6 febrero, 2013. Por

El lindo Don Diego

Teatro Pavón. Madrid
La vanidad del Lindo Don Diego inunda el escenario del Teatro Pavón
El lindo Don Diego

"Ése es un cuento sin fin pero con principio; que es lindo el don Diego y tiene, más que de Diego, de lindo". Pues bien, de este petimetre es de quien podemos disfrutar actualmente en el Teatro Pavón de Madrid. El lindo Don Diego, de Agustín Moreto (cronológicamente el último dramaturgo del barroco español), se enmarca dentro de las llamadas comedias de figurón, obras en las que el personaje central posee un grotesco orgullo que le lleva al ridículo. Don Tello compromete el matrimonio de sus hijas Doña Leonor y Doña Inés con dos primos, Don Mendo y Don Diego. A Doña Leonor le va bien, pues Don Mendo es educado y buen mozo, pero Don Diego es absolutamente insoportable a ojos de todos e Inés no puede aguantar su suprema vanidad. Y además está enamorada de Don Juan. Para evitar el casamiento, éste y el sirviente Mosquito elaboran un plan en el que harán creer al insufrible Don Diego que una sirvienta, Beatriz, es una gran condesa atraída por él. Un barroco entramado de confusiones y estratagemas dirigido por Carles Alfaro en el que la risa está asegurada.

Alfaro opta por una elegantísima puesta en escena, despojada de cualquier concesión al horror vacui (escenográficamente hablando), que se basa en un juego de espejos traslúcidos: uno gigantesco al fondo, otro que desciende en varios momentos enmarcando a los personajes, y por último el suelo que pisan los personajes, que proporciona también reflejo de las acciones sobre escena. Un juego de imágenes que se reproducen hasta el infinito para potenciar este carácter vanidoso del personaje que da nombre a la obra. El vestuario, a destacar, es el elemento recargado y espectacular del montaje. Una magnífica ambientación lumínica y también musical (que, si bien durante el espectáculo pueden chocar por resultar ligeramente ténebres y oscuras, al final de la obra cobrarán total sentido) completan la apuesta estética del espectáculo. Un espectáculo francamente divertido y refinado que hace las delicias del respetable. El completo reparto y la pulida y comprensible versión del texto (responsabilidad de Joaquín Hinojosa) convierten a este Lindo Don Diego en una muestra estilosa y divertida de carpintería teatral de primer nivel.

En cuanto a las interpretaciones, todos defienden a la perfección su papel. El famoso Neng de Castelfa del programa de Buenafuente, Edu Soto, sorprende con su Don Diego. A destacar también el fantástico sirviente Mosquito de Carlos Chamarro y la maravillosamente irónica Leonor de Natalia Hernández. Pero vamos, que todos son merecedores de elogio y recitan su texto con gusto y con gracia.

Este lindo Don Diego se convierte así en una apuesta segura, muy recomendable para pasar una velada deliciosa en compañía de unos delirantes personajes. Y los aplausos al final de cada función lo demuestran. Además, aparte de las risas, las sonrisas, y el final feliz para todos los personajes que se lo merecen, la puesta en escena deja un inteligente regusto amargo con una fascinante imagen final, la del desmoronamiento de Don Diego y la trémula destrucción de su imagen. “Y castigado este necio a gusto de los oyentes, aquí, con aplausos vuestros, dichosamente el poeta da fin al lindo don Diego.”

El lindo Don Diego

+ INFO

Nombre del montaje: El lindo Don Diego

Disciplina: teatro clásico

Director: Carles Alfaro

Autor: Agustín Moreto

Adaptación: Joaquín Hinojosa

Reparto: Edu Soto, Javivi Gil Valle, Raúl Prieto, Cristóbal Suárez, Rebeca Valls, Natalia Hernández, Carlos Chamarro, Vicenta Ndongo, Óscar de la Fuente

Asesor de verso: Vicente Fuentes
Composición y dirección musical: Pablo Salinas
Iluminación: Pedro Yagüe
Vestuario: María Araujo
Escenografía: Paco Azorín

Dónde: Teatro Pavón

Dirección: Embajadores, 9. Madrid

Hasta: 17. 03

Horario: De miércoles a sábado a las 20h. Martes y domingos a las 19h.

Precio: 20€. Día del espectador descuento 50%.

Venta de entradas: www.entradasinaem.es