26 febrero, 2015. Por

Mujer y el debutante

El umbral de Primavera. Madrid
La mujer y el debutante, de Josep María Miró, en El umbral de Primavera
Mujer y el debutante

I’m gonna live till I die! I’m gonna laugh ‘stead of cry, I’m gonna take the town and turn it upside down, I’m gonna live, live, live until I die…. Con la voz de Frank Sinatra nos recibe La mujer y el debutante, un texto de Josep Maria Miró (uno de los jóvenes dramaturgos más interesantes del momento, como la reciente representación de El principio de Arquímedes demuestra) que se ha estrenado en El umbral de Primavera. La obra, dirigida por Xavier Ariza y protagonizada por Mamen García y David Matarín (que ya compartieran escena en la más que interesante Yernos que aman) nos ubica en un salón al atardecer, con una actriz enclaustrada voluntariamente desde hace diez años en su casa y un joven (desconocido para ella) que está de visita. La obra, profundamente simbólica, contrapone dos mundos en un juego en el que la realidad y la ficción, los recuerdos y el presente, se confunden y redimensionan.

La mujer y el debutante es sin duda un texto atractivo. Hay un una intención evidentemente ambigua en inquietante en sus palabras. Pero una puesta en escena poco fluida y algo evidente expulsa al espectador en varios instantes y le dificulta la  inmersión en la relación de sus esquivos personajes. Y así, lamentablemente, este espectáculo no llega a sumergir al público en su turbio universo. Hay varios detalles que chirrían. Uno de los más llamativos, por ejemplo, la utilización algo ortopédica de unos efectos de sonido que no funcionan en absoluto. El escenario, por otro lado, es interesante y se contrapone al minimalismo al que estamos acostumbrados en las salas independientes (debido casi siempre a la falta de presupuesto), ubicando al espectador en ese salón antiguo con una pared resquebrajada y horadada (como una inquietante falla en la realidad o en la memoria). Pero sin embargo tampoco logra atrapar al espectador en el interior de su limbo. E incluso uno se pregunta si es no es un poco demasiado para esta representación.

Y otro punto delicado de la función es la interpretación. Que precisamente debería caminar sobre una resbaladiza cuerda floja, jugando con la ambigüedad en todo momento sin llegar a despeñarse. Pero en este caso se acaba cayendo en determinados instantes por una falta grave de equilibrio. Y es que resulta evidente una descompensación entre ambos protagonistas. Ya que frente una inmensa Mamen García, se encuentra un David Matarín que no llega a aprehender el personaje y parece demasiado marcado desde la dirección (ahora cojo la mochila, ahora la dejo) sin resultar ni creíble ni fluído. El caso es que ha demostrado su solvencia en otros montajes anteriores y, eso sí, Matarín es guapo hasta decir basta (lo que le viene de perlas al personaje) y tiene momentos que dejan entrever que podría ser un rival, si no a la altura de su oponente, sí más que digno. Y es que Mamen García (a quien vimos también en esa fantasmal joya Éramos tres hermanas) es mucha Mamen. Hay que reconocerlo: sólo por ella merecería acercarse al Umbral de Primavera para ver La mujer y el debutante. Esta mujer es una auténtica maravilla, y su composición de actriz venida a menos, en plan la Gloria Swanson de El crepúsculo de los dioses, es sencillamente fascinante. En definitiva, que La mujer y el debutante es una función complicada (aunque breve, no llega a la hora de duración) y extraña, profundamente irregular (pero no me cansaré de decirlo, Mamen García es tremenda) que deja con una sensación de incertidumbre. Sobre todo acerca de lo que podría haber llegado a ser.

– Frank Sinatra, murió, ¿no? – Sí, diría que hace unos cuatro o cinco años. – Es una de esas personas con las que dudas… – Más, diría hace ocho o nueve años. – Hay personas que nunca sabes si están vivas o muertas… ¿sabes lo que te quiero decir?

Mujer y el debutante

+ INFO

Nombre del montaje: La mujer y el debutante

Disciplina: teatro independiente

Director: Xavier Ariza

Autor: Josep María Miró

Reparto: Mamen García, David Matarín

Traducción: Miguel García
Escenografía: Mitxel C. Oliver
Vestuario: Ropita de Ultramar para Lola Queipo
Iluminación: Nerea Castresana
Maquillaje: Quica Belda
Espacio Sonoro: Frank Dushanbe
Construcción Escenografía: Hipérbole Decorados
Fotografía: Anne Altuna
Cartel: Antonio Gómez
Producción Artística: Blubalum Films
Es una producción de Los Unos y Los Otros

D�nde: El umbral de Primavera

Direcci�n: Primavera, 11. Madrid

Hasta: Marzo

Horario: Sábados a las 20h.

Precio: De 12 a 14€

Venta de entradas: elumbraldeprimavera.com