3 octubre, 2013. Por

Maridos y mujeres

Teatro de la Abadía. Madrid
El Teatro de la Abadía repone los Maridos y mujeres de Woody Allen según Àlex Rigola
Maridos y mujeres

"La vida no imita al arte, sino a la mala televisión". Ésta es sólo una de las brillantes frases del gran Woody Allen que podemos encontrar en una versión teatral de una de sus mejores películas (y ya es): Maridos y mujeres. Adaptada y dirigida por Àlex Rigola (que, por otra parte, continúa como flamante director de la sección de artes escénicas de la Bienale de Venecia), es éste un ejercicio de traslación que regresa nuevamente a las tablas del Teatro de la Abadía de Madrid, en el que el director ha conseguido triunfar rotundamente, haciendo un Woody Allen sin Woody Allen. Un fantástico espectáculo teatral a partir de unas imágenes impresionadas sobre negativo.

"Antes de salir a cenar queremos deciros una cosa: José Luis y yo vamos a separarnos". Una frase, un detonante, que golpea cual terremoto y hace peligrar los (supuestamente) sólidos cimientos de las vidas de las dos parejas protagonistas. Maridos y mujeres es una divertidísima a la vez que completamente despiadada disección de las relaciones de pareja. Un cuadrilátero formado por sofás (según el director, el elemento que define a la pareja) en el que se enfrentan los personajes es la sencilla escenografía con la que cuenta el espectáculo. Que no necesita más para representar las obsesiones, insatisfacciones, engaños y frustraciones de estas criaturas hijas de su (nuestro) tiempo. Un par de canciones en directo, la acertada integración de parte del público en esos mismos sofás de la escena (rodeando el resto del público en gradas el espacio de la representación) y una iluminación sencilla pero efectiva consiguen hacen brillar el texto, muy bien adaptado, y las actuaciones. Que son simplemente perfectas para la ocasión. Un compacto grupo de intérpretes que hacen reír al público, en ocasiones abiertamente y en otras con la típica risa incómoda. La risa de aquél que se reconoce en esas cosillas en las que no hace gracia verse reflejado. Luis Bermejo, Nuria Mencía, José Luis Torrijo (que sustituye a Israel Elejalde) y Elisabet Gelabert interpretan a las dos parejas protagonistas, mientras que Miranda Gas y Fernando Soto (que toma el relevo de Alberto Jiménez) se desdoblan en un par de papeles cada uno. Uno de los aciertos de la propuesta es el no haber intentado imitar el estilo de actuación de Allen, por otra parte inimitable, y Luis Bermejo hace suyo el personaje que fue interpretado por el neurótico director en el film. El rapidísimo ritmo del montaje (a veces piensa uno cómo no acabarán los actores con la lengua fuera con la velocidad a la que recitan sus textos) hace que el espectador no tenga un instante de descanso y que la función, una gozada, pase en un abrir y cerrar de ojos. La veloz sucesión escenas y la integración de las confesiones lanzadas al público, que se transforma en el psicoterapeuta invisible al que se dirigían los personajes en la película, ayudan a darle un dinamismo muy efectivo al asunto.

Muchos tienen en la memoria desde luego esta película, uno de los títulos míticos de Allen. Para unos será un aliciente a la hora de acercarse a ver este espectáculo. Y para otros tal vez un handicap. Pero la verdad es que Maridos y mujeres es una creación a la que Rigola y los actores han conseguido insuflar una vida y entidad propias. Y que sin duda merece la pena ver. Eso sí, otra cosa es que a uno no le complazca asistir a un afilado y certero análisis de las relaciones parejiles, por aquello de que pueda salir escaldado: aquí vemos cómo se esconde la mierda debajo de la alfombra, el arte de evitar enfrentarse a la soledad o la manera en que el sexo desaparece de una relación sin que nadie diga ni mu… En definitiva, un espectáculo sobre las cosas estas de la pareja (o esa cosa llamada amor, que al cabo de transcurrido un tiempo nadie sabe muy bien cómo se llama), en las que la auto-negación y la mentira están a la orden del día. Ya lo dice uno de los personajes: "Es curioso, pero ignorar el problema funciona… Y no os riáis, porque muchos de vosotros sabéis de lo que estoy hablando".

Maridos y mujeres

+ INFO

Nombre del montaje: Maridos y mujeres

Disciplina: Teatro contemporáneo

Director: Àlex Rigola

Autor: Woody Allen

Adaptaci�n: Àlex Rigola

Reparto: Luis Bermejo, Israel Elejalde, Miranda Gas, Elisabet Gelabert, Alberto Jiménez, Nuria Mencía

Traducción: José Luis Guarner
Espacio escénico: Max Glaenzel
Figurinista y Ayudante de escenografía: Vanessa Actif
Iluminación: Maria Domènech
Ayudante de dirección: Carlota Ferrer

D�nde: Teatro de la Abadía

Direcci�n: Fernández de los Ríos, 42. Madrid

Hasta: 27.10

Horario: Miércoles, jueves y viernes a las 20h., sábado a las 19 y las 22h. y domingo a las 19h.

Precio: Entre 17 y 24

Venta de entradas: es.patronbase.com