29 junio, 2018. Por

La Terraza Magnética

La culpa del magnetismo veraniego encendido la tiene Gus Van Sant
La Terraza Magnética

La culpa la tiene Gus Van Sant. Al menos de la magnética programación de La Casa Encendida durante verano en su terraza: un clásico estival que supone uno de los refugios de referencia para sumergirnos en algunas de las propuestas musicales y audiovisuales, pero también sociales (si no estás ahí, no estás en ningún sitio) de cada verano.

Este verano, la exposición sobre Gus Van Sant, atractivo central de La Casa Encendida desde hace unos días, dialogará íntimamente con la programación de La Terraza Magnética: la carta blanca que se le ha dado al cineasta nos sumergirá hasta finales de agosto en una selección de las películas que más han inspirado al director de Gerry, Elephant o Paranoid Park: títulos de cineastas como Werner Herzog, Wong Kar-wai, Todd Haynes, David Lynch, Harmony Korine o Terrence Malick serán algunas de las que podremos ver cada sábado hasta el 25 de agosto, a 3 € por sesión.

Pero también habrá música dominguera, pero no de verbena, sino de vanguardia: artistas inspirados también en esa sensación de desolación, atmósferas somnolientas, melancolía extrema y psicodelia vaporosa.

Por allí podremos disfrutar de directos que van desde el electro oscuro de la francesa Victoria Lukas a la psicodelia en 8bit de la nipona Kiki Hitomi, el hipnotismo electrónico del mexicano Murcof, el ambient folk conceptual de la rusa Mary Ocher, el cosmos ambiental del peruano Herrmann Hamann, el art-rock incidental de la mexicana Andrea Balency, los robots humanoides Les Trucs, el drone experimental de los españoles Ann Deveria o las secuencias saturadas de los berlineses As Longitude.

HAZ CLICK AQUÍ PARA CONOCER TODA LA PROGRAMACIÓN

La Terraza Magnética