25 abril, 2017. Por

La Mala que pincha

La Mala Rodríguez hará rugir la nueva sesión de La Noche del Jaguar en Madrid
La Mala que pincha

Hace unos años se filtró la lista de reproducción que amenizaba las tardes en la Casa Blanca de Barack Obama, y en ella aparecía un nombre español contra todo pronóstico, y no era ni el de Julio Iglesias ni Juan Magán ni David Bisbal: era el de La Mala Rodríguez, uno de los mayores estandartes de la música urbana cantada en español, uno de los pilares fundamentales para entender el devenir híbrido del rap en España y una de las mejores artistas que ha parido esta tierra en las últimas décadas. Pero lo que no sabemos es qué música escucha La Mala, ni qué le gusta pinchar. Hasta ahora.

Y es que La Mala Rodríguez protagonizará el próximo jueves 27 de abril la nueva sesión de La Noche del Jaguar, una noche especialmente empoderadora: compartirá cartel con otro referente del circuito clubbing Eme DJ y con el guatemalteco Meneo, que repite en la cita tras participar hace unas semanas en la jornada inaugural de estas sesiones organizadas por Charco y Guacamayo Tropical en la sala Joy Eslava religiosamente cada jueves. No vamos de farol cuando te decimos que es mejor que te vayas pillando la entrada anticipada antes de que te quedes en tu casa viendo Supervivientes.

Pero, sobre todo, será una gran oportunidad para descubrir algunos de sus artistas y canciones favoritas: ha prometido que, además de disfrutar mucho en los últimos años de los beats de Steve Lean (con quien está trabajando en las bases de su nuevo disco) o de artistas como Bejo (con quien hablamos hace unas semanas), Rosalía (a quien también entrevistamos antes de que saliese su debut) o Bad Gyal, es más que probable que en su sesión se cuelen tracks que ocupan un radio especialmente amplio y versátil: de TLC y Ed Sheeran a Higher Brothers, J Balvin (a quien entrevistamos a su paso por Madrid), Loyle Carner (a quien radiografiamos hace unos meses), Jessy Lanza, Travis Scott, Lady Leshurr o Delinquent Habits, como confesó en una entrevista concedida El País.

La Mala que pincha