David Bestué

Formalismo puro

Éramos muchos los que esperábamos un libro como Formalismo puro, una bocanada de aire fresco para el inflexible y literariamente encorsetado mundo de la arquitectura escrita en España. El joven artista David Bestué (Barcelona, 1980) es un apasionado de la arquitectura, con sus efectos y sus defectos, su maquillaje y sus límites más materiales y mundanos. El empeño de los medios y también de los propios autores por aparentar y mostrar la cara más bonita de la arquitectura ha sido seguramente una de las razones del empeño de Bestué por desenmascarar al villano y quitarle el peluquín.

Este modus operandi se puede reconocer también en su extensa obra artística junto a Marc Vivés donde la cotidianidad y los espacios habitables se releen y se reinventan con una aparente ingenuidad, llevando a situaciones surreales que extienden y ponen en duda el campo de uso de la habitabilidad y de los espacios. La obra escrita es uno de los múltiples formatos y lenguajes de sus obras desarrolladas en pareja: audiovisual (Acciones en Casa), teatral (Acciones en el Cuerpo), material (Encargos Difíciles), performativo-material (Acciones en el Universo, La Confirmación)... En solitario parece que el lenguaje por excelencia es la obra escrita, ilustrada con imágenes realizadas in situ por el autor y cuidadosamente seleccionadas.

Al igual que en Enric Miralles a izquierda y derecha (también sin gafas), se manifiesta un espíritu nervioso de transformación y de acción continua dentro de la propia narración del libro y que en este caso se traduce en la realización de diferentes aportaciones al proyecto arquitectónico que se describe. Por ejemplo, en el primero se establecen vínculos temporales entre el cementerio de Igualada y las ruinas griegas de Empúries con una actitud entre solemne e irónica; en Formalismo puro se propone un uso alternativo y mucho más “lúdico” a los pomos de las ventanas de Coderch en el barrio de la Barceloneta. De esta manera se actualiza y relee la arquitectura española del siglo XX, desenmascarando el fuerte legado retórico de la historiografía más dogmática. Este planteamiento da pie a guiños y bromas que quitan peso al discurso pero con una estructura lineal muy marcada y pedagógica que, según el mismo autor, quieren parecer algo así como “Historias Nacionales de Arquitectura”. Por fin hacer los deberes se convirtió en algo divertido. Recomendable para todos los públicos, eruditos o no.


¿lo has leído?
escribe aquí tu opinión


código de seguridad
(introduce el código que aparece a la izquierda):
nombre (obligatorio):
e-mail (obligatorio, no aparecerá publicado):
comentario:
galería de fotos
+ info

Autor: David Bestué

Título: Formalismo puro

Género: Arquitectura

Editorial: TENOV

Año: 2011

Páginas: 288

Precio: 25 €