31 agosto, 2018. Por

Vuelve a casa vuelve

Malú y Alejandro Sanz suenan antiguos, edulcorados y navideños en ‘Llueve alegría’
Vuelve a casa vuelve

Parece una canción compuesta para la BSO de un anuncio navideño de Freixenet o de Ferrero Rocher de los primeros años ’90, con una dirección musical que suena a antigua gala televisiva de José Luis Moreno; pero no: Llueve alegría es el nuevo single adelanto de lo que será Oxígeno, el regreso de Malú tres años después de Caos, y además cuenta con la sonada colaboración de Alejandro Sanz, uno de los mentores de la cantante andaluza.

Sorprende especialmente este registro, sobre todo tras los singles anteriores, en donde Malú fue adentrándonos en su nuevo repertorio desde un hitazo de sonido contemporáneo como Invisible; el acercamiento a una suerte de ópera copla-rock neogótica a lo Mónica Naranjo como Ciudad de papel; o esa suerte de reggaetón oscuro y épico que es Contradicción, el último single que presentó la artista madrileña.

En Llueve alegría nos encontramos una canción demasiado dulcificada, explorando registros que recuerdan más a canciones de relleno de los álbumes de las folclóricas (o Juan Gabriel) en los años ’80 y ’90, o incluso a aquella Vuelve a casa vuelve, pero con un estribillo que bien podría haber formado parte del repertorio de la más azucarada película de Disney hace 25 años.

Suena a bala desperdiciada esta alianza con Alejandro Sanz, con el que la última vez que quedó registrada una colaboración fue entonando a dúo Desde cuando en el directo La música no se toca en vivo, y un año antes en una versión registrada en directo de Corazón partío que formó parte del Dual de Malú. Tendremos que esperar hasta el 21 de septiembre, cuando Sony Music publique Oxígeno, si esta canción desentona o no dentro del repertorio global.

Vuelve a casa vuelve