21 febrero, 2018. Por

Mabel Lozano

Su libro ‘El proxeneta’ cuenta la historia real de la prostitución en España
Mabel Lozano

“De una botella de whisky salen solo diez cubalibres; pero a cada una de estas esclavas sexuales se les podía sacar, al menos, tres años de explotación sexual”. Son las palabras de Miguel, apodado ‘El Músico’, exproxeneta que explotó a miles de mujeres durante 30 años, y que ha contado con todo lujo de detalles cómo ha evolucionado desde los años 90 el negocio de la prostitución en España en el libro El proxeneta, publicado por la productora, guionista y directora de cine, Mabel Lozano.

En él, Mabel nos trae por primera vez la verdadera historia de la prostitución en España. Una historia dura y sobrecogedora con la que continúa su lucha contra la trata de mujeres, tras otros trabajos como su largometraje documental Chicas Nuevas 24 Horas, porque como ella suele decir: “Cuando escucho a estas mujeres, a estas niñas, sigo viendo a mi hija, y quiero conseguir que cualquiera de ellas, el día de mañana, en vez de mirarme con los ojos tristes y vencidos, me mire con los de mi hija, y sea libre y feliz”.

“Cuando Albert Rivera dice que quiere legalizar la prostitución, el proxeneta piensa: ‘estoy seguro que alguien de los nuestros le aconseja, porque si no, no es posible que tenga el mismo discurso’”

 

Gracias a tu libro se pueden conocer muchos aspectos de la trata y la prostitución desconocidos por la sociedad. Es enorme la desinformación que existe en este tema y creo que es un libro que todo el mundo debería leer porque mueve conciencias…

Lo bueno que tiene El proxeneta es que siempre que se aborda la trata se aborda con el tanga y el tacón de la prostituta, y la trata es un delito gravísimo y trasnacional, que pertenece al crimen organizado, como el narcotráfico. Como se venden cuerpos de mujeres, nos quedamos en la desnudez de los cuerpos, y lo que estamos es ante un delito trasnacional que genera un negocio multimillonario, con muchísimas complicidades, y dirigido por mafias.

Conociste a Miguel, ‘El Músico’, por un amigo policía en común. ¿Cómo es entrevistar a alguien que ha explotado a más de 1.700 mujeres? ¿Qué sentiste?

Primero, fueron muchos prejuicios y mucho dolor. Había entrevistado a cientos de mujeres, y ahora iba a ver a un cabronazo. Una persona que no siente empatía por nadie. Pero, al final, con Miguel he hecho dos cosas: una, no juzgarlo, porque eso lo ha hecho la ley española, y dos, no justificarle, sino contar su historia. Él sufrió abusos de pequeño, pero no lo he justificado, lo he contado para contextualizar al personaje.

Él no quería contar la historia que he contado en el libro porque le pone en mucho peligro, ya que rompe códigos de honor. Manda narices que los delincuentes tengan códigos de honor.

Portada del libro en cuestión

¿Es por esto que me estás contando que se interrumpió vuestra conversación en varias ocasiones?

Dos veces. La primera la interrumpió él porque solo quería hablarme de las mujeres porque hacia lo que siente dolor es hacia ellas. Pero a mí las mujeres ya me habían contado su historia, yo quería saber cómo son ellos, que es lo que nadie sabe. Él no quería y le dijo a mi amigo policía: “Esta tía no quiere saber nada de trata”, y mi amigo policía le dijo: “Mabel sabe mucho de trata y seguro que lo que quiere es hacerlo bien, confía en ella”.

“No tienes que juzgarle”, me dijo a mí mi amigo policía. “Él ha cambiado y ha hecho un gesto de generosidad extraordinario y de valentía porque se juega la vida”. Volvimos a hablar y seguimos en esa comunicación en la que llevamos ya dos años y pico porque ahora vamos a empezar el documental.

Los proxenetas buscan mujeres jóvenes, con carga familiar, pobres y sin estudios. Vamos, vulnerables…

En Latinoamérica no existen los derechos sexuales y reproductivos. Muchísimas mujeres se están quedando embarazadas de su entorno inmediato: padres, hermanos y tíos, con doce, trece y catorce años. En la adolescencia, esas mujeres con menores a su cargo son carne de cañón. Son muy vulnerables. Y, como él dice, “nos valen todas. Para ser puta nos valen hasta las que no son muy guapas. Lo que necesitamos es que tengan cargas familiares porque son más fáciles de coaccionar, es decir, lo más fácil: mato a tu padre, a tu hijo…”. La vida en esos países no vale nada. No es como en España.

“El porcentaje de hombres que entran a los burdeles en España es grandísimo, en torno al 38-39% de los hombres españoles reconocen usar el sexo de pago”

 

¿El cosificarlas, tratarlas como objeto, es lo que hace que a los proxenetas no les afecte emocionalmente?

Los proxenetas son gente malvada. Tienen en común que no tienen empatía hacia ningún ser humano y que las mujeres son la mercancía de sus negocios. No es que las cosifiquen, ya directamente están cosificadas y deshumanizadas. No son nada. No valen nada. Les pueden hacer lo que quieran. Esta comparación que hace de “valían menos que la coca-cola que comprábamos, y mucho menos que el whisky, claro, porque se vuelve añejo con el tiempo”, pero un putero hace vieja a una mujer. Un putero que va con asiduidad no quiere la misma mujer, aunque sea muy joven, para eso ya tiene la suya en casa. La hace carne vieja.

“Grandes máquinas expendedoras de dinero”, dice El Músico sobre las mujeres que explota. Las compran por 1.200-1500 euros y tienen unas ganancias de 200.000 euros entre la explotación, la deuda, las multas…

Además, todo eso consentido en este país. Hace dos semanas, cuando eran detenidos rumanos en un club en La Coruña, las noticias fueron que qué bárbaros, pero nadie se dio cuenta que había que denunciar que era un club de Galicia. ¿Qué hombres van a ese club? Españoles. ¿Quién compra a esas mujeres? Españoles. Segunda cosa que nadie se dio cuenta: ese club español sigue abierto. No se cerró. Los rumanos van a por la recaudación todos los días a la misma hora, alguien recauda, las trae, las deja y las tratan a golpes. Esto lo ven los dueños de los clubs y les da igual. El club sigue abierto.

Mabel Lozano durante la promoción de ‘Chicas nuevas 24 horas’

Sí, es tremenda la hipocresía de la sociedad en la que vivimos… Que hasta Hacienda les devolvía dinero, comenta El Músico, porque el 65% de sus beneficios era dinero negro.

Muy fuerte. Lo que yo me cabreaba cuando lo escribía…

Otro aspecto que me ha sorprendido del libro es hacer creer que había un plan de lucha contra la trata.

En España no hay leyes, hay planes. Hay plan contra la trata. En mi libro hay una tirada de orejas desde la página una a la última al Gobierno, a los gobiernos, incluido el de Colombia. Las mujeres de Colombia están de vuelta en España después de 20 años. En el 2001, se fueron, se traficó hacia Oriente y ahora vuelven. Las mismas hijas de aquella generación que se las machacó salvajemente en España. ¿Qué ha aprendido Colombia? ¿Qué ha aprendido España? Sucede porque se permite.

“Los jóvenes campan libres por internet. Nadie les controla y están llegando demasiado jóvenes al porno. Confunden el porno, la trata y la prostitución”

 

También, me ha impactado muchísimo que tantísimos hombres, de diferentes profesiones, se aprovechan de la explotación de las mujeres para sacar dinero: médicos, jueces, banqueros, abogados, testaferros, notarios, hasta taxistas…

Es como el narcotráfico. Es un grandísimo negocio y el dinero lava las conciencias, y para que un negocio funcione, no podría estar en mano solo de estos cuatro analfabetos. En Chicas Nuevas 24h, fui a grabar un juicio en directo (la primera vez que una cámara entraba en un juicio de trata) y la abogada del turno de oficio no tenía ni idea de trata. Afortunadamente, ahora se han formado. Mientras una mujer tiene un abogado de turno sin formarse, ellos tienen el mejor abogado. Y, mientras ellos están en el banquillo, las máquinas expendedoras siguen ganando dinero.

¿Algo que te contara El Músico que decidiste no incluir?

Muchas cosas que voy a incluir en el documental. Mucho de lo que me contaba es más potente en un material audiovisual que en un libro. Con el mismo personaje, vamos a hablar del tema, pero he elegido otras líneas de investigación porque también me permitía el formato explicarlas mucho mejor. La dramaturgia en el mundo de las imágenes me permite demostrar más algunas cosas.

¿Para cuándo estará el documental?

Empezamos a rodar la última semana de febrero y, con suerte, estrenaremos en septiembre.

“La prostitución se nutre en un porcentaje alto de la trata, directa o indirectamente”

 

¿Qué es lo que más te sorprendió de todo lo que te contó?

Lo que más me sorprendió fue cómo fueron capaces de crear la Asociación Nacional de Propietarios de Clubes de Alterne (ANELA) y engañar a todo un país, al Gobierno y a todos los medios de comunicación. Nadie se ha dado cuenta de que el libro Los amos de la prostitución en España está escrito por uno de los miembros de la ANELA, uno de ellos.

El Músico asegura que no hay prostitución que se ejerza libremente. Y se nos intenta hacer creer que sí existen mujeres que ejercen la prostitución libremente…

Ellos mismos son los que lo hacen creer. Ellos crearon ANELA para regular la prostitución y engañar a todos. No es una percepción, lo cuenta alguien que ha estado en el mundo 30 años, siendo el propietario de los mayores macroburdeles y viajando por todos los burdeles en España. No es verdad. Se las atrapa, llegan por ser pobres y con problemas emocionales.

Hay quienes defienden la legalización de la prostitución, ¿cuál es tu opinión al respecto?

Cuando, por ejemplo, Albert Rivera dice que quiere legalizar la prostitución, el proxeneta piensa: “estoy seguro que alguien de los nuestros le aconseja, porque si no, no es posible que tenga el mismo discurso”. Solo hay que ver en Europa: ni en Alemania ni en Holanda está funcionando. El único que se está lucrando de la regularización de la prostitución es, un poco, el gobierno con los impuestos, pero poco, porque ninguna de las mujeres está dada de alta.

En Alemania se hizo un estudio que demostraba que no se habían dado de alta casi ninguna mujer porque no tienen recursos. Quieren que te des de alta de autónoma y, como no tienes dinero, te sigues endeudando. Han visto que no ha funcionado porque no erradica la trata, explota salvajemente a las mujeres. Las mismas voces de mujeres que hablaban de las bondades de la regularización ahora no quieren ni verlo.

Este discurso de los políticos: “regularicemos porque así recaudamos”, y por qué no hacen al contrario, por qué no erradican un delito que vulnera los derechos humanos. Y aquella que sea mayor de edad, que no tenga proxeneta, que se dé de alta en la Seguridad Social.

A estas chicas les suena el teléfono cuando son jóvenes, de mayor, nada. ¿Cuántos años van a cotizar a la Seguridad Social? Poquísimos. Muchas de esas mujeres cuando son mayores montan clubes para también ellas explotar a otras mujeres. ¿Cuántos años funciona la prostitución? Cuando eres muy joven y los clientes quieren una cada vez diferente. ¿Este es un trabajo como otro cualquiera? ¿Igual que qué trabajo? ¿De qué hablamos? ¿Lo queremos para nuestras hijas, hermanas o lo queremos para otras, para las más pobres y las más vulnerables?

Y sin la demanda no existiría la prostitución. En una mala noche, pueden entrar entre 1.000-1.500 hombres a los burdeles, afirma El Músico.

El porcentaje de hombres que entran a los burdeles en España es grandísimo, en torno al 38-39% de los hombres españoles reconocen usar el sexo de pago.

Y los clientes piensan que hacen una buena obra, como alguna de las frases que incluyes: “si no existiera la prostitución, habría más violadores”, dicen.

Todas esas frases que dan asco porque es una forma de escudarse como buenos samaritanos. Eso es lo que piensan, que las ayudan. Pero son excusas. Estos mismos hombres si les preguntas si quieren eso para sus hijas, sobrinas…, te dirían que no.

“La legalización de la prostitución en Alemania u Holanda no ha funcionado porque no erradica la trata, explota salvajemente a las mujeres”

 

Hay un aumento de la prostitución porque los clientes piden lo que ven en las películas porno…

El consumo de la prostitución va en aumento en los jóvenes, básicamente. Los jóvenes campan libres por internet. Nadie les controla y están llegando demasiado jóvenes al porno. Confunden el porno, la trata y la prostitución. Estos mismos chavales son los que van a los puticlub y piden lo mismo que ven en las películas porno.

¿Cómo luchamos ante esto?

Educando a nuestros hijos. Mi hijo está con el ordenador, pero no estás viendo qué está viendo, qué consume, no hablas con él de sexualidad, de relaciones… A corto plazo, tendría que haber leyes, pero, a largo plazo, la educación es la que más va a funcionar.

La captación de víctimas de trata de nacionalidad española ha comenzado. ¿Por qué?

Por la crisis que hemos tenido. La trata viene de la precariedad, la pobreza y la vulnerabilidad. Venimos de una larga crisis, y esa larga crisis deviene en esto. Hay mujeres que se han separado, que no han trabajado fuera de su hogar, que no tienen herramientas, y acuden a la prostitución.

“En mi libro hay una tirada de orejas desde la página una a la última a los gobiernos”

¿Qué les dices a los que te critican que le des voz a un exproxeneta?

Me parece importantísimo dar voz a un verdugo para conocer en toda su dimensión el delito de la trata de seres humanos: cómo se captan las mujeres, cómo se las explota, cómo se las exprime, y también porque corrobora los miles de testimonios de víctimas de trata, que, en muchas ocasiones, se las cuestiona. Este libro es una herramienta para las fuerzas de seguridad del Estado. Algo que no pueden hacer ellas con su testimonio. La prostitución se nutra en un porcentaje alto de la trata, directa o indirectamente. Por eso, es muy importante este testimonio.

Mabel Lozano