17 Diciembre, 2015. Por

Páncreas

Teatro Valle-Inclán. Madrid
Páncreas, una entraña que rima en el Valle-Inclán
Páncreas

"Se escribieron muchas cosas sobre qué paso esa noche. Se habló de autodestrucción, sacrificio solidario, de amistad, de abnegación y de todo lo contrario. Se usó la imaginación con un enorme derroche, pero lo cierto es que nadie dio la versión acertada. Como pasa casi siempre, también en esta ocasión, la realidad superó a la más retorcida ficción. Y es que la imaginación está sobrevalorada…"

Así comienza este Páncreas estrenado en el Valle-Inclán, un texto de Patxo Telleria dirigido por Juan Carlos Rubio. Y para los lectores más avezados, sí, efectivamente está escrito en verso. Lo que tiene mérito, pero más mérito todavía si tenemos en cuenta que el texto original era en vasco ( se estrenó en el Arriaga de Bilbao). Y esto ya es un plus de originalidad, porque poco (tirando a nada) se escribe y estena en verso en teatro actualmente. Pues bien, Páncreas es una tragicomedia contemporánea y en verso con tres amigos como protagonistas. El primero necesita urgentemente un trasplante de páncreas. El segundo tiene previsto suicidarse en un futuro no muy lejano, para esquivar la decrepitud y la vejez. El tercero les junta para plantear al segundo que se suicide ya mismo y done al primero su páncreas. El humor negro, como se puede intuir, riega generosamente cada una de las escenas de la función.

Páncreas es una obra sin ínfulas de grandeza ni mensaje profundo, un entretenimiento que se erige como tal, más que ameno y perfecto para pasar una tarde navideña a cubierto la mar de agradable. Y que va creciendo además a medida que el absurdo se hace dueño de su métrica e historia. Juan Carlos Rubio opta por una puesta en escena casi vodevilesca y con aires de suspense clásico, ubicada en una salón resquebrajado, casi un mausoleo algo limbesco, con una juguetona música (alguna canción en directo incluida, que siempre son muy agradecidas y si se hacen bien como aquí, pues más) y un vestuario idéntico con bombín incluido para los tres intérpretes. Tres caras conocidas, que sirven como reclamo importante para el éxito de la función (a la que asistí estaba llena, bravo) pero además son fantásticos y reconocidos actores: Fernando Cayo, Alfonso Lara y Santiago Ramos. Cada uno con una personalidad muy marcada en su personaje, disfrutan con este juego en verso y se lanzan las réplicas de forma rápida y certera. Da un gusto enorme verles en escena. Y en estas condiciones es un verdadero lujo.

En definitiva, que Páncreas es un entretenimiento oscuro y original. Y como tal, es más que recomendable. A veces es necesario simplemente un rato de diversión pura, aunque sea a costa de la muerte. Así que siéntense todos ustedes en la platea y dedíquense a escuchar a esta historia tan particular. Y recuerden: "Todo lo que puede, amigos, de algún modo suceder, acaba tarde o temprano sin remedio sucediendo. Sea noble, criminal, hermoso, oscuro u horrendo. Eso y mucho más pasó en aquel anochecer que esta tarde contaremos ante tan amable audiencia, desde el principio al final, lo que pasó en realidad…"

Páncreas

+ INFO

Nombre del montaje: Páncreas

Disciplina: teatro clásico

Director: Juan Carlos Rubio

Autor: Patxo Telleria

Reparto: Fernando Cayo, Alfonso Lara, Santiago Ramos

Escenografía: José Luis Raymond
Vestuario: María Luisa Engel
Iluminación: José Manuel Guerra
Imagen: Malou Bergman
Diseño de sonido: Sandra Vicente
Música original y espacio sonoro: Miguel Linares
Asesor de movimiento corporal: Federico Barrios
Ayudantes de dirección: Chus Martínez / Juanma Casero
Diseño cartel: Isidro Ferrer
Fotos: Sergio Parra
Producción: Centro Dramático Nacional y Concha Busto Producción y Distribución

Dónde: Teatro Valle-Inclán. Sala Francisco Nieva

Dirección: Pza. de Lavapiés, s/n. Madrid

Hasta: 24.01

Horario: De martes a sábados, a las 19 h Domingos, a las 18 h

Precio: 24 €. Miércoles 50% descuento.

Venta de entradas: cdn.mcu.es