27 abril, 2018. Por

Mallorca Live Festival

La transversalidad del sonido de una isla
Mallorca Live Festival

Más allá de la imagen de lo que uno proyecta que es Palma de Mallorca, el mejor juego es imaginar la que nos gustaría que sea. A ese juego lleva jugando una de las citas con la música en directo que más ha crecido y exponenciado su potencia como uno de los festivales más importantes surgidos en el último lustro: el Mallorca Live Festival, una reivindicación absolutamente transversal de lo que nos gustaría ver tanto en Mallorca como en un festival, y del que podremos disfrutar los próximos viernes 11 y sábado 12 de mayo, y para el que aún quedan (aunque pocas, muy pocas) entradas.

Y es que, contra los festivales herméticos de género, que no se salen de un patrón determinado absolutamente funcional, el #MLF (no, no es MILF: son las siglas de Mallorca Live Festival) nos presenta un cartel que no se olvida de los grandes iconos internacionales de la música alternativa de las últimas décadas ni de los artistas de masas de nuestro indie; pero también hay una severa apuesta por los grandes nombres de la música electrónica, cierta facción de artistas tanto latinoamericanos como de música urbana, un gran plantel de capos de la música fusión, y hasta una panorámica de algunos de los nombres más relevantes del circuito alternativo mallorquín, barriendo hacia adentro para que se vea desde fuera.

Sin olvidar una propuesta extramusical que, partiendo de que estamos en uno de los paraísos insulares de nuestro país, ver que además se suman una serie de comodidades gastronómicas, climáticas y de entorno, hace que la competencia con otros festivales ‘playeros’ quieran llorar amargamente a la hora de sacar a pasear la vara de medir.

Allá arriba, con la letra en negrita a tamaño considerable, nos encontramos a los impepinables tótems de esta edición, iconos del sonido británico de los años ’80 y ’90: unos Primal Scream que llevaron la idea de psicodelia y dance-rock a otra dimensión; y unos The Prodigy que rompieron cánones y tabúes y lideraron la movida ravera desde la cultura britrock. Cada uno de ellos tendrá un aliado de una generación más contemporánea en cada una de esas jornadas: el garage-rock de los californianos Black Lips; y el acid-dance-punk de los americanos !!! (chk chk chk).

Los encargados de marcar el minuto del beat serán algunos de los grandes líderes de festivales de electrónica, cavilaciones entre el techno y el house como las que imponen Vitalic, Solomun, Nina Kraviz, DJs From Mars o Henrik Schwarz. En materia urbana nos encontraremos al absoluto rey del género en nuestro país (el violador del verso Kase.O) y la nueva princesa del dancehall patrio (Bad Gyal). Si buscamos referentes de la escena fusión, desde superventas como Macaco a iconos en movimiento como Muchachito o La Raíz. Y si lo que queremos es mirar a los ojos a los sonidos latinoamericanos, tendremos opciones que van desde la folktrónica de Chancha Vía Circuito a la folkadelia de Los Espíritus o la polifonía de los mexicanos Borchi y su Doble Redoble.

La presencia de nombres del circuito alternativo también tendrá una fuerte presencia: desde los superventas Izal a nombres que van desde el synthpop (La Casa Azul), el synth-punk (El Columpio Asesino), el soul-rock (Morgan), el rock noventero (Sobrinus), el indie-rock (Polock), el grunge gallego (Agoraphobia), el after-folk catalán (El Petit de Cal Eril), promesas que cotizan al alza (los murcianos Jump the Moon o los madrileños Cápital) o una nómina de grupos mallorquines conocidos (desde el regreso de Sexy Sadie a la presencia de nombres habituales del circuito como L.A. o los renovados Oso Leone) o pertenecientes a ese mercado de futuros a punto de expandirse (Jane Yo, The Wheels, Monxos o Kiko Melis, entre otros).

COMPRA TU ENTRADA AQUÍ

Mallorca Live Festival