7 julio, 2017. Por

Foster the People

Hablamos con los californianos antes de publicar nuevo disco y de actuar en nuestro país
Foster the People

Su disco no se ha publicado todavía, pero estarán su concierto en Mad Cool este sábado 8 de julio y en la Sala Razzmatazz de Barcelona un día más tarde. Su tercer álbum, el inminente Sacred Hearts Club, tiene su salida prevista para el 21 de este mes, pero Foster The People tenían claro que querían comenzar la gira antes del lanzamiento del álbum.

Tampoco se han mantenido en silencio: a finales de abril Mark Foster y cía compartían tres canciones nuevas en un EP llamado III, y hace tan sólo unos días que lanzaron otro tema de adelanto, Loyal Like Sid & Nancy. En el material nuevo es más que palpable el cambio en el sonido de la banda.

Si Torches era un disco de indie-pop, Supermodel es la transición hacia la electrónica que son ahora Foster The People. Entrevistamos a Isom Inni, teclista y percusionista de la banda en los directos desde 2010 y miembro oficial desde hace unos meses.

“El Club de los Corazones Sagrados habla de las personas que no tienen miedo a cruzar los límites, que se niegan a quedarse encerrados en una caja”

 

Vuestra gira de verano ha empezado en Europa y antes del lanzamiento del nuevo disco. ¿Cómo surgió la idea?

No hemos estado en Europa desde hace unos años, y tocar aquí es una de mis partes favoritas del tour, tanto como en Estados Unidos. Cuando estamos en Europa y nos despertamos en el tour bus o cuando estamos volando en la gira, vemos que cada lugar es único y su cultura diferente. Siempre lo disfrutamos mucho y sentimos la energía. Así que empezar la gira allí antes de que salga el disco es una manera de darnos esa energía a nosotros mismos para comenzar.

En el video de presentación del álbum que habéis compartido hace unas semanas Mark Foster decía que “había olvidado lo duro que es prepararse para el tour”. ¿Cómo ha sido el proceso?

Cuando nos preparamos para la gira siempre es único. Se parece mucho a cuando estamos componiendo las canciones o con la producción. Cada canción tiene su propio código genético. En el estudio intentamos que esas ideas funcionen para que nos den ese acelerón, la inspiración y la felicidad que te hace querer crear música, y de la misma manera lo hacemos para que trabajen en el escenario. Que algo funcione en el estudio no significa que tenga que funcionar también en directo. En el concierto ahora tenemos muchos samplers, bastante más percusión y una buena base de guitarra, y estamos intentando encontrar todo eso también para compartirlo sobre el escenario.

“Este disco es sobre la felicidad y el amor hacia la música”

 

Ya que dices que no todo tiene por qué funcionar en directo, ¿cuáles crees que es la que mejor funciona en esta gira?

Vamos a tocar cuatro canciones del nuevo Sacred Hearts Club, y una de mis favoritas es Pay The Man. Toco los teclados y la batería, yo preparo la parte que va más hacia el trip hop y Mark trabaja la de la banda habitual. Es muy divertido para nosotros mezclar la electrónica y el dance con el rock. Para la batería es importante porque es el motor dentro y al comienzo de la canción, pero cada miembro del grupo suma sus elementos.

Ya habéis sacado un EP de adelanto y un single. ¿Cómo estáis viendo el feedback con los fans?

Está siendo inspirador este tour. La gente tiene diferentes interpretaciones de nuestra música y ahora mismo me interesa mucho conocerlas y recibir la energía. Y estoy muy sorprendido porque incluso en estas primeras fechas la gente ya se sabe las letras de las canciones nuevas. Estábamos expectantes por tocar los nuevos temas, nunca sabes cómo va a reaccionar el público.

Hablando de esas canciones, en las letras leo que hay mensajes que hablan de hacer las cosas porque te gustan y no por dinero o porque te veas forzado a ello. ¿Van por ahí los tiros? ¿Esa va a ser la temática del disco?

Amamos la música más que eso del dinero. Este disco es sobre la felicidad y el amor hacia la música. Sí, de eso tratan gran parte de las letras. Por eso también hemos elegido exactamente esas tres canciones para el EP, por las letras y por las texturas del sonido, que son una buena muestra de lo que se va a poder escuchar en el álbum completo.

“Hemos golpeado los anteriores discos esperando que también podáis disfrutar este y que escuchéis cómo hemos evolucionado”

 

Vuestro nuevo disco se llama Sacred Hearts Club. ¿Qué hay detrás del título?

Se trata de celebrar la vida y de esquivar las balas de los extraños. El Club de los Corazones Sagrados son personas que no tienen miedo a cruzar los límites, que se niegan a quedarse encerrados en una caja y que empujan hacia delante.

Escuchando vuestros anteriores discos, el cambio es bastante evidente. ¿Cómo ves esa evolución?

Como banda tienes que sobrevivir y evolucionar constantemente. Con sobrevivir me refiero a si hay algún tipo de presión con la música, no existe por nuestra parte. Nosotros hacemos música porque nos gusta, por diversión, y en este trabajo gran parte de la base está en el ritmo y en cómo interpretamos desde el trip hop, el pop o el dance. Ha sido un disco de experimentar en el estudio, ha habido mucha improvisación y la música responde bien a ese ritmo y a la atmósfera que crea ese ritmo.

“Es muy divertido para nosotros mezclar la electrónica y el dance con el rock”

 

¿Dónde lo habéis grabado?

Grabamos una mitad del disco en Los Ángeles, en un estudio llamado The Bank, en Burbank (California). Se parece a una tienda de repuestos o de reparaciones. También en algún estudio más aquí (en Estados Unidos) y viajamos a Suecia para terminarlo.

Cuando grabas en Los Ángeles pasas mucho tiempo en tu coche para ir y volver al estudio. Una de las cosas más especiales de Los Ángeles es la radio. Tienen muchos canales de rock, de pop, de punk, de cualquier cosa, así que tenemos mucho tiempo para escuchar música en el coche. Queríamos que todas las canciones hicieran bailar al público, y la radio pop de Los Ángeles, cada vez que la encendíamos, nos ayudaba a inspirarnos en la grabación. También la costa Oeste nos dio esa sensación, pese a que grabásemos en un estudio tan oscuro.

Después de la marcha de Cubbie Fink en 2015, este año Sean Cimini y tú os habéis unido ya como miembros oficiales de la banda. Ha influido bastante en vuestro sonido, ¿cierto?

Sí, ahora somos dos baterías y los teclados suenan más. Estamos interpretando trip hop y dance gracias a estos teclados, a tener dos baterías, pero también tenemos pianos y samplers.

“Cada canción tiene su propio código genético”

 

A falta de unas semanas para la llegada de Sacred Hearts Club, ¿qué podemos esperar de este trabajo?

Es un disco con ritmos de club, con influencias de trip hop y dance, pero también hay guitarras. Hemos golpeado los anteriores discos esperando que también podáis disfrutar este y que escuchéis cómo hemos evolucionado musicalmente.

Foster the People