3 diciembre, 2018. Por

Manifest

La nueva ‘Lost’ tiene aire de culebrón latinoamericano
Manifest

Parece que fuese hace mil años, que ni siquiera formase parte de las series de la actual “edad dorada de la ficción”, pero Lost (o Perdidos) fue hace bien poco: emitió su primer capítulo en 2004, y el último, el de la discordia, en 2010. La serie de J.J. Abrams tenía un gancho impepinable, que nos mantuvo en vilo durante seis temporadas y más de 120 episodios: ¿qué cojones hacía esa gente en esa isla; por qué ellos; por qué pasaban las cosas que pasaban en aquella isla; y por qué deberían luchar por sobrevivir si parecía que estaba todo ‘perdido’?

Manifest pretende actualizar parte de aquellos ganchos, con un punto que rechaza la parte filosófico-humanista de Lost, pero que se acerca más a la ciencia-ficción o el producto de fantasía hiperrealista. Los puntos comunes son evidentes: un vuelo que salía de Jamaica con destino Estados Unidos aterriza de manera segura… o eso creían sus pasajeros.

“Tiene muchos ganchos de corte científico: trata de una manera poco esnob y sesuda cuestiones como los viajes en tiempo o los agujeros de gusano; y evade el discurso científico para intentar explicar cada una de las situaciones. Sin embargo, el empaque formal es de culebrón. Si acaso, y por distanciarla de ‘Amarte así, Frijolito’ o de ‘Cristal’; lo cierto es que la factura se acerca más a la de ‘Buffy, cazavampiros’ o ‘Expediente X'”

En realidad, el 828 de Montego Air llevaba cinco años desaparecido: se había esfumado, no se habían encontrado indicios ni restos de sus viajeros ni del avión, pero un lustro era mucho tiempo para confiar con encontrar a nadie. Sin embargo, aterriza de repente, un día, con total normalidad. Pero claro, no la hay: ¿qué ha pasado con ellos, dónde han estado, cómo han sobrevivido…? ¿Se trata de un agujero de gusano, de un viaje en el tiempo, ocultan algo…?

El aterrizaje tardío conlleva muchos cambios: el mundo ha seguido moviéndose durante esos cinco años, pero ellos no. Siguen igual de jóvenes que en 2013, y en su cabeza, hace tan solo un día que no veían o hablaban con sus familiares. Se encuentran con que hay gente cercana que ya no está, parejas que han rehecho su vida, hijos que han crecido, ciencia que ha evolucionado… Pero, del aterrizaje, se han traído algo con lo que no contaban: prácticamente todos los viajeros comienzan a vivir situaciones especialmente misteriosas e indescifrables; y los “aliados de la ley” parece que ocultan algo, además de no resultar especialmente confiables para ayudarles a descifrar el enigma.

Manifest, al menos conceptualmente, tiene muchos ganchos de corte científico: trata de una manera poco esnob y sesuda cuestiones como los viajes en tiempo o los agujeros de gusano; y evade el discurso científico para intentar explicar cada una de las situaciones. Sin embargo, el empaque formal es de culebrón: las relaciones amorosas que intentan recuperar acaba copando el grueso del metraje; y las interpretaciones están más cerca de una telenovela venezolana que de una serie de divulgación científica. Si acaso, y por distanciar a Manifest de Amarte así, Frijolito o de Cristal; lo cierto es que la factura se acerca más a la de Buffy, cazavampiros o Expediente X.

“Esta forma algo antigua y sobreactuada que acaban tomando, hace que se pierda algo el ritmo, y que por momentos esta serie nos recuerde más a películas de serie b contemporáneas como ‘Sharknado’ que a “la nueva ‘Lost’”. Afortunadamente para ellos, ese aire místico y enigmático hace que enganche”

Lamentablemente, esta forma algo antigua y sobreactuada que acaban tomando, hace que se pierda algo el ritmo, y que por momentos esta serie nos recuerde más a películas de serie b contemporáneas como Sharknado que a “la nueva Lost”. Afortunadamente para ellos (y para HBO España, que la estrenó en nuestro país el 25 de septiembre), ese aire místico y enigmático por descifrar obliga a aquellos que la hemos empezado y que nos van dejando colar en las historias individuales de cada uno de los protagonistas, hace que el gancho conceptual funcione y, valga la redundancia, en-ganche.

Manifest