12 abril, 2017. Por

Lo tuyo y tú

La verdad sin adulterar (según Hong Sangsoo)
Lo tuyo y tú

Sucede a veces en la vida, que las cosas que creemos entender porque deberían seguir una lógica aprendida (en ocasiones impostada) se salen del tiesto y nos rompen los esquemas. Así sucede en Lo tuyo y tú, la nueva comedia dramático-romántica de Hong Sangsoo donde el director coreano juega a descolocarnos a través de situaciones inverosímiles o fuera de nuestro radio de normalidad. Una protagonista con posible desdoblamiento de personalidad, amnesia voluntaria o, quizás, con una realidad propia más compleja que “la verdad o la mentira” es su aliada en el propósito de hacernos pensar en lo que vemos sin demasiados prejuicios previos o, en su defecto, creándonos unos nuevos.

Lo tuyo y tú nos presenta lo que parece ser un complejo retrato de las relaciones amorosas y la disolución de la identidad ligada al emparejamiento sin enjuiciamientos ni conclusiones. La historia de base es aparentemente sencilla: Youngsoo vive con su novia Minjung de la que está enamorado y con la que pretende casarse. Sus planes se tuercen cuando una noche a causa de los celos de él, provocados por las habladurías de sus amigos que acusan a Minjung de alcoholica e infiel, se pelean y ella se marcha de casa con la lapidaria frase de “vamos a tomarnos un tiempo”.

A partir de aquí entra en juego el arte de Sangsoo para desarrollar la historia con suficientes matices como para dejarnos pensando. Todo ello  en la línea lírico-existencialista de su anterior película Antes sí, Ahora no y de su cine en general: un característico ritmo pausado sostenido por largos diálogos, alteraciones en la línea de tiempo (en este caso a través de lo imagina Youngsoo y lo que realmente sucede) y situaciones que rozan lo absurdo por improbables pero que guardan algún tipo de crítica o reflexión.

Sangsoo resuelve lo que comienza pareciendo una desconcertante tragicomedia sobre la dualidad en el carácter de su protagonista, con un mensaje final —algo idealizado— de aceptación del desconocimiento como opción más disfrutable: hay cosas que no sabrás explicar nunca y está bien que así sea.

Lo tuyo y tú