29 enero, 2015. Por

Rinoceronte

Teatro María Guerrero. Madrid
Un tremendo Rinoceronte dirigido por Ernesto Caballero arrasa en el Centro Dramático Nacional
Rinoceronte

Una mujer que ha perdido su gato (Mona Martínez) aparece por el patio de butacas con las luces todavía encendidas. Y con este disparatado incidente el caos se establece en escena y empieza Rinoceronte. Un texto de Eugène Ionesco dirigido por Ernesto Caballero para el Centro Dramático Nacional (del que es actual director). Un mastondóntico espectáculo (que no pretencioso) acerca del auge de los totalitarismos que Ionesco escribió con la vista puesta en el nazismo. La historia: en un pueblo la gente comienza a tornarse en rinocerontes. Poco a poco, a pesar de las reticencias y sin pensarlo mucho, todos los habitantes se unen a estos perisodáctilos (africanos o asiáticos de uno o dos cuernos, eso nunca lo sabremos, uno de los toques absurdos del maestro Ionesco). Hay una pequeña resistencia, cuyo mayor exponente es Berenger, un antihéroe, borracho y apático, que decide conservar su individualidad frente a la masa.

Ernesto Caballero dirige un espectáculo grandioso y perfecto en puesta en escena, jugando con todo el patio de butacas, con una escenografía de escalera metálicas en varios pisos, una atmosférica iluminación (de sobresaliente), brutal diseño de sonido, un vestuario que apoya de forma certera la psicología de los personajes, una magníficas máscaras rinocerontiles y un elenco en estado de gracia. Todos y cada uno de ellos aportan su granito de arena a esta redonda función, pero no se puede menos que destacar la labor de Pepe Viyuela como el protagonista, un borrachín hastiado de la vida, con un registro comedido y dramático que permite avistar perfectamente la profundidad de su psicología y su dilema interno. Bravo por Viyuela. La argentina Fernanda Orazi le da la réplica de forma absolutamente deliciosa, natural y creíble. Juan Antonio Quintana es un enternecedor Señor Mayor (mágico el  baile con Mona Martínez). Y Fernando Cayo es Juan, amigo de Berenger y protagonista de uno de las escenas sin duda más potentes que podremos ver este año sobre las tablas y para los anales de la historia escénica de este país: su transformación en rinoceronte. Cayo, sólo con sus movimientos, voz y algunos pequeños apoyos de maquillaje (mínimos), se convierte en una verdadero bestia escénica. Alucinante.

Pero vamos, que todos y cada uno del extenso reparto (14 intérpretes, ni más ni menos) se lanzan a la piscina para conformar una función tremendamente potente. Sólida y redonda. Que deja una sensación de haber visto un gran espectáculo, bien pensado y muy bien hecho, a la vez que un amargo sabor angustia y desolación, como debe ser con este texto… Porque “Pobre del que quiere conservar su personalidad…”

Rinoceronte

+ INFO

Nombre del montaje: Rinoceronte

Disciplina: Teatro clásico

Director: Ernesto Caballero

Autor: Eugene Ionesco

Adaptaci�n: Ernesto Caballero

Reparto: José Luis Alcobendas, Ester Bellver, Fernando Cayo, Bruno Ciordia, Paco Déniz, Chupi Llorente, Mona Martínez, Paco Ochoa, Fernanda Orazi, Juan Antonio Quintana, Juan Carlos Talavera, Janfri Topera, Pepe Viyuela, Pepa Zaragoza

Escenografía: Paco Azorín
Iluminación: Valentín Álvarez
Música y Espacio Sonoro: Luis Miguel Cobo
Vestuario: Ana López Cobos
Ayudante de dirección: Víctor Velasco
Cartel: Isidro Ferrer
Fotos: Valentín Álvarez
Vídeo: Paz Producciones
Producción: Centro Dramático Nacional

D�nde: Teatro María Guerrero

Direcci�n: Tamayo y Baus, 4. Madrid

Hasta: 08.02

Horario: De martes a sábados, a las 20.30h. Domingos, a las 19.30h.

Precio: De 4 a 24 €. Miércoles 50% de dto.

Venta de entradas: www.entradasinaem.es