16 Septiembre, 2015. Por

Madre Coraje

Matadero. Madrid
Madre Coraje o los sinsentidos de la guerra en un magnífico Brecht en el Matadero
Madre Coraje

"¿Temes tú ante la guerra que te da de comer…?" Madre Coraje es uno de los personajes más potentes de la dramaturgia del s.XX y una reflexión sobre los sinsentidos de la guerra. Un personaje, paradójico y tremendo, una madre prueba fehaciente de fortaleza para sacar adelante a sus hijos y a la vez otra víctima más en la rueda de la codicia y la corrupción. Parida por el insigne Bertolt Brecht, el texto ha viajado por el mundo desde hace más de setenta años, sin perder ápice de su vigencia, igual que la protagonista Anna Fierling recorre la Europa de la Guerra de los Treinta años en su carreta con sus tres hijos vendiendo a las tropas (da igual de un color o de otro) lo que consigue por allá y por acá. Y ahora su mítica carreta recala en el Matadero de Madrid, en la Sala Fernando Arrabal, de la mano de la compañía Atalaya. Una galardonada puesta en escena de una compañia que lleva más de treinta años al pie del cañón. Y que consigue transmitir el horror de la guerra y la codicia humanas de manera fascinante, sumamente potente y estremecedora.

Ricardo Iniesta dirige el espectáculo, que comienza con todos sus intérpretes entonando una canción en lengua eslava, interpretando una coreografía asaz simbólica (cazuela, zapato, pan o acordeón en mano según corresponda, cada cual con el elemento que le caracteriza). Después otras tantas siluetas ancladas en una valla, como una foto fija expresionista, relaciona de forma impactante y directa la función con una realidad más que actual. Y Madre Coraje hace acto de presencia en su carreta. La versión, reducida con respecto del original, se ve trufada de canciones con aire de período de entreguerras, interpretadas por los propios actores. Iniesta y la compañía conforman una puesta en escena magnífica (con pocos elementos pero muy estética y en la que destaca un diseño de ilumianción sobresaliente) que golpea al espectador. Como en un espectáculo de feria con ese carromato ambulante, la función integra a algunos espectadores en bancadas situadas en el mismo escenario, testigos mudos de la ironía y el horror.

Unos intérpretes espléndidos hacen y deshacen el Gestus brechtiano, las caras maquilladas, máscaras del horror, y consiguen hacer reflexionar al espectador y trasladar estos conflictos sobre que Brecht escribió a las tablas del Matadero con sus amplios y excesivos movimientos que funcionan a la perfección para conseguir el famoso distanciamiento, que este caso también alcanza a un tema que toca y emociona profundamente. Se conjuga así de manera más que acertada la emoción y la reflexión en esta obra y la puesta en escena consigue superar este complicado reto. Todos los intérpretes (la mayoría además defienden varios personajes) están sencillamente espléndidos y entregados a la causa (para conseguir esa fuerza hay que darlo todo o se nota). Aunque cierto es que hay algunos personajes que tocan de manera especial la fibra sensible, como Katarina, la hija muda interpretada por Lidia Mauduit, que se te clava en el alma. También la Ivette de Silvia Garzón tiene momentos francamente espléndidos en su decadencia. Y la Madre Coraje de Carmen Gallardo transita a la perfección esa contradictoria personalidad que acaba por no saber qué le es más beneficioso, si la guerra o la paz (o lo peor de todo, sí que lo sabe)."La corrupción es nuestra última posibilidad" Protector y el verdugo de los de su propia sangre, Anna Fierling acaba por ser una víctima más de la guerra, la codicia y la corrupción. Ese "Creo que he regateado demasiado…" es una de las frases más demoledoras que experimentar en un teatro.

En definitiva, un espectáculo potentísimo a todos los niveles, teatro en estado puro, una suerte de de ritual pagano y desolador en clave política. Un ejemplo de cómo tratar el universo brechtiano (música y humor incluidos) de forma certera para hacernos reflexionar sobre los horrores de la guerra y la condición humana. "Malditas sean todas las guerras", como repiten en la obra. Y que vuelvan montajes como éste para recordarlo desde todos los ámbitos.

Madre Coraje

+ INFO

Nombre del montaje: Madre Coraje

Disciplina: Teatro clásico

Director: Ricardo Iniesta

Autor: Bertolt Brecht

Adaptación: Ricardo Iniesta

Reparto: Carmen Gallardo, Lidia Mauduit, Raúl Vera, Jerónimo Arenal, Silvia Garzón, Manuel Asensio, María Sanz y Raúl Sirio Iniesta

Música Paul Dessau
Arreglos musicales Luis Navarro
Coros y coreografías Actores de Atalaya
Vestuario Carmen de Giles
Espacio escénico y escenografía Actores y director
Realización de Escenografía Factoría La Fragua
Maquillaje y peluquería Manolo Cortés
Video y fotografía Félix Vázquez
Iluminación y coordinación técnica Alejandro Conesa
Sonido Emilio Morales
Realización de utilería Sergio Bellido
Contabilidad Rocío Reyes
Distribución Masé Moreno
Producción y comunicación Ángela Gentil
Ayudante de dirección Asier Etxaniz
Ayudantes de interpretación Marga Reyes (coros) y Sario Téllez (coreografías)
Una producción de: Atalaya
En coproducción con: Junta de Andalucía

Dónde: Sala Fernando Arrabal. Matadero

Dirección: Pza. de Legazpi, 8. Madrid

Hasta: 04.10

Horario: De martes a domingo, 20h. A partir del 1 de octubre: De martes a sábado 20h, Domingos, 19h.

Precio: 22 €. Martes, miércoles y jueves 25% de dto.

Venta de entradas: www.teatroespanol.es