3 abril, 2018. Por

El Gran Río

Resistencia, rebeldía, rebelión, revolución
El Gran Río

Porque el conflicto parece inherente al ser humano, y la obligación de rebelarse, y la necesidad de contarlo

¿Qué origina una revolución? ¿Qué estructuras y mecanismos se implican en ella? ¿Por qué el concepto de ‘asaltar los cielos’ ha estado presente en la humanidad desde siempre? Hay quien ha pasado dos años currando y para contárnoslo en El Gran Río. Resistencia, rebeldía, rebelión, revolución.

Es el equipo formado por Juan Barja (director del Círculo de Bellas Artes), Lucía Jalón y David Sánchez Usanos (comisarios), Rafael Celda (productor de la parte audiovisual), y Óscar Vincentelli y Elisa Celda (realizadores de la película).  Ellos son los causantes de uno de los proyectos más grandes del CBA para esta temporada. Ellos son quienes han investigado, analizado, recopilado y sustraído información para “repasar la idea de conflicto a través de cuatro formas de acercamiento (4R): resistencia, rebeldía, rebelión y revolución”.

Así nos lo cuentan Óscar y Elisa, realizadores y montadores de 21 piezas de vídeo que, juntas, forman una película de más de una hora que habla de todo esto: de la insurrección colectiva y de su dimensión filosófica y artística, de la corriente y el obstáculo, y el encauzamiento, y el torbellino. De los que hablaba Leonardo Da Vinci en El libro del agua. De ahí el título de la muestra.

El fluido y el flujo

Una ola nunca se da aislada, sino junto con otras tantas olas.
[Leonardo da Vinci, El libro del agua]

“Los textos de Leonardo sobre el agua, en los que se rescatan una multitud de observaciones de movimientos de fluidos, fueron el hilo conductor de las piezas y de la película desde el principio, porque dialogaban con la idea de conflicto y movimientos de masas.

Cada día [Juan, Lucía y David] nos presentaban textos de diferentes autores y, a partir de esa acumulación de citas, intentábamos traducirlo al audiovisual con un acercamiento poético, no tanto literal. Una de las decisiones mas importantes fue la de no citar a los autores de los textos. Sentíamos que así dialogaban entre ellos y directamente con el espectador”.

[Llaman violento al río cuando baja corriendo, arrebatado; / pero ninguno dice / que es violento el cauce que lo encierra.]
[B. Brecht, «Sobre el poder»]

Fotograma de la película

¿Cuál es el origen de una revolución?

La chispa que la enciende es una cosa y ninguna otra: es no tener nada que perder. Por eso hemos visto los levantamientos de la Primavera Árabe, y por eso no terminamos de levantarnos nosotros aquí. Aún debemos sentirnos demasiado cómodos.

“Mucha gente lo ha contestado o lo puede contestar mejor que nosotros, pero la revolución parte de una necesidad de cambio, la colectivización de una idea, de un fervor social, de una puesta en común, pero principalmente creemos que se origina con la voluntad de la búsqueda de algo mejor y nos gusta pensar en la idea de ilusión por un cambio”.

¿Revolución y fiesta?

La respuesta es sí, siempre. Y es de agradecer que esta asociación se rescate en El Gran Río, porque ha existido desde siempre. En la Revolución de los Claveles, en las protestas contra Vietnam… incluso en la cumbia colombiana, que se empezó a bailar por los esclavos africanos llevados a América, atados y con apenas solo las caderas y rodillas libres para moverse. Ellos inventaron su baile y con él se rebelaron contra el opresor.

«‘Fiesta’ es una de las piezas que más nos gusta. Hay una de las citas de Jules Michelet que lo define muy bien, ‘la fiesta como la revolución vive a partir del poder que une’. La ambición de la fiesta consiste en la apertura, una especie de ‘libertad compartida, una idea en común’ decía Jean Starobinski en ‘La invención de la libertad’.

La fiesta tiene una energía que vive a través de lo colectivo. Como describió el poeta Charles Peguy: «la fiesta es un levantamiento en masa, y el levantarse en masa es una fiesta»».

«Si no puedo vailar, no es mi revolución», clama este sténcil

¿Debemos rebelarnos en la calle o es suficiente con las redes?

No hay respuesta porque aún somos demasiado novatos en el uso de Twitter y Facebook, o por lo menos del poder que suscitan. Lo que está claro es que, tras la condena del rapero Valtonyc por injurias a la corona y enaltecimiento del terrorismo, hubo una alud de solidaridad en las redes con el movimiento #RapearNoEsDelito, pero apenas hubo manifestaciones en la calle.

Óscar y Elisa citan a McKenzie Wark, un referente en la teoría de los nuevos medios que pasó por el Círculo hace poco para recordar su planteamiento de “una tercera naturaleza, una naturaleza virtual, y nos advierte del control sobre la información que tienen las plataformas como las redes sociales”.

Error de sistema

“Solemos poner el ejemplo de las series y de las nuevas plataformas que, de alguna forma, democratizan pero también monopolizan. De pronto estamos inmersos en una matriz de control que cada vez es manipulada por menos personas, un monopolio que codifica nuestra forma de pensar. Por eso con ‘El Gran Río’ planteamos un sistema abierto, no estructurado, que intenta promover ideas, tratando de generar subversión de pensamiento”.

La libertad es de los más preciosos dones que a los hombres les dieron los cielos […]. Por la libertad, como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.
[M. de Cervantes, Don Quijote de la Mancha]

¿Y cómo se hace una película así?

“Ha sido un proceso arqueológico, rebuscábamos cada plano y fragmento. El gran hallazgo fueron unos materiales sobre experimentos de fluidos de los años 60 de la Universidad de Columbia que usamos como nexo. También utilizamos fragmentos de películas que nos motivaban, como El espejo de Tarkovsky, que a partir de un proceso de hipnosis propone la libertad del habla; la espectacular secuencia de La mirada de Ulises de Theo Angelopoulos, el baile final de Allosanfan de los hermanos Taviani…

También contamos con colaboraciones de artistas como Ana Fernando, Carlos Casas, Miguel Copón, Miguel Galanda o Marisa Pons. Y hemos utilizado nuestras propias grabaciones, como en el caso de VOCES, que es una secuencia de Timekeepers, el último trabajo realizado por Elisa Celda en EstadosUnidos junto al artista Gabriel Ruiz-L arrea. También contamos con fragmentos del cortometraje O tremor de Óscar Vincentelli, entre otros. A través de la unión de materiales totalmente distintos intentamos, de alguna forma, dar sentido y cuerpo a todos los textos.

El equipo del círculo nos ayudó mucho con los derechos de imagen. Ha sido un regalo haber podido contar con tanta libertad a la hora de elegir el material”.

Una película dedicada a Basilio Martín Patino

“Desde el principio fue un gran referente, de una forma u otra sentimos que ha formado parte del proyecto y nos ha acompañado durante todo el proceso. Además, nos cedió muchas imágenes para la película.Su cine nos ha influido mucho en la manera de abarcar este tipo proyecto.

Las ideas y las imágenes de Basilio siguen estando con nosotros y la mejor forma de agradecérselo era dedicándole una película que habla sobre las revoluciones”.

«Y, ¿qué es un rebelde? Uno que dice no, pero aunque rehúsa no renuncia. Es también el que dice sí desde el primero de sus movimientos.»
A. Camus, L’Homme révolté

Fecha:
26.02.2018 > 26.08.2018

Horario:
Martes a domingos
11:00 > 14:00
17:00 > 21:00
Lunes cerrado

Sala:
Sala Minerva

El Gran Río