20 febrero, 2018. Por

El bucle de Jennifer Aniston

El día de la marmota de la heteronormatividad de los medios
El bucle de Jennifer Aniston

“Nada, oye. No hay manera. ¿Es que nunca va a ser feliz Jennifer Aniston? Dos matrimonios fallidos, dos fracasos amorosos monumentales, estruendosos, que confirman que la novia de América ha sido incapaz de sobreponerse a su propio mito, creado al albor de ‘Friends’ y amplificado por miles de portadas y un pelo que todavía levanta envidias en medio mundo. De nuevo vuelve a estar soltera y nos preguntamos: ¿con quién va a estar ahora?, ¿quién será su próximo marido?”

Basta ya de este debate absurdo y heteronormativo en torno a la vida sentimental de Jennifer Aniston. La absurdez que se ha formado en torno a ella, a su fracasado matrimonio con Brad Pitt y a todo lo que rodea a la pareja, Angelina incluida, desde hace 13 años que se separaran, está tan manido como el DVD de la primera temporada de Friends. Que sí, que su segundo enlace con Justin Theroux se ha terminado. ¿Y qué? Tanto con con uno como con otro ha compartido siete años de su vida. Sí, casada durante casi 15 años con el ganador de un Oscar por 12 años de esclavitud y con uno de los mitos eróticos más incontestables de la historia (Pitt) y con un inclasificable actor, guionista y director de apabullante físico que ha atraído al mismísimo David Lynch (Theroux).

“Dejemos de clasificar a Jennifer Aniston en el top 1 de la frustración ovárica, de hablar de ella como la pobre mujer que no tiene suerte en el amor. Como si a ti te fuese mejor”

Se le aplica un argumentario mediático, de poca solidez y pueril, que asume que  la vida media de una pareja es muy superior a la cifra que se ha marcado Aniston con sus dos chulazos. ¿Por qué entonces se le exige más que a cualquier otra actriz? Es evidente que ella participó de todo el personaje que las revistas le crearon a medida desde mediados de los 90, pero es igual de cierto que es una técnica usada para todas las grandes estrellas sin excepción. Aniston lo era y lo es. Y absolutamente todos los mitos femeninos al estilo Aniston tienen un relato, pero en cuestión de fracaso sentimental a ella se le pasa la factura con doble de IVA. ¿Qué le pasará a esta pobre chica? Se preguntan los más pegados al relato cursi y manido de comedia romántica en VHS.

Así es como cree Twitter que está Jennifer ahora

La actriz, consciente de que tenía que anunciar su reciente separación por ser un personaje público, no ha podido ser más audaz en su comunicado conjunto con el protagonista de The Leftovers: todo lo que no salga de boca de los implicados son cotilleos de tercera fila. Tiene 50 años y con dos maridos que ya nos gustaría a muchos y a muchas, así que no tiene ni más ni menos que lo que todos, una vida con idas y vueltas. Pero no, el asunto en Twitter es que ahora Brad Pitt y ella vuelven. Seguro que el jueves cuando se publicó el comunicado, Aniston se conectó a Tinder por si todavía había posibilidad de match.

“El asunto en Twitter es que ahora Brad Pitt y ella vuelven. Seguro que el jueves cuando se publicó el comunicado, Aniston se conectó a Tinder por si todavía había posibilidad de match

 

Que alguien explique el motivo por el que el enfoque de las noticias relacionadas con su vida personal es que es la culpable de todo lo que le pasa, con un doble hachazo: no fue capaz de culminar el cuento de hadas con Pitt y tener hijos con él y, por otro lado, es incapaz de tener una relación estable. En definitiva, un machismo bastante pobre aunque, por suerte para todos, caduco, pero que sacude con peor fuerza a Jennifer Aniston.

Más allá de lo que pueda hacer o no con su vida en estos momentos Jennifer Aniston (está a punto de empezar el rodaje de la primera serie producida por Apple TV), es un personaje de cultura popular incontestable y un icono para más de una generación; es Rachel Green y todo lo que eso significa. A partir de ahí, es irrelevante su vida personal, más allá de lo que nos interesa la de otra cualquiera. Que el linchamiento que sea igual para todas y dejemos de clasificar a Jennifer Aniston en el top 1 de la frustración ovárica, de hablar de ella como la pobre mujer que no tiene suerte en el amor. Como si a ti te fuese mejor.

Sí, sí y sí

El bucle de Jennifer Aniston