20 noviembre, 2017. Por

Madrid en Danza

Tres semanas para celebrar todas las vertientes de la danza clásica y contemporánea
Madrid en Danza

En 32 ediciones, Madrid en Danza se ha consolidado como uno de los eventos más relevantes del otoño en la Comunidad de Madrid. Así, entre el 21 de noviembre y el 17 de diciembre los Teatros del Canal, el Teatro de la Abadía se convertirán en las sedes de Madrid en Danza en la capital. Algunos centros comarcales y culturales acogerán, también, algunos de los espectáculos del festival. Las entradas pueden adquirirse a través de la web de la Comunidad de Madrid, aunque llama la atención que no se ofrezca ningún tipo de abono o entrada que aglutine varios de los espectáculos.

En 2017 Madrid en Danza muestra un afán por abrirse a todas las disciplinas de la expresión corporal: ya sea desde el ballet clásico, el flamenco, la danza-teatro o la danza contemporánea. Madrid en Danza comienza el 21 de noviembre con Hábitat, un montaje de Daniel Doña que busca proponer nuevas estructuras tras investigar los límites de su discurso coreográfico. Le seguirá Son, un espectáculo que mediante la danza y la música investiga el folclore y el paisaje gallego.

La siguiente cita será con La Metamorfosis: un montaje en el que danza y teatro se unen para dar voz a los personajes secundarios de la obra de Kafka, mientras que Tristán e Isolda trasladará la ópera de Wagner a un lenguaje evocador y corporal. Las coreografías de Antonio Canales, Patricia Guerrero e Isabel Galván añadirán un toque flamenco al festival con Torero y Bernarda, Catedral y Dju – Dju.

Desde la danza española, Sara Calero reflexionará sobre la violencia del entorno tradicional y las aspiraciones individuales en Petisa Loca; mientras que la danza contemporánea interrogará al espectador sobre la vida y la muerte en la actualidad en The Lamb. El ballet contemporáneo italiano tendrá su representación en Bliss – Wolf. En la representación del miedo a través de la danza contemporánea se centrará Kargá. Complexe des Genres explorará la construcción del género, también, desde un montaje actual sobre música de varios autores clásicos. El cierre, en cuanto a danza contemporánea, lo traerá desde Bulgaria y Japón, Broken Lines.

En el apartado de galas internacionales no encontramos con la Gala de Estrellas y Solistas ofrecerá un compendio del elegante estilo de los integrantes del Ballet de la Ópera de París; y Rusia en Gala, que hará lo propio con los ballets del Teatro Bolshoi de Moscú y de los teatros Mariinsky y Mihailovsky de San Petersburgo.

Madrid en Danza