7 abril, 2017. Por

Gloria y Milagros

Los poemas de Gloria Fuertes, cantado por una coral de niñas coordinadas por una miembro de HATEM
Gloria y Milagros

Los poemas de Gloria Fuertes en la voz de unas alumnas de un colegio del madrileño barrio de la Ventilla. Esa es la propuesta de Milagros, aquel sorprendente experimento coordinado por Ana Molina Hita, uno de los miembros originales de Hola a Todo el Mundo y profesora del Colegio Público Pío XII, que hace algo más de cuatro años decidió llevar a parte de su alumnado a otra dimensión creativa (y nosotros te hablamos de ello): la de poner en marcha un proyecto musical en el que trece alumnas de distintas procedencias conformaban una curiosa coral, entre el beat angelical y la nueva sinfonía preadolescente.

Ahora, el proyecto regresa con una motivación extra: poner voz y sonidos a algunos poemas de Gloria Fuertes, aprovechando que este año es el centenario de su nacimiento y que se están realizando un serial de actividades-homenaje a uno de los iconos del feminismo y la poesía de nuestro país.

Y lo consiguen articular en Milagros / Gloria, un diálogo entre uno de los iconos femeninos de nuestra cultura y una corte de ocho alumnas del Colegio Pío XII que, junto con la coordinación y musicalización de Ana Molina (y la colaboración de su compañero Ari, cara visible y principal compositor en Hola a Todo el Mundo), consiguen aportar sonidos que van desde el flamenco electrónico (A un racoon muerto sobre el cemento (entre Chicago y Madison, USA)) al pop baleárico (¿Que no soy mística?), la electrónica sinfónica de baja fidelidad (Difícil) o los guiños a la saeta folktrónica (Me crucé con un entierro), además de una introducción a cargo de la propia Gloria Fuertes con una base ambient.

Un homenaje que conecta la cultura, la creación y la reivindicación feminista (y femenina) a través de un poemario que ahora es cancionero.

“Que en los penales no haya ningún justo,
que en los panales no haya ningún zángano.
Que en las trazas no haya hipocresía
que en los treces no haya desengaño,
que la cosa esté en su cada cosa (…)”

Gloria y Milagros