14 febrero, 2017. Por

Havalina

Rock de ciencia-ficción
Havalina

Havalina siempre han sido estandartes del rock más crudo en español, ese clavo ardiendo al que todo aficionado a las guitarras llenas de distorsión se agarraba frente a los embates del nuevo indie “blandito”. Por este motivo muchos se llevaron las manos a la cabeza cuando nos dejaron escuchar Abismoide, el primer adelanto de su último disco Muerdesombra (Ernie, 2017) un tema plagado de sintetizadores.

No nos dejemos llevar por el pánico, porque Manuel Cabezalí y los suyos no han dejado el rock, simplemente lo han actualizado. En este último trabajo, inspirado de manera directa en novelas de ciencia-ficción, los sintetizadores toman protagonismo, pero no se dejan atrás los riffs y punteos que han marcado el personalísimo sonido del grupo. Una nueva vuelta de tuerca que confirma su potencial creativo y su falta de prejuicios dentro de un mundo demasiado encorsetado.

Hablamos con el propio Manu sobre la gestación de este trabajo.

 

NTD: La primera pregunta es obvia. ¿Por qué ese giro tan radical en vuestro sonido?

Manu Cabezalí: La idea era intentar salir de la zona de confort, porque como sabes llevamos unos cuantos años y yo qué sé, cada vez tengo más claro que tienes que poder jugar, sorprenderte a ti mismo haciendo algo que nunca has hecho.

NTD: ¿Reinventarse responde a llevar ya nueve discos a la espalda?

Manu: Sí. Bueno, no solamente Havalina, creo que es una filosofía de vida. Ahora mismo se ve reflejada en Havalina, pero para mí tiene que ver con que como yo me dedico a esto y estoy todo el día haciendo música, creo que si me divierto, si estoy jugando y arriesgando para mí es más divertido. Y si yo me divierto lo hago mejor, y creo que nos pasa un poco a todos.

En el caso de Havalina, por ejemplo, con Javi el batería llevo tocando desde e1997. Son un montón de años, entonces creo que a los dos nos viene bien salir de nuestras dinámicas habituales y obligarnos a hacer cosas diferentes, a tocar otros instrumentos, a jugar. Creo que el arte es eso, en inglés la palabra play sirve para ambas cosas, va un poco por ahí.

Cada vez más en los festivales la música es una excusa para vender cervezas

NTD: ¿Meter tantos sintetizadores era algo premeditado o surge de la experimentación?

Manu: Ha sido una inmersión progresiva, digamos, y de hecho todavía estoy un poco ahí. Tiene que ver con empezar a escuchar un poco más de música electrónica e intentar de alguna manera incorporarlo a mi música. En el caso de Havalina estamos intentando mezclar un poco lo orgánico y lo sintético, porque por ejemplo en los directos queremos tocar todo, no disparar nada, mantener un poco esa cosa orgánica de la banda que siempre ha estado ahí, que no se pierda. Yo creo que ha sido un poco progresivo, me he ido interesando poco a poco por la síntesis. También en mi trabajo como productor hago muchos proyectos que son de música electrónica y eso me ha picado un poco el gusanillo. Es ahí cuando he querido introducirlo en mi grupo.

NTD: Ahora está más aceptado que un grupo tan rock como Havalina introduzca otros elementos.

Manu: Sí, el rollo está en el aire. Es verdad que los ’80 están de vuelta desde hace ya algún tiempo, pero es que luego dentro de los ’80 hay muchos tipos. Están los más frívolos, que a mí no me interesan mucho pero me parece guay que a otra gente sí, pero hay uno en concreto que son los 80s súper oscuros que es como mi infancia, y me molaba la idea de tirar por ahí.

NTD: Vosotros siempre os habéis caracterizado por tener una identidad muy concreta, siempre se ha dicho que ningún grupo sonaba como Havalina. ¿Cómo mantener esa identidad cuando se modifica tanto el estilo?

Manu: Mira, muchos de los sonidos de sintes que escuchas, por ejemplo en Lazos rotos o en Nacidos de la bruma, son sonidos muy customizados, creados por mí retorciendo mucho el sonido y llegando a un sitio que me parecía característico pero que yo nunca había escuchado por ahí. En plan un piano pero tiene mucho chorus, suena muy desafinado, con una distorsión hasta el punto que ya no sabes si es una guitarra.

Para mí tiene que ver con crearlo nosotros desde abajo, poco a poco, y yo creo que también a pesar de que hay teclados hay muchos elementos que sí que son muy distintivos de Havalina que siguen, como por ejemplo mi guitarra, mi voz, nuestra forma de componer. De hecho, al final no estoy seguro si para alguien que no sea muy melómano y que no sepa distinguir un teclado de una guitarra o que no le interese va a ser tan diferente, porque a lo mejor a ti y a mí sí nos interesa mucho que sea un teclado, pero a otro le da igual.

Con los años me he dado cuenta que el rock es una especie de cárcel

NTD: Pero sí que hay una bajada considerable en la distorsión de la guitarra.

Manu: Pero esto ha sido súper deliberado. Uno de los lugares de confort de Havalina era nuestra forma de meter caña, y creo que en cierto modo estábamos también intentando huir de eso, porque me he dado cuenta con los años que el rock es una especie de cárcel.

Me explico: tú eres joven y tienes testosterona, metes caña pero de alguna manera una vez que entras ahí tú mismo y todos los demás esperan de ti que ya nunca más hagas algo distinto, y en el momento en el que bajas un poco te dicen que te has amariconado y esas cosas. Creo que eso es una trampa, la caña no tiene nada que ver con la masculinidad, para empezar, y también puedes ser intenso y épico ni necesidad de hacer “el metal”.

NTD: El sonido del bajo también está tratado de una manera diferente.

Manu: Una de las premisas del disco es que hubiera pocos elementos pero que los que estén se escuchen mucho. Realmente los sonidos que hay son muy grandes pero si te fijas tampoco hay gran cantidad de capas, no hay muchas cosas pasando a la vez. Por eso cuando hay algo pasando siempre buscamos que ocupe espacio, que suene grande.

NTD: ¿Cómo habéis ido desarrollando este disco? ¿A partir de improvisaciones, como el disco anterior?

Manu: Totalmente distinto. Otra de las cosas que también hemos hecho ha sido cambiar el proceso. Creo que si quieres hacer algo distinto tienes que cambiar el proceso desde el minuto uno. Islas de cemento lo hicimos muy en plan improvisando en el local de ensayo, grabar las improvisaciones y sobre eso hacer canciones. Éste ha sido mucho más de laboratorio, he sido yo en mi casa.

Para empezar lo primero que he hecho ha sido empezar a componer sin guitarra. Me ponía a componer con un loop, un teclado y con un bajo, dejaba la guitarra en la esquina de la habitación y sólo acudía a ella en último lugar. Todos los temas tienen guitarra pero era mi último recurso. Hice como unas demos con loops, todo más electrónico, con mi guitarra y mi voz, se las mandé a los chicos y empezamos a tocarlas en el local de ensayo para cambiarlas y se adaptaran a nuestra forma de tocar. Pero en general el disco ha sido mucho más de laboratorio.

NTD: ¿Os llevó mucho acabarlo?

Manu: No tanto. Es que Havalina tiene una cosa, y es que como llevamos tantos discos tenemos una inercia aprendida. Luego como yo también me hago muchos discos a lo largo del año tampoco soy una persona muy rayada. Puede parecer que lo que yo hago es muy perfeccionista pero no lo es, no soy una persona especialmente metódica. Bueno, metódica sí, pero tampoco soy alguien súper rayado, me gusta arriesgar y obedecer a la intuición, no pensar todo demasiado.

NTD: No pasasteis mucho tiempo en el estudio entonces.

Manu: Fueron siete u ocho días de estudio. Yo suelo trabajar así siempre. Para mí una grabación de un disco es una cosa parecida a un rodaje. Woody Allen, por ejemplo, rueda las pelis a saco, hace una al año porque le valen las tomas, no se queda pensando cosas en plan “es que se ha quedado este detalle mal”. A mí me pasa un poco parecido: me gusta divertirme en lo que hago, y si estoy muy encallado en un detalle no mola. Por ejemplo, la típica toma de guitarra que te quedas ahí en el bucle de repetirla hasta que quede perfecta. No me gusta caer en eso, porque si no me empiezo a aburrir y ya no hacemos música, hacemos otra cosa que no me interesa.

No hacemos música de entretenimiento, sino música para mentes más inquietas

NTD: Repetís con Dani Richter, además.

Manu: Es que es mi socio en el estudio. Y Dani es muy guay, es un ingeniero de grabación súper pro, muy detallista.

NTD: Y es como trabajar en casa.

Manu: Sí, para Havalina es trabajar en casa. Y luego Dani tiene una cosa que también mola mucho y es que es una persona que acepta muy bien los retos: tú le pones a hacer un disco muy distinto y enseguida está deseando cambiar la fórmula, utilizar otros micros, colocarlos de otra manera. Tenemos esa cosa en común de que nos gusta asumir nuevos retos.

NTD: ¿Las letras de dónde surgen? En el anterior aprovechábais textos de un libro de poemas de tu hermano.

Manu: Una de las cosas que he intentado con este disco era traérmelo a un lugar más personal. Islas de cemento, por ejemplo, era un disco muy colectivo: poemas de mi hermano, improvisaciones de todos. Este disco es el disco con más “yo” que hemos hecho en años. Una de las premisas es que quería yo volver a escribir todas las letras, porque en Islas de cemento sólo había tres canciones mías. Los otros discos eran más colaborativos y en éste me apetecía ver qué pasaba si me enfrentaba yo a ello.

Hay diferentes temáticas pero básicamente está mezclada la ciencia-ficción con temáticas más a nivel personal. Yo leo mucha ciencia-ficción, soy un geek en toda regla y me mola mogollón un autor norteamericano contemporáneo que se llama Brandon Sanderson. Me gusta mucho la ideología que subyace tras la ciencia-ficción, por ejemplo si ves una película como Blade Runner no es solo una película de aventuras, sino que también tiene una especie de ideología detrás, o te muestra una idea del mundo, te hace reflexionar. A mí era eso lo que me motivaba y me inspiraba para hacer muchas canciones.

Por ejemplo, Alta tormenta es un fenómeno mágico pero meteorológico que sale en uno de los libros de Sanderson, y el mensaje que yo extraje de esta historia es esta cosa tan grande que te viene que te hace sentir que tú no eres nada. Alta tormenta I es eso, Alta tormenta II es un poco una especie de reconciliación con esa idea y te sitúas en el mundo como algo pequeño pero a la vez bonito, aceptar un poco tu posición. Hay una frase de Alta tormenta II que dice “ocupa tu espacio, observa a tu alrededor”: ese es un poco el mensaje que te llega, esta cosa de aceptar que eres algo pequeño pero cómo tu eres ese pequeño grano de arena en todo el universo y estar conforme con ello, no querer ser más de lo que eres.

NTD: Escribiste en tu Facebook una explicación sobre de dónde surgía la letra de Abismoide, y se podría interpretar como un manifiesto naturalista, contra la ambición del ser humano y su destrucción del planeta.

Manu: A saco. Es eso, una de las cosas que me interesan de la ciencia-ficción es el mensaje que te podrías aplicar al día a día. Realmente la ciencia-ficción es una especie de fábula que tú te aplicas. Por ejemplo, uno de mis libros de toda la vida es El señor de los anillos, que es un alegato naturalista a saco, la naturaleza contra la industria, contra el capitalismo. Luego tiene otros valores pero uno de los más grandes es ese.

Tener una sala de conciertos ahora mismo en según qué lugares es un acto heroico

NTD: Vuestras canciones siempre han estado abiertas a la interpretación, dejando que cada uno las haga suyas. ¿No temes que este mensaje se pueda perder?

Manu: No. Una cosa de la que me he dado cuenta con los años y de la que cada vez estoy más convencido es que el artista tiene que crear muy libre, y no tengo miedo de nada de lo que la gente pueda pensar.

No tengo miedo ni de que la gente deje de entender lo que digo porque pienso que va a haber gente a la que le pueda dejar de interesar, pero en cambio ganaré otra gente que le interese más eso. Por ejemplo, con lo que hablábamos antes de las distorsiones o la caña tengo claro que perderemos un público y ganaremos otro, y creo que lo que yo tengo que hacer es obedecer a mi impulso artístico e intentarlo hacer lo más sincero y de mayor calidad posible que me sale en cada momento. No lo pienso ni medio segundo.  

NTD: ¿De dónde sale el título de Muerdesombra?

Manu: Es una invención pura y dura. Estaba buscando títulos, dándole vueltas a muchas opciones y quería algo que fuera sugerente. Me puse a buscar palabras de las letras ya a juntarlas, y ‘morder’ y ‘sombra’ estaban por ahí. Me gustó mucho cómo sonaban juntas y pensé que podría ser el nombre de una criatura que me inventara yo en ese momento.

Por ejemplo en Juego de tronos hay una criatura que se llama gatosombra, y abismoide también es una criatura que se ha inventando Sanderson. Pues yo me he inventado el muerdesombra. De hecho tengo a mi hermano, que escribe, trabajando en la historia del Muerdesombra. Estamos haciendo un poco el proceso contrario, en lugar de coger yo un poema que ha escrito y hacer una canción con él, yo me he invento algo y él tiene que hacer un relato con eso, pero vamos, todavía lo está haciendo, no sé cuánto tiempo tardará.

NTD: Ese rollo ciencia-ficción y seres inventados queda también reflejado en la portada y en los visuales que sacásteis para el tema Más velocidad, con un aire que recuerda a Tron.

Manu: Es que hubo un día que no sé qué estaba viendo que de repente tuve la idea. Por ejemplo con Abismoide, en la intro del disco yo quería que sonase como a ciencia-ficción, y de repente un día dije: “¿y si todo fuese ciencia-ficción?”. Porque una de las influencias grandes para los sintes del disco es Vangelis, que hacía bandas sonoras para pelis de ciencia-ficción. De hecho, hay una serie de sonidos de sintes que tenemos asociados con el espacio, aunque el espacio no tiene sonido pero por ciertas películas o referencias están ahí. De repente entendí que podía ser el envoltorio que le diera coherencia a todo el disco.

NTD: De hecho el disco se abre y se cierra con sintetizadores.

Manu: Es un poco como darle el acabado al disco. Es bonito hacer un disco, canciones e intentar buscar una imagen asociada, y como que todo lo puedas englobar dentro de la misma idea.

NTD: Me decías antes que queréis tocar todo en directo. ¿Vais a contar con alguien más?

Manu: No vamos a meter a nadie más. Si escuchas con atención verás que cuando hay un teclado haciendo el bajo no hay bajo. Jaime lleva un teclado dividido, con la mano izquierda hace los bajos y con la derecha algunas melodías, y luego hay algunas partes que tienen teclado importante pero no tiene guitarra. Entonces lo que llevamos es un teclado cada uno y vamos alternando entre teclado y guitarra. Javi el batería también lleva un pad que dispara unos sonidos pero los tiene como integrados junto a la batería. A priori lo vamos a hacer los tres y va a sonar casi todo lo que suena en el disco menos algún detalle pequeño, pero lo importante va estar.

El arte consiste en jugar: en inglés la palabra play sirve para ambas cosas

NTD: Se generará mucho contraste cuando toquéis estas canciones y las antiguas en los conciertos.

Manu: Eso todavía está por ver. Lo estamos ensayando, pero hasta que no lo tocas en directo y ves un poco la reacción de la gente no sabes cómo va a funcionar. Lo que sí estamos haciendo es como bloques de canciones por estilo, en plan ahora tocamos cuatro canciones seguidas del último disco, luego cuatro de anteriores, buscar que todo tenga coherencia.

NTD: Los tempos también están más relajados en este disco.

Manu: Bastante. En general casi todos los temas son bastante lentos y oscurillos. El otro día me di cuenta de que los adelantos que hemos sacado son los temas más rápidos del disco, los que están por encima de 120 bpm, pero todos los demás no suben de 100.

NTD: El primero que sacasteis, Más velocidad, despertó un poco de inquietud entre los fans.

Manu: Más velocidad creo que es el ejemplo más extremo del cambio, y quizás sacarlo como adelanto fue un poco arriesgado, pero también te digo que da igual, que al final me he dado cuenta de que la gente va a opinar muchísimo y yo que sé, es lo que hay. No puedes tener miedo a que la gente diga que ahora no le gusta, porque siempre pasa, haces una cosa y alguien dice “me gustaba más antes” y luego llega otro y dice: “antes no me gustaba y ahora sí”. ¿A quién haces caso? A nadie, a ti mismo.

La ciencia-ficción es una especie de fábula que tú te aplicas

NTD: ¿Tenéis grandes planes de gira?

Manu: Tenemos una gran gira de salas ahora. Vamos a hacer como unos veinte bolos entre mediados de febrero y finales de mayo y después de verano haremos más. Nuestra idea es hacer nuestros cuarenta bolos de salas y los festivales yo los veo como una especie de propina. Havalina tampoco es un grupo que se prodigue mucho en festivales pero que, como a la vez hemos hecho mucho trabajo de campo, tenemos una base de público bastante guay y podemos hacer una gira de salas maja. El objetivo está puesto ahí, básicamente.

NTD: Me resulta curioso lo que dices de los festivales, cuando ahora parece que todos los grupos quieren estar ahí.

Manu: Es una trampa, me he dado cuenta hace poco. Está como muy relacionado el éxito con los festivales, como si fuera la única forma de tener éxito y creo que es una forma pero no es la única. Me he dado cuenta de que si no eres una banda tipo Izal, que realmente lo petas muchísimo, si tocas mucho en festivales estás dinamitando tu propia gira de salas, porque te puede pasar esto de decir “es que a estos no les voy a ver en Porta Caeli pagando 12 € porque les vi en el Palencia Sonora hace un mes pagando treinta pavos junto con veinte bandas más”. Eso pasa muchísimas veces, así que de alguna manera son mercados distintos y cuanto antes lo aceptes mejor. Nosotros hemos tenido años más buenos, no tan buenos, pero me he dado cuenta de que no tiene que ser un objetivo, tiene que ser una especie de propina, por decirlo así.

NTD: Al final el fan fiel es el que va a verte la sala.

Manu: Yo por ejemplo no voy a festivales como público. Voy a muy pocos y a lo mejor elijo un día que me mola, pero meterme ahí tres días me parece que es una experiencia que como consumidor no va conmigo, no soy esa clase de oyente. Tiendo a pensar que si yo soy así a la gente a la que le gusta mi música igual son como yo, tienen un poco mi sensibilidad y pienso que tiene que ser un nicho de mercado diferente.

Parece que la única forma de tener éxito es estar en festivales: es una forma pero no la única

NTD: ¿Son los festivales el fast food de la música?

Manu: Este año empecé la gira con Zahara como guitarrista y lo he aprendido con ella, lo he vivido, me ha ayudado a situarlo. De hecho cada vez es más fast food. Hace años se probaba sonido pero ahora la norma es que no se prueba sonido en festivales. Me he dado cuenta de que cada vez más en los festivales la música es una excusa para vender cervezas. El fin es que la peña está ahí vacilando con su cerveza, pero que la música podría ser Zahara como podría ser otra cosa, da igual, es otro tipo de entretenimiento. Yo veo que Havalina no hace música de entretenimiento, es para mentes un poco más inquietas y tienes que buscar tu sitio.

NTD: Ya que mencionas lo de las pruebas de sonido, es uno de los puntos que pretende abordar un futuro Sindicato de músicos, las condiciones precarias en las que trabajáis en muchas ocasiones.

Manu: Yo lo estoy siguiendo a través de la página de Facebook para ver qué están haciendo. Desde luego hay que organizarse, eso es verdad, pero como con eso con todo, no solamente en música, en política… Como que si no nos organizamos y nos ponemos todos de acuerdo el individualismo no va a ningún lado, hay que colectivizarse, pero no estoy muy puesto. Me gustaría estarlo más, pero me pasa que como soy una persona que trabajo tantísimo al final me veo que estoy metido muy en mi mundo del trabajo y que tengo poco tiempo para otras cosas. Pero sí que lo sigo, y cada vez soy más consciente de la necesidad de asociarnos, estoy expectante a ver qué sale.

También he leído lo que exigen y estoy de acuerdo con algunas cosas, pero otras me parecen demasiado reivindicativo-populistas. Por ejemplo, está un poco demonizado el jefe de la sala cuando es una víctima de esto como los grupos, porque tener una sala de conciertos ahora mismo en según qué lugares es un acto heroico, no hacen más que perder dinero y son tratados por el resto de la gente casi como si fueran criminales: por el ruido, porque tienen un vecino que le molesta mogollón que tengan música en directo… Es muy duro.

NTD: Bueno, vosotros de momento os vais a hacer cuarenta salas por toda España, como me has comentado antes. Así dicho parece que circuito hay.

Manu: No siempre estás en las mejores condiciones pero las veinte que tenemos en la primera tanda estamos haciendo lo típico: Madrid, Barcelona y Valencia pero también Orense, Almagro y Badajoz. En general si no eres demasiado exquisito más o menos te lo puedes hacer. Por ejemplo en Badajoz la Sala Aftasí es de puta madre, o en La Laguna en Canarias está la Aguere Cultural, donde hemos tocado mucho y es un antiguo multicine espectacular, que se te va la olla, mucho mejor que muchas de las que hay en Madrid y Barcelona. Así que más o menos hay un circuito, a veces tienes que torear en sitios más difíciles pero te puedes buscar la vida.

Me gusta arriesgar y obedecer a la intuición, no pensar demasiado

NTD: ¿Y en Madrid, de dónde sois vosotros?

Manu: Creo que está difícil para las bandas que empiezan. Lo veo mucho en las bandas que produzco, que tienen menos trayectoria y realmente no sé por dónde deberían empezar, porque si no tienes un público, ¿qué haces? Porque te cobran un alquiler, que por otra parte es lo normal porque si no la sala pierde dinero. Yo creo que al final se eleva todo un poco más arriba, a la política, las decisiones del ayuntamiento, del gobierno, de apoyar la cultura o no apoyarla, y como no está nada apoyada y cada vez menos pues esto es un poco la jungla. Y en la jungla sólo sobreviven los más fuertes, y ser uno de los pequeñitos está jodido.

Gira:
17.02: Oviedo. La Salvaje
18.02: León. El Gran Café
03.03: Logroño. Sala Biribay
04.03: Vitoria. Sala Le Coup
10.03: Madrid. Ochoymedio
17.03: Badajoz. Sala Aftasí
18.03: Almagro. Sala Urgencias
31.03: A Coruña. Mardi Gras
01.04: Vigo. La Fábrica de Chocolate
07.04: San Sebastián. Dabadaba
08.04: Bilbao. Sala Azkena
21.04: Toledo. Círculo de Arte
22.04: Segovia. WIC
28.04: Murcia. Sala REM
29.04: Valencia. El Loco
05.05: Granada. Boogaclub
06.05: Almería. Sala Madchester
12.05: Ourense. Sala Berlín
13.05: Santiago de Compostela. Sala Riquela
26.05: Zaragoza. Las Armas
27.05: Barcelona. Sidecar

Havalina