6 febrero, 2017. Por

J Balvin

“El reggaetón es cool, pero antes no supieron venderlo así”
J Balvin

Aunque sus canciones, sus frases y sus ritmos se te cuelan en la cadera aunque te cueste más moverlas que pagar la factura de la luz de este mes, J Balvin, el último rey universal del reggaetón que el año pasado lo petó con Energía, habla muy (pero muy) bajito.

Así nos reunimos con él, en uno de los hoteles más lujosos de la capital hace unas semanas: en estado zen pero sin pelos en la lengua, dispuesto a hablar de las fronteras de los géneros musicales, de la conquista hispanohablante de la radiofórmula norteamericana, de la resiliencia que le genera Trump, de su acercamiento a la música alternativo, de la situación de Colombia y mucho más.

Si necesitas reggaetón, dale; pero si necesitas saber qué opina J Balvin del mundo, lee esta entrevista.

 

Notodo: En los últimos meses dijiste que considerabas Energía tu primer disco. ¿Qué es lo que crees que dejas atrás con los discos anteriores para que consideres este tu “inicio”, de alguna manera?

J Balvin: Dejo atrás a un fanático del reggaetón. Con Energía creo que aportamos una nueva dimensión al género, que lo abrimos muchísimo más, le quitamos límites, le sumamos matices, se lo acercamos a un montón de gente que igual antes no se hubiera acercado.

NTD: ¿Te dejas atrás a ti mismo como fanático del reggaetón o a ese perfil de oyente reggaetonófilo?

J Balvin: Me refiero a mí, sobre todo. Dejo de seguir basándome en los artistas de reggaetón: antes tenía como modelos solamente a los capos del género, como Daddy Yankee, Don Omar, Wisin & Yandel; me ceñía mucho a su libro de estilo. Ahora no quiero seguir a nadie: quiero ser yo mi propio referente, a poner mi propia identidad.

No puedo ni quiero ser Daddy Yankee 2: no soy un esclavo de la industria

NTD: Parece que quieres huir del prototipo de reggaetonero, de alguna manera.

J Balvin: No, quiero ser yo simplemente.

NTD: ¿Pero vives como un hándicap que definan a tu proyecto como un producto reggaetonero?

J Balvin: No, yo estoy feliz de que me definan como un artista de reggaetón. ¿Qué más voy a pedir, si lo que hago sigue siendo reggaetón? Lo que creo es que mi proyecto ayuda a redimensionar al género, que no lo limita a unos patrones concretos, herméticos. No sufro de esos complejos comerciales que a veces otros artistas sí tienen. No puedo ni quiero negar la evidencia. No voy a decir una cosa solo por vender: yo hago y vivo del reggaetón.

NTD: Pero tu discurso sí que empieza a moverse hacia otros terrenos, huyendo del nicho únicamente de reggaetón.

J Balvin: No, no lo creo. Tú puedes hacer reggaetón y llevarlo a un nivel pop sin cambiar. Lo que pasa es que he visto en otros artistas algunos errores del pasado en los que un artista hacía reggaetón y aunque su música seguía sonando reggaetonera el personaje se empezaba a volver pop, o a tener algunos tics de artistas divos del pop, y ellos mismos entraban en una especie de batallas consigo mismos en la que no entendían si eran una cosa u otra. Y si tú mismo no entiendes tu propia dimensión es complicado. Yo quiero seguir haciendo reggaetón pero que mi música se mueva en una dirección pop, que no sea un género escuchado solo por aquellos quienes consumen habitualmente música de ese género, sino que realmente sea música popular, que trascienda barreras, como han conseguido en los últimos años artistas como Drake o Rihanna, por ejemplo.

NTD: Hay muchos medios que lo dicen, y a mí en varios momentos de Energía me pasó que me sonaba más a un disco de género urban, con cosas de r&b, de pop, de trap y también de reggaetón…

J Balvin: Es J Balvin. Me gusta sonar a J Balvin.

No reniego del reggaetón, no sufro de los mismos complejos comerciales que otros artistas

NTD: ¿Con esto me estás diciendo que crees que puedes llegar a ser un género en ti mismo?

J Balvin: Decirlo sonaría un poco egocéntrico, quizás… Hoy por hoy me conformo simplemente con ser real, ser yo y darle al mundo la música que quiero hacer y que siento.

NTD: En el disco arrancas soltando una frase que dice: “tú haces lo que puedes, yo hago lo que quiero”. ¿Has sentido envidias en estos años?

J Balvin: No tengo ojos para eso (ríe). Y si me lo han contado, solo son palabras: si no lo veo, no existe. Pero en esa canción [Veneno] digo que realmente hago lo que quiero: no puedo ser un esclavo de la industria, ni hacer lo que ellos quieren que yo haga. No puedo ni quiero ser Daddy Yankee 2 o Don Omar 2. Ellos ya están, y en la industria solo hay espacio para un color definido, no para que venga otro a copiar a artistas ya establecidos y respetados en el circuito e intente ocupar su espacio.

NTD: Dentro de esa idea de “hago lo que quiero” has hecho cantar en español a Pharrell Williams. Escuché que te gustaría hacer cantar en español a Justin Bieber, también. ¿Uno de tus objetivos es hispanizar el pop anglosajón?

J Balvin: Sí, totalmente. Creo que lo estamos haciendo. Desde la intervención que tuve en las rimas del Sorry de Justin Bieber en español, que fue el único remix que hubo, me animé mucho a llevar el español a un territorio que casi era únicamente angloparlante. Después hice cantar Safari a Pharrell en español, y tenemos más canciones juntos en las que él canta también en español, pero es la primera que se da a conocer. Pero en mi equipo de trabajo tenemos más proyectos, más canciones ya grabadas con otros artistas, pero no te puedo decir nada (sonríe).

NTD: Hay casos de éxito de conquista de artistas latinos en la radiofórmula americana, como Ricky Martin, Shakira, Gloria Estefan… pero entraron adaptándose ellos, cantando en inglés.

J Balvin: Yo sí creo que se puede conquistar la radiofórmula americana cantando en español. Sé que no es fácil, pero sí se puede. Los medios pueden ser controlables, pero el pueblo no. Y si el pueblo comienza a pedir que suene un artista, y el ascenso comienza a ser evidente, los medios no van a poder negar algo que está reclamando la gente. Si un norteamericano comienza a pedir a J Balvin, y luego otro, y luego otro, y luego otro, como ya está pasando, no les va a quedar otra. El hecho de que haya artistas que no estén sonando en radios comerciales de Estados Unidos no quiere decir que su música no esté sonando en esos países ni comience a ser el ritmo que reclama el pueblo. Y no me refiero al público latino que vive allí…

NTD: No te refieres a Miami, vaya.

J Balvin: (Frunce el ceño y niega) No, no.

NTD: Pones cara rara cuando te menciono Miami.

J Balvin: Es que por un lado está el latin chart y por otro el chart general, donde juegan todos. Es un proceso, pero tengo mucha fe de que se pueda hacer. El hecho de que Pharrell, que es uno de los productores y artistas más respetados del mundo, haya aceptado es una señal: ha estado en los Grammy Latinos, ha cantado con nosotros, ha disfrutado de todo eso, nos ha acompañado en la alfombra roja… es una muestra de que está pasando algo interesante. Creo que él ha visto algo en mí que no ve en los otros, no sé el qué, pero me demuestra que algo está pasando.

A Trump le va a tocar escuchar reggaetón le guste o no

NTD: ¿No sabes que ha visto en ti?

J Balvin: En realidad sí sé lo que ve él. Ahora lo que me queda es demostrárselo al resto del mundo y que también lo vea. Creo que él ha visto que el español sí se puede globalizar, y que es cuestión de tiempo que pase. Necesitamos más soldados.

NTD: ¿Y cómo se lo va a tomar Trump eso?

J Balvin: No lo sé, pero le va a tocar escucharlo (risas).

NTD: El año pasado cancelaste un concierto tras unas declaraciones de Trump. ¿Cómo te sienta todo lo que está pasando?

J Balvin: La palabra que más lo define es resiliencia: tengo que sobreponerme a la situación y seguir adelante, no me queda otra.

NTD: Hay parte del público que tiene deslegitimado y demonizado el reggaetón. ¿Cómo convives con ese rechazo de gran parte de la opinión pública?

J Balvin: Convivo muy bien con ello. No puedo pasarme la vida mirando lo que dice la gente. No puede pasarme como al Papa, pidiendo perdón por las cruzadas. Yo me dedico a hacer música. Pretendo que no me valoren como a un embajador de un género, sino como a un artista.

NTD: ¿Y no te pesa que por hacer reggaetón se te pueda considerar machista o misógino?

J Balvin: No, porque yo gracias a las redes sociales puedo mostrarme tal cual soy. La gente sabe las causas que apoyo, las cosas por las que me movilizo, cuáles son mis objetivos y mis creencias. Yo no planeo mis movimientos para atraer o distanciarme de algunos circuitos, simplemente me muestro tan real como soy.

Al principio de tu carrera hablabas de Daddy Yankee como un modelo de artista a seguir. Sin embargo, ahora parece que te miras en otros espejos. ¿Tienes nuevos referentes?

J Balvin: A Daddy Yankee siempre lo tendré, y a Yandel, a Wisin, a todos. Lo que me refiero es que los sueños cada vez son más grandes, y sueño con trabajar con Drake, con Rihanna… y eso no supone rechazar mi pasado ni ir cambiando de modelos de conducta. Creo que hay gente que tiene muchísimo mérito en el reggaetón porque han abierto la puerta grande al género, y con ello a todos los artistas que lo practicamos, pero los sueños se van reinventando. Me gustaría ser cada vez más grande todavía.

El reggaetón es cool, lo que pasa que no lo supieron vender antes

NTD: ¿Crees que la frase “si necesitas reggaetón, dale” ha superado en valor icónico a “a ella le gusta la gasolina”?

J Balvin: (Risas) Es bonito que esa frase haya trascendido tanto y que frases como esa hayan conseguido colarse en el argot popular. Creo que las dos frases juegan un papel importante en la dimensión de canciones de reggaetón que forman parte de la cultura popular de muchos sitios del mundo, pero no me voy a comparar con Yankee: él fue de los primeros y el más importante, el que consiguió que el reggaetón sonase y se bailase en todo el mundo siendo un género casi de minorías. Y el que me inspiró a hacer lo que hago.

NTD: Tengo entendido de que tus inicios fueron en bandas de rock versionando a Metallica y que tienes tatuajes de Nirvana, incluso. ¿Queda algo del J Balvin rockero?

J Balvin: Todo. ¿Si escucho tanto rock como escuchaba de más jovencito? Pues no, pero me sigue gustando muchísimo y sigue formando parte de mi genética como artista. Si tengo posibilidad de ver a Metallica en directo en su nueva gira, iré sin duda: es uno de mis grupos fundamentales, de los que me acercaron a la música y con los que aprendí a hacer música.

NTD: ¿Te ves colaborando con algún artista de rock o haciendo algún guiño en próximos discos?

J Balvin: En el show que hago hay varios momentos muy rockeros. De algún modo, mis espectáculos tienen mucho de esa idea de “show rockero” como lo conocíamos antes: de show de entretenimiento, de espectáculo en movimiento, muy pirotécnico. De hecho, en el show del año pasado hacía un cover de Nirvana. Ahora, como cambiamos un poco el repertorio y quitamos y metimos cosas, ya no lo hago más, pero hasta hace unos meses formaba parte del repertorio. Pero ahora mismo no me veo haciendo rock.

NTD: ¿Qué es lo que crees que pasó a partir del disco La Familia, que comenzaste a sonar más en todo el mundo? ¿El mérito es de hits como Ay Vamos o 6 AM o hay algo que crees que cambió en ti como artista a partir de ese disco?

J Balvin: Las canciones tienen mucho que ver, sin duda; pero quiero creer que en cada disco que ha pasado yo también he madurado como artista, y cada cosa que fui haciendo me ha hecho ser mejor que en mis movimientos pasados. Todo en la vida es cambio y evolución.

Cuando vas a una discoteca no quieres que las canciones te hablen del tratado de paz

NTD: Siendo colombiano y con todo lo que ha pasado últimamente con las FARC, la oposición del pueblo en el referéndum… ¿te inspiran ese tipo de cuestiones políticas a la hora de hacer letras? ¿Sientes que tienes una responsabilidad?

J Balvin: Sí que creo que tengo una responsabilidad social o civil, pero eso no quiere decir que tenga que ponerlo en mis letras: creo que es algo que tiene ir más ligado a mi comportamiento y en el mensaje que doy cuando hablo. Pero no me veo haciendo canciones que hablen del tratado de paz o de cuestiones políticas en una canción que está destinada a bailarse en una discoteca. Entretenimiento es una cosa y política es otra. En mi comportamiento está mi responsabilidad.

NTD: Hay un J Balvin artista y otro personaje-artista, entonces.

J Balvin: Sí, claro. No se separan, somos el mismo, pero sé dónde está el límite expresivo como artista y el límite expresivo en mi círculo privado o en mi situación de orador. A mí me gusta mantener bastante separadas esas dos cosas, de todos modos. Creo que no está bien que se mezclen esas cosas a menos que estemos hablando de algo que vaya a atentar contra la dignidad humana, como el racismo o la violencia, que es intolerable. Pero, ¿hablar de un partido político o de otro? Eso no. No quiero politizar a mis fans. No puedo influir en el libre albedrío de cada uno: cada cual tiene que ser libre de elegir lo que quiere y lo que le conviene.

NTD: ¿Cómo ves la imagen que tiene todo el mundo de Colombia?

J Balvin: Lo que está pasando con series como Narcos, por ejemplo, es que están trayendo a 2016-2017 una historia de hace treinta años. Me molesta que no se contextualice, que la gente crea que eso está pasando ahora. Pero tampoco podemos negar el pasado. Lo que sí que creo es que ahora el arte, el entretenimiento, el deporte, la música… ha permitido que de la imagen negativa que se tenía de Colombia se haya pasado a una visión mucho más positiva. Se ve mucho más la parte alegre de mi país. Incluso en aquella época, cuando estaba pasando todo lo de Pablo Escobar, el país también era muy alegre: no es que lo empezó a ser ahora.

NTD: Hubo algún pique con Alejandro Sanz en La Voz México. A pesar de que habéis hecho las paces aquí en La Voz España, ¿hay buen rollito entre ambos?

J Balvin: Eso fue un momento de discusión como pasa en todas las conversaciones. Pero fue un momento que la cadena utilizó como estrategia mediática, para hacer un tráiler jugoso. Pero me llevo estupendamente con él, lo admiro muchísimo y somos parceros.

NTD: ¿Cómo te gustaría que crezca Energía?

J Balvin: Me gustaría que sea un disco que cambie el chip de la gente, que cambie la percepción vieja y goda del reggaetón. Me gustaría que sea un disco icónico, que la gente identifique una evolución: que se tomen el tiempo de escucharlo y digan “esto no es lo que yo pensaba”. Me gustaría que a todos aquellos que dicen que detestan el reggaetón y que lo consideran un género menor y peor, que acepten mi desafío de escuchar el disco y que, una vez escuchado, me digan si es lo mismo de siempre o si es algo que no se esperaban.

Si tengo posibilidad de ver a Metallica en directo en su nueva gira, iré sin duda

NTD: ¿Te ha pasado ya con alguien?

J Balvin: Con muchísima gente. Conozco gente que era súper radical, o gente que solo escuchaba punk, metal o rock, que se acercan y me dicen que es un disco al que le deben todos sus respetos.

NTD: ¿Es un disco que va a transformar a los rockeros en potenciales reggaetoneros, entonces?

J Balvin: Hay mucho oyente de música alternativa o de hip-hop, por ejemplo, que con canciones como Safari han conectado muchísimo, y se han acercado al disco con otra perspectiva. Hay muchos medios como Pitchfork que lo han valorado como un disco destacado, quitándole muchos clichés que tenía impuestos. Incluso muchos de los colaboradores del disco son de ámbitos como el hip-hop, hay algunos de los productores más importantes del mundo, gente que a esos niveles no trabaja por dinero: trabajan por lo que les gusta. Estamos entrando a participar en los festivales más importantes del mundo. El reggaetón es cool, lo que pasa que no le supieron vender antes.

J Balvin