Sergi Padró

Dormint la Mona

En Notodo somos muy prestos a buscarle la quinta pata al gato, darle la vuelta a la tortilla, analizar cual críticos minuciosos todo; pero hoy prescindiremos de nuestros propios servicios. Básicamente porque no nos queda otra y porque quedaríamos lo suficientemente panolis si nos ponemos a deshilachar los chistes malos, los juegos de palabras, los atajos infantiles y, en término general, las tontunas populares que Sergi Padró compila tan molonamente en Dormint la Mona, la enésima joya mínima que la editorial MORSA pone frente a nuestras narices para, en este caso, trasladarnos a nuestra etapa más púber, a la risilla floja, a reírnos por decir teta, culo o polla y, sí, a creernos los mejores por inventarnos el chiste más gilipollas de, al menos, esa hora en un kilómetro a la redonda. Todos somos culpables. Quien esté libre de pecado… es que no conoce La Biblia.

La propuesta de Padró (íntimo amigo y ex compañero de clase de Juanjo Sáez, co-creador junto a éste, a Gabi Corbera, Eva Muñoz y Pau March del fanzine noventero Círculo Primigenio y animador de Arròs Covat, serie animada que adapta la historieta de Sáez) aboga por la ingenuidad, por poseer esa capacidad de reírse de la absurdez más monumental sin necesidad de pillarte 20 gramos de marihuana y tirarte a jugar a la Playstation 3 con tus colegas en el salón. Aquí todo es más barato y automático: juegos de palabras con nombres propios (Julio Verne se transforma en Julio Verde al convertirse en un malhablado del copón; Eduardo No-Riega se vislumbra en una planta a punto de fallecer; Clint Eastwood afirma que “clean is good” a un recién duchado; Alicia se transforma en Malicia en el país de las maravillas al ir armada con un arma blanca…), la clásica risilla sexópata (envergadura: en verga dura; mucho busto; Darth Vader pide que “le coman el sable”), los típicos tópicos de juegos de palabras más absurdos pero siempre efectivos (el código morsa en vez de morse –que viene que ni pintado para la editorial-; la relación de mono y estéreo, con lo que ello conlleva; el Museo del Ubre; dos fresas afirmando que “no son nata”) y hasta recochineos por el mundillo intelectualoide, también conocido como humor cultureta (Oscar Guay en vez de Oscar Wilde; alguien que pregunta “¿qué le Devo?”, utilizando la imagen de aquel grupo newavero; un lanzamiento a Paulo al grito de “Paulo, ¡Coelho!”; o Andy Warhol confesando que “cuando haces pop no hay stop”). Más de cien páginas de chistes absurdos, de risa floja, de ejercicios sencillos y tentaciones populares tan pueblerinas y adolescentes como inocentemente paródicas del lenguaje, de la imagen, de los mitos culturales y del erario público del público mismo. Ni puta gracia (modo on ironía activado).


¿lo has leído?
escribe aquí tu opinión


código de seguridad
(introduce el código que aparece a la izquierda):
nombre (obligatorio):
e-mail (obligatorio, no aparecerá publicado):
comentario:
galería de fotos
+ info

Autor: Sergi Padró

Título: Dormint la Mona

Género: Humor gráfico

Editorial: Morsa

Año: 2011

Páginas: 162

Precio: 12 €