17 abril, 2018. Por

Heartstone

El despertar de la adolescencia en una comunidad cerrada e intolerante
Heartstone

El daño que supone enseñar a los niños a expresarse desde los patrones de masculinidad imperante lo muestra esta película desde el minuto uno. En su primera escena, un grupo de jóvenes pesca con gran agresividad, pisoteando peces, descuartizándolos y matando sin piedad al pez piedra por su feo aspecto.

Guðmundur Arnar Guðmundsson (Reikiavik, 1982) nos trae su debut, en el que ha plasmado algunas de sus experiencias personales, y con el que es difícil dejar a alguien indiferente. En concreto, la cinta se centra en la relación de amistad entre Thor (Baldur Einarsson) y Christian (Blaer Hinriksson), dos chavales que están experimentando el paso de la niñez a la adolescencia en una Islandia cuyos paisajes gélidos ayudan como escenario y se convierten en otro personaje más para expresar los sentimientos de nuestros personajes.

Es verano en este pequeño pueblo pesquero a las afueras de Reikiavik, la capital, y para Thor y Christian será una época intensa, ya que coincide con el despertar de la adolescencia y la sexualidad, y uno de ellos comenzará a sentir algo más que amistad por el otro, y el otro intentará conquistar a una de sus amigas.

«El largometraje islandés, que ha recibido más de treinta premios en festivales, hace una crítica férrea a la masculinidad tóxica»

Ambos se encuentran atrapados en sus hogares y en esta comunidad, cerrada e intolerante. Un autoritario y maltratador padre de Christian, y la madre soltera (la falta de la figura paterna está mal visto en los lugares rurales) y las dos hermanas de Thor, que no le dejan su espacio.

Junto a las hermanas de Thor, niños de su entorno se burlarán de la relación de ambos, algo que supondrá una presión sobre los jóvenes. Esta cultura machista, en la que hacerse el macho es lo que tiene importancia, hará que la amistad y los buenos momentos den paso al drama. Dan paso a que estos jóvenes tengan que enfrentarse y huir de una atmosfera asfixiante.

«El film retrata la presión y el rechazo social de un pueblo al diferente, hacia alguien que no puede seguir viviendo allí si no es como los demás»

Con soltura, el film retrata la presión y el rechazo social de un pueblo al diferente, hacia alguien que no puede seguir viviendo allí si no es como los demás. Además, resuelve con sencillez y acierto la bonita relación de los dos protagonistas y, por último, son un acierto las bellas imágenes de paisajes islandeses, que dan fuerza y continuidad al relato.

El largometraje, que ha recibido más de treinta premios en festivales, hace una crítica férrea a la masculinidad tóxica. Un tipo de masculinidad que en grupo se comporta de manera agresiva y desgarradora contra los peces piedras, pero que, en solitario, devuelve a esos peces al mar y a la vida.

Heartstone