9 diciembre, 2015. Por

Revienta, cerdo

Pascal Rabaté y Simon Hureau
Sangre, relaciones agonizantes y mala baba en el Revienta, cerdo de Rabaté y Hureau
Revienta, cerdo

Tened mucho cuidado con vuestro carnicero. Sí, ese hombre entrañable que tan amablemente os prepara la carne, mientras os la sirve con una sonrisa, podría ser un auténtico desquiciado con instintos asesinos. No lo digo yo, lo dicen Rabaté y Hureau en Revienta, cerdo, una delirante historia a caballo entre la comedia más pintoresca y el drama cotidiano de traición y humor negro.

En Revienta, cerdo, el guionista de Río abajo retrata las vidas de dos parejas de amigos: Didier y Sandrine por un lado; Eric y Laurance por otro. Todo parece normal hasta que Didier enloquece al descubrir que su mujer le ha sido infiel. A partir de aquí empieza una historia con cierto tono hitchcockiano y en donde la furia desbordada típica de un animal rabioso se convierte en sangre fría y maquinación solo al alcance de un ser robótico. Rabaté vuelve a demostrar una vez más que es uno de los mejores a la hora de concebir historias a primera vista sencillas y en torno a una serie de personajes cuyas vidas se ven desgarradas por un elemento ajeno. Esto no cambia el hecho de que el francés sea un cabronazo de los grandes que se divierte haciendo sufrir a los protagonistas de sus historias –alguien retorcido diría sueños húmedos–, sumidos en una cotidianidad inapetente con solo dos posibilidades en su horizonte: el suicido o tomar una ristra de decisiones equivocadas que terminan por despertar el sufrimiento de terceros.

Otro aspecto fundamental para que el relato de Rabaté funcione son los lápices y los colores del joven Simon Hureua, que ya tuvimos la posibilidad de catarle en La anciana que nunca jugó al tenis y otros relatos que sientan bien del omnipresente y genial Zidrou. En Revienta, cerdo, Hureau se sirve de un trazo claro y simple pero con la curiosidad de que en cada viñeta uno siente la sensación de que algo turbio se esconde tras esas imágenes, creando una sinergia perfecta entre el tono de la historia y el dibujo que la representa.

Sangre, la desesperación por recuperar una relación agonizante y muchísima mala baba son los elementos principales que hacen de Revienta, cerdo una lectura más que entretenida. Además, aparte de ser un bonito homenaje a la mítica Gil Pupila, lo último de Rabaté te enseña una importante lección: nunca, repito, NUNCA, jodas a tu carnicero. Créeme, te va la vida en ello.

Revienta, cerdo

+ INFO

Autor: Pascal Rabaté y Simon Hureau

T�tulo: Revienta, cerdo

G�nero: Cómic / Novela gráfica

Editorial: Norma

A�o: 2014

P�ginas: 80

Precio: 16 €