28 diciembre, 2018. Por

Le Petit Patito

La ilustradora gallega que dibuja porque se lo pide el cuerpo
Le Petit Patito

Mientras algunos se hacen mayores y dejan de dibujar para siempre, otros siguen haciéndolo a todas horas y no piensan parar. Hablamos con la creadora que nunca abandonó los rotuladores a pesar de que, a menudo, se nos haya inculcado que dibujar es cosa de la infancia.

Laura Pato es de Ourense y del 88, una arquitecta muy observadora que, como muchos de nosotros, también es muy amante de Los Simpson. Pero seguro que os suena más por Le Petit Patito, el nombre que hay detrás de su faceta como diseñadora y como proyecto (según nos cuenta) de ilustradora, algo que nunca decidió y que le vino de forma natural  después de vivir una infancia y una adolescencia dibujando sin parar.

Quizás conocéis sus trabajos porque sois fieles a sus diseños para VAZVA, una tienda de A Coruña dedicada casi por completo al surf y al skate; o porque el pasado 14 de febrero recibierais alguna de las postales (como muestra de amor verdadero) que diseñó de forma express para San Valentín y que vieron la luz en Tentaciones; o porque estéis al tanto de su parcela como autora en TANTANFAN, donde comparte sitio con autoras como María Hesse, Croqueta y Empanadilla o Moderna de Pueblo (entre muchos más). Sea como sea, cada vez es más sencillo encontrar sus trabajos y, posiblemente, de aquí a poco estén por todas partes.

Pero si no conocíais nada de ella y estáis descubriendo su obra ahora mismo, es importante recordaros que a Le Petit Patito no le mandan sushi gratis, así nos lo deja claro en su frase presentación de Instagram. La red social donde publica movidas generacionales llenas de humor, feminismo y cuestiones millennials (de cosecha propia) y donde acumula más de 24K seguidores, es una aplicación con la que se siente cómoda siempre y cuando evite subir fotos de paisajes, de su gato o de ella misma, cosa habitual en este escaparate repleto de realidad, pero virtual. Hablamos con Le Petit Patito y tratamos cuestiones como la gente «Básica», el machismo o la compra/venta de seguidores.

“Hay gente con seguidores comprados que adorna muchísimo todo lo que sube a las redes, como si nada fuera real en sus vidas”

No hace mucho que sé de ti. No te voy a preguntar de dónde viene tu nombre artístico porque seguro que ya te lo han preguntado varias veces. Pero sí quiero preguntarte si: ¿fue Laura Pato la creadora de Le Petit Patito o Le Petit Patito vino de repente apoderándose de Laura?

(Risas). Bueno, creo que ambas son la misma persona. Creo que no hay ningún personaje detrás ni ningún alter ego, al menos. De momento es muy Yo todo lo que hago.

En alguna presentación dices que intentas ser ilustradora. ¿No crees que ya lo eres? ¿Qué tiene que pasar o a dónde tienes que llegar para serlo?

Considero que me falta mucho por aprender aún en el tema de saber profesionalizarme y sacar rendimiento de lo que hago, ¿sabes? Estudié arquitectura y a lo mejor en ese sentido sí que tengo más formación que en el otro. Pero en cuanto a experiencia laboral, que al final es lo que nos interesa a todos, pues todavía no sé muy bien por dónde tirar, soy muy autodidacta. ¿Dibujar?, sí, pero me refiero a la otra parte, a la más estrictamente profesional: a vivir de ello. En ese sentido me falta mucho por aprender.

El Valle no se toca. #valle #notefallaré #compañeros

Una publicación compartida de 🔥Pato B Guay🔥 (@le_petit_patito) el

¿Te recuerdas de chica pensando en que una de las cosas que querías hacer de mayor era dibujar?

Eso siempre. Dibujar es lo que me gustó hacer siempre y lo he mantenido durante toda mi vida. Cuando la gente deja de dibujar en algún momento de sus vidas yo (y mucha otra gente) no lo dejamos de hacer nunca.

“Estamos en un momento en que o nos reinventamos o morimos”

Ya eres arquitecta, pero como también sé que a veces te sorprendes pensando qué quieres ser de mayor, ¿qué quiere ser de mayor ahora mismo Laura Pato?

Pues no sé, yo creo que me conformo con que mi futuro trabajo tenga que ver con crear cosas. Me da igual que sean casas unifamiliares, comics, interiorismo (que también me gusta mucho)…Yo creo que lo que más me gusta es crear, eso sí.

¿Qué nota le pones a la España creadora? Tanto la que sigue por aquí como la que ha tenido que salir para buscarse las papas.

Pues hay mucho nivel en general, lo que pasa es lo que tú dices, que al final la gente que más destaca se ha ido fuera. Yo antes no entendía muy bien por qué. Pero al final es que es tan complicado vivir de ello o que reconozcan tu trabajo…Pero sí, hay muchísimo nivel en cualquiera de los ámbitos: ilustración, moda…

Me uno a esto tan guay de @nipplemagazine . #nipplemagazine #stopnipplecensorship

Una publicación compartida de 🔥Pato B Guay🔥 (@le_petit_patito) el

Tu cuenta de Instagram rebosan los seguidores, no tanto como tu página de Facebook. Dices que en su día, cuando la abriste, comenzó como una cuenta personal. ¿En qué momento cambia el asunto y te das cuenta de que igual algo está pasando con tus publicaciones?

En algún momento empecé a hacer dibujos porque me di cuenta que al final era lo que más me pedía el cuerpo. Era como si con los dibujos pudiera expresar más cosas. Yo lo que subía era lo que sube todo el mundo: fotos de mi gato y de paisajes. No me aportaba nada. Lo usaba muy poco. Cuando comencé a subir dibujos vi que podía contar cosas y comprobé que a la gente le gustaba. Por eso seguí por ahí.

«Al no tener un número masivo de seguidores es más fácil que sean como tú, y es mucho más sencillo manejar la situación»

De hecho, hay poquísimas fotos tuyas…

Sí, sí, muy pocas, me incomoda mucho, no me gusta nada lucirme, vaya (risas).

¿Para ti son 24K muchos seguidores?

Bueno, a ver, te das cuenta de que son muchos cuando a lo mejor subo algo inocentemente y ves que a alguien le parece mal. Entonces dices «¡ostras!, cuando tenía 300 seguidores nadie me decía nada». Pero bueno, son pocos y creo que son bastante afines a mí y eso es lo bueno, que al no tener un número masivo de seguidores es más fácil que seean como tú y es mucho más sencillo manejar la situación.

Afines a ti o no, ¿te sientes querida por tus seguidores?

Sí, yo creo que sí (risas), tenemos bastante feeling.

👍🏻

Una publicación compartida de 🔥Pato B Guay🔥 (@le_petit_patito) el

De Instagram dices que esperas que esto sea como la burbuja inmobiliaria, que estalle pronto y que solo sigan ahí los que valen. ¿Cómo ha cambiado con Instagram, y con las redes en general, la vida de la gente? Quiero saber tu opinión. Tú eres del 88, como yo, y hemos conocido otro mundo no hace demasiado.

Hay como un futuro muy prometedor, de hecho se está viendo, hay muchos nuevos trabajos y eso me parece genial. Lo que ocurre es que se está subiendo mucha gente al carro (y no hablo de ilustración ni nada de eso), me refiero al mundo influencer. Me parece que hay mucha gente válida que se merece lo que gana con su trabajo, pero también creo que hay mucha otra gente que está ahí porque sabe que eso da dinero y ya está. A eso me refería. Al final te das cuenta de que hay gente con seguidores comprados y que adorna muchísimo todo lo que sube a las redes, como si nada fuera real en sus vidas. Creo que eso no puede ser porque es un engaño.

“Si no te subes al carro de las redes, la gente se olvida de ti”

Va al hilo. Comprar seguidores para que algunas marcas/empresas se fijen en ti y te ofrezcan trabajo. ¿Pero no es esto el futuro? ¿Está perdiendo importancia la calidad a la hora de decidir si una persona es válida o no para ocupar ese puesto de trabajo? ¿Priman los seguidores y los likes) ¿Te importa la calidad como consumidora?

Sí, sí. Yo intento consumir productos de calidad. Para ello intento informarme para saber de dónde viene el producto, quién lo ha hecho y todo eso. Para mí es algo muy importante. En cuanto al tema de las redes, pues yo creo que de momento sí que está el tema verde y que igual las empresas no tienen medios para comprobar quien tiene seguidores comprados o no pero creo que ya están manos a la obra para solucionar esto y saber así quién es de calidad y quién no.

¿Por qué crees que el ser humano necesita tener tanto público últimamente? «Si no estás en las redes, no existes», ¿crees que eso es verdad?

Creo que sí, que ahora mismo estamos en ese momento en que o nos reinventamos o morimos. De eso a mí me llama la atención que hay ilustradores a los que admiro mucho, como Juanjo Sáez (de la vieja escuela), y que en redes igual no están tan puestos y me sorprender ver cómo sus trabajos no tienen tanta repercusión cuando son buenísimos. Pero claro, al final, si no te subes al carro, es como que la gente se olvida de ti.

#diadelorgullofriki #elanillopacuando #lotr

Una publicación compartida de 🔥Pato B Guay🔥 (@le_petit_patito) el

¿Esa es la actitud que has tenido que tomar o tú eres una apasionada de las redes sociales?

A mí me ha venido de manera natural, no me quedó otra. En mi caso fue al revés: de la red social me surgió lo de Le Petit Patito. No es que yo haya tenido que adaptarme a Instagram, sino que ha sido al revés, lo que provoca naturalidad.

“Empecé a hacer dibujos porque me di cuenta que era lo que más me pedía el cuerpo”

¿Cuando inicias una cruzada contra la gente básica, esa que sólo aspira a lo que se le pone delante de las narices porque, en realidad, no quiere ver nada diferente, no piensas que el ser humano, por lo general, es un ser básico por naturaleza?

¡Claro! Eso me lo pregunto muchas veces porque yo digo que esta gente es básica porque va a Zara y se compra lo primero que ve pero, por otra parte, también existe otro grupo de gente que es como yo y que piensa como yo y buscamos las mismas cosas, lo que provoca que terminemos siendo iguales pero de otra manera. Supongo que no lo sé, es muy complicado, a mí al menos me puede la curiosidad e indagar más allá de lo que nos ponen por delante.

Todos podemos ser básicos de alguna manera. Pero hay gente básica ocupando puestos de poder. ¿Estamos en peligro?

No sé si en peligro, pero lo que pienso es que cuando gente tan «básica» tiene tanta influencia al final… Claro, yo ya tengo una edad y estoy segura de mí misma y todo eso pero supongo que hay gente más influeciable que a lo mejor duda más de sí misma diciéndose, por ejemplo, que es una mierda porque no es igual que Dulceida. Eso sí es peligroso.

Pa’ fuera lo malo hostia. #stradivarius #pamalayo

Una publicación compartida de 🔥Pato B Guay🔥 (@le_petit_patito) el

¿Vives de los dibujos y/o de tu actividad en redes sociales?

De lo que hago en redes sociales no vivo. Pero claro, de los trabajos que te surgen a raíz de ello, porque alguien se haya fijado en ti o por lo que sea, sí que se puede vivir, aunque sea con muchos problemas y con muchos quebraderos de cabeza.

¿Disfrutas haciendo lo que haces?

Sí, sí, sí.

¿Te imaginas ahora mismo haciendo otra cosa?

Pues sí. Me imagino haciendo muchas cosas, pero siempre reservando un lugar para dibujar mis tonterías. Dibujar es algo que siempre seguiré haciendo.

“Me conformo con que mi futuro trabajo tenga que ver con crear cosas. Me da igual que sean casas unifamiliares, comics o interiorismo”

Eres del 88. Aparte de Los Simpsons, ¿por qué más cosas de nuestra generación te has sentido influenciada?

Supongo que por todo el rollo este de las pelis de los 90. Una de mis pelis favoritas es esta de los Gremlins. A mí todo eso me vuelve loca. Sobre todo me he sentido influenciada por movidas audiovisuales y esas cosas (risas).

Otro de los temas de los que de alguna manera hablas con tus ilustraciones es del machismo. ¿Hay verdadera evolución? ¿Estamos de verdad desaprendiendo lo aprendido?

Sí, yo creo que estamos en un momento muy bonito donde la gente está reconociendo que tenemos muchos errores de base. Estamos volviendo un poco atrás. Hay ilustradoras que yo consideraba como mainstream, como Moderna de Pueblo, quien hizo una cosa muy guay: revisar sus viñetas y decir que había hecho libros hace cuatro o cinco años con ciertos toques machistas, reconociendo de esta manera sus propios errores. Sacó Idiotizadas, un libro maravilloso que habla sobre todo de feminismo. A otros niveles más de lo mismo: personajes públicos, actrices… Esta evolución y este desaprender está en boca de todo el mundo y parece positivo.

🖤

Una publicación compartida de 🔥Pato B Guay🔥 (@le_petit_patito) el

Otra de las cualidades a resaltar es el humor ácido presente en tus ilustraciones… ¿Este humor nace o se hace?

No sé, yo creo que nace (risas). El público de este tipo de humor o lo pilla o no lo pilla. Hay gente a la que no le gusta y ya está. Tampoco hay que insistir en que le vaya a hacer más gracia cualquier cosa que yo diga. Es un estilo de vida.

“Me imagino haciendo muchas cosas, pero siempre reservando un lugar para dibujar mis tonterías”

Las postales de san valentin que no nos atrevemos a mandar molan mucho…

Las hice muy rápido. Creo que me lo propusieron un jueves y lo tuve que hacer en dos días. Pero la verdad es que no me costó nada porque me salieron como churros y me lo pasé muy bien haciéndolas, son bastantes autobiográficas.

¿Cómo de bien te ha venido formar parte del escaparate de Tantanfan?

Pues muy bien. Al principio, cuando me escribieron, de hecho pensé que era un timo. Pensé que yo tenía que poner dinero y que era una especie de gancho. Nada, al final, es genial estar con ellas.

¿Cómo se presenta tu futuro a corto plazo? ¿En qué andas trabajando?

Sigo trabajando en VAZVA, una tienda de ropa de aquí de Coruña que se dedica sobre todo al surf y al skate. Estoy haciendo viñetas para Eslang, que es una publicación online, y para Norte también, otra revista online. Después nada, seguir con mis cosas y con mis encargos particulares y lo que surja.

¿Cuándo le van a parar los pies a este pavo? #LosEnanosExisten #peterdinklage #pablomotos

Una publicación compartida de 🔥Pato B Guay🔥 (@le_petit_patito) el

Le Petit Patito