero que nos gustaría visitar más.

Charlie: Los mismos que hemos pisado ya, pero con más gente (risas).

Jushicu: Mirando al futuro, me gustaría salir fuera de España.

Charlie: EEUU, Inglaterra, Latinoamérica suena muy interesante, incluso viable.

Como espectadora, creo que asistir a vuestros directos debería ser obligatorio.

Charlie: (Risas) Solemos caerle bien a la gente. En todos los directos el clima es fabuloso. Nuestras canciones caen bien en la gente que viene a vernos.

Tony: Nunca hemos intentado hacer algo que no nos sale, en eso somos bastante humildes. Hacemos lo que nos sale del alma, la música que nos gusta, y no pretendemos hacer algo que no sería sensato. Yo no me imagino a Fernan Jhonson haciendo punk.

«Antes había como una especie de separación entre los músicos sevillanos: ahora hay muy buen rollo»

 

Sevilla vive un momento importante si hablamos de música, ¿cómo lo veis?

Tony: Además, cada vez nos juntamos más los músicos. Antes había como una especie de separación. En cuestión de algunos años, las bandas nos juntamos, hagamos la música que hagamos. Veo que hay muy buen rollo entre los músicos de Sevilla. Nos apreciamos y aprendemos, sin duda, unos de otros. Hay una buena comunión, aunque nos dediquemos a estilos distintos.

Charlie: Mejor que nunca. Pedazos de bandas, buenos sonidos, muchas ganas… En ganas en todos los sentidos y en todas las parcelas que rodean al mundo de la música. Ganas en el público, en las promotoras…

Jushicu: Pienso que en Sevilla siempre han habido grandes bandas y grandes músicos. Mejores o peores y con más o menos suerte, pero  ahora  yo resaltaría que hay público, que antes no había. Hoy vas a un martes a un concierto, incluso un lunes. Muchas salas que programan casi a diario, festivales, festivales apoyados incluso por el Ayuntamiento. Creo que eso es más significativo todavía porque la verdad es que aquí las grandes bandas siempre han existido, no sólo es cosa de la actualidad.

The Milkyway Express