21 julio, 2015. Por

Ghosting

Hago ¡chas! y desaparezco de tu lado
Te contamos de qué rollo va el Ghosting, o cómo terminar una relación de manera fulminante
Ghosting

El nuevo fenómeno que deja con cara de tonta a más de una, y del que tú misma puedes ser la siguiente víctima, tiene nombre propio #Ghosting del inglés ghost, en español "fantasma" de los de toda la vida. Hablamos en femenino, ya que por estadística parecen ser más mujeres las que lo sufren, aunque en el mundo del famoseo el primer “fantasma” en salir a la luz haya sido una chica, nada menos que la bella Charlize Theron, y la víctima, su estupefacto novio (ahora inesperadamente ex), Sean Penn. El fenómeno que ya lleva tiempo siendo trending topic en los tuits de treintañeros estadounidenses y sus primos británicos, llega este verano con fuerza también a nuestras costas… leed bien, porque nadie, NADIE, está a salvo.

Basta con acercarse a blogs y páginas de ayuda sobre temas de pareja para ver que cada vez son más los comentarios de desesperadas internautas víctimas de un #ghosting, a la búsqueda de una explicación lógica sobre lo que creen es un suceso inaudito en sus vidas sentimentales. La denominación viene dada porque la artimaña implica que tu nuevo ligue, ese con el que llevas semanas o incluso meses teniendo citas casi perfectas y practicando sexo digno de ser grabado y colgado en YouPorn (pero de manera mucho más romántica, claro, claro…) se marque, de repente y sin motivo aparente, una desaparición a lo Casper. El caso es que, aunque de inexplicable tiene mucho, de aislado más bien nada: según refleja la estadística se trata de un comportamiento muy común y longevo, y que, arropado por la fría armadura de la comunicación online, sólo cotiza al alza. En pocas palabras, la adaptación de un clásico a la era de las comunicaciones, algo parecido a esto:

Descarga en tu PlayStore la versión actualizada del
“Se fue a por tabaco y no volvió”
Más sencillo y barato que cualquier servicio de mensajería o llamada

Es muy probable que, seas o no usuaria de páginas y apps de ligue online tipo Tinder, AdoptaUnTío, Happn, Meetic, etc., a ti o alguna de tus amigas os hayan hecho ya un #ghosting, o peor aún (horror), os lo vayan a hacer el día menos pensado: por lo menos ahora lo podréis etiquetar como tal (cosa que ayuda mucho, creédme). Y es que, nos guste o no, la peor de nuestras pesadillas se ha hecho realidad: nosotras, amantes de las palabras que utilizamos sin medida ni mesura para crear teorías y explicaciones varias que den sentido al complejo asunto de los sentimientos, nos encontramos con que ahora lo que se lleva a la hora de finiquitar una relación es no decir ni mu. Ni una frase en el WhatsApp, ni un triste correo y de una llamada ni hablemos… ná de ná de ná. Pero atentas, que ahí no acaba la cosa, es todo mucho más retorcido, ojo a este último e ilógico “pequeño” detalle: cuanto más entregado esté la pareja en cuestión (que bese el suelo donde pisas y te sature con mensajitos mañana y noche), más posibilidades hay de que se le crucen los cables en cualquier momento y se marque un #ghosting a lo Charlize sin despeinarse; el mundo al revés.

Si estás leyendo este artículo y te acaba de pasar esto mismo, no aporrees la pared con la frente mientras recitas un “mea culpa”, ni hagas del “por qué” tu mantra diario; le pasa hasta a las personas más increíbles. Así que alucina un rato, eso es inevitable, y como mucho deséale al fantasma en cuestión que se estampe de una vez por todas contra una pared bien sólida, a ver si se le aclaran las ideas de golpe. Más allá de eso no te queda otra que aceptarlo, porque quien te ha hecho un #ghosting ha desaparecido para bien. Conciénciate de que por mucho que le llames, le escribas o le dediques todos tus estados de Facebook (si es que no le has borrado ya, que deberías), el resultado de momento va a ser el mismo: silencio sepulcral. Espera un tiempo y muy posiblemente verás cómo ese fantasma regresa cual zombi de entre los muertos; pero, por lo general, la “resurrección” inmediata es muy rara. Cierto es que siempre hay excepciones a los que podríamos llamar “fantasmas de medio pelo” por seguir con el mismo léxico; pero, piénsalo bien: ¿de verdad te interesa tener a alguien con tan poca integridad en tu vida?

Ghosting