Iván-Off

La casa de la portera. Madrid

Chejov, nueve actores y un originalísimo nuevo espacio de la capital. Esto es el espectáculo Iván-Off. Y esto es La casa de la portera, local que con apenas un par de meses de vida ya se puede considerar un rincón singular y único de Madrid, por lo original y especial de su propuesta. La antigua residencia de la portera de un edificio de la calle Abades, entre la La Latina y Tirso de Molina, se ha convertido por obra y gracia de las mentes pensantes de José Martret y Alberto Puraenvidia en una asociación de artistas, un piso de decoración kitsch repleto de llamativos cuadros, espejos, lámparas, papel pintado y otros objetos vintage y horteras que recrean un ambiente perfecto para sus fines. Repleto de magia, acogedor y cercano, entre las diferentes obras que se representan a lo largo de la semana se encuentra el plato estrella, Iván-Off, una fantástica versión de Ivanov, la primera obra larga de Anton Chejov. En ella se narra la historia de Iván, un personaje hastiado, cansado de la vida al que la melancolía le corroe hasta resultarle insoportable su existencia. Un hombre endeudado, con una esposa enferma, y que no posee capacidad de reacción ni decisión para cambiar su vida una vez pasada la barrera de los treinta años, arrastrando a los demás en su desesperación.

José Martret dirige y Aberto Puraenvidia se encarga de la ambientación de este espectáculo a caballo entre el drama existencialista y la comedia kitsch, que cabalga también entre dos espacios, dos habitaciones de esta casa en las que el público (únicamente 22 personas por noche) presencia alternativamente la acción de la obra, siendo trasladado de una a otra: por un lado el despacho de Iván (un espacio austero en color y elementos) y por otro el salón de los Leyva (exagerado en ornamentación y tonalidad, acorde con la personalidad de sus habitantes). El drama inunda el despacho de Iván y la comedia el salón de sus vecinos, consiguiendo así la puesta en escena un equilibrio que conserva y realza toda la ironía de Chejov sobre la condición humana. Una reflexión que cobra tremenda fuerza gracias a la cercanía entre actores y el público, potenciada por guiños que los intérpretes tienen para con los afortunados asistentes al espectáculo, a los que se les hace partícipes (hay que decir que en el punto justo, que no se asusten los tímidos) de una acción que transcurre a escasos centímetros de distancia. Entre los intérpretes hay que destacar a un potentísimo Raúl Tejón, que da vida al protagonista, un nuevo Hamlet como dice en un par de ocasiones, confuso, agobiado y perdido. Tejón regala una actuación espléndida, llena de matices que se aprecian sutilmente en la cercanía de este espacio. Y se ve rodeado por un reparto que también cumple a la perfección con sus papeles. Mención especial merece la pareja cómica de arpías de Maribel Luis y Cristina Fenollar (que se alterna en este personaje con Rocío Calvo), espectacular, que desató las carcajadas de los asistentes. Iván-Off tiene momentos realmente cómicos pero no carece de otros muy potentes y sensibles. Es un experiencia, original y sin duda recomendable. Aunque hay lista de espera (y para seguir con la originalidad, sólo se puede asistir mediante reserva telefónica), así que si queréis visitar esta casa (hacedlo sin dudar) llamad ya. Merece la pena introducirse en este mundo de la portera, un espacio que con el poco tiempo que lleva en activo ya se ha ganado por méritos propios un lugar en el corazón de la escena madrileña. Propuestas como ésta o la del Microteatro (con la que comparte esa cercanía extrema de actores y público) logran desafiar las convenciones y romper con la cuarta pared, sumergir al espectador en la narración de una forma impensable en las salas convencionales. La gente tiene ganas de vivir el teatro, y espacios como éstos consiguen acercar la representación hasta niveles que parecían imposibles. La colocan a centímetros de distancia, vaya.


¿lo has visto?
escribe aquí tu opinión


código de seguridad
(introduce el código que aparece a la izquierda):
nombre (obligatorio):
e-mail (obligatorio, no aparecerá publicado):
comentario: