10 marzo, 2017. Por

El Fundador

El biopic sobre el fundador del McDonald’s, en cinco platos de la casa
El Fundador

Años 40, Estados Unidos (California). Dick y Mac McDonald abren el primer restaurante McDonald’s. Hasta aquí todo bien. Los hermanos consiguen sacar adelante el negocio, con una creatividad y eficiencia bestiales en plena ruta 66. Pero, por casualidades de la vida, diez años después se cruza en su camino Ray Kroc, vendedor de batidoras, atraído por un pedido demasiado grande para lo que acostumbraba. Buen conocedor de las hamburgueserías que llenaban el país por aquel entonces, de servicio lento (pero directo al coche), con camareras en patines y macarras en la puerta, se queda fascinado. McDonald’s es todo aquello que buscaba: rapidez, un servicio de calidad, simpatía, ambiente familiar… Así que decide entrar en el negocio.

Este es el principio de El fundador, un drama biográfico protagonizado por Michael Keaton, que pasamos a analizar en compañía de los hits de la marca.

  1. Big Mac

Era imposible que cuando los hermanos McDonald comenzaron su pequeño negocio llegaran a hacerse una idea de lo que se convertiría aquello. Un modesto restaurante, hecho con cariño y una serie de conceptos creativos que terminaron llevándolos a la “ruina”. Fueron unos visionarios en crear espacios funcionales, pero no en sacar tajada. Lo que nos lleva a uno de los grandes inventos capitalistas: la hamburguesa de dos tajadas con un pan especial para separar las pastillas de carne haciendo su consumo más fácil, sin derrames de ningún tipo.

  1. Cuarto de libra

Para los que prefieren la vida con un poco de queso y alguna que otra conversación cinéfila. Como aquí estamos para hablar de cine, habrá que mencionar que aunque El fundador no sea algo brillante, es una película entretenida de la que se saca una información que la multinacional nunca se ha molestado en dar a conocer demasiado: lo que conocemos hoy como McDonald’s se funda a partir de un robo, el que hizo Kroc a Dick y Mac.

En este caso es Michael Keaton la loncha de queso que le da sabor al film con su odioso personaje. No sorprende como hacía antaño en Birdman, y vuelve por momentos a ese perdedor inconformista que tantas ocasiones le hemos visto interpretar. Sin embargo, la riqueza de este personaje de carne y hueso merece una mención. No es así la mujer encasillada en el machismo que ni Laura Dern consigue salvar.

  1. Patatas fritas

¿Qué sería el mundo sin patatas? Los amantes de éstas bien lo saben. También que, al parecer, la guerra contra Burger King en este sentido está ganada. Quién no ha sufrido alguna vez a un amigo/a insistiendo en ir a McDonald’s por sus patatas. Dick y Mac, interpretados por los veteranos Nick Offerman y John Carroll Lynch, ya lo sabían cuando concedían máxima importancia a freírlas en su punto. Ambos actores están magníficos en sus papeles. ¿Serían tan buenazos los personajes reales?

  1. McNuggets

Pequeños trozos rebozados de una mezcla indefinida que queremos creer como pollo. El fundador introduce pequeñas píldoras adictivas, como si de nuggets con salsa barbacoa fueran, de una realidad que tuvo lugar hace unos años y que hoy vemos tan lejana. Lejana porque parece mentira ahora mismo una vida sin McDonald’s en cada esquina, país y momento. La imagen del capitalismo, junto a Coca-Cola, tenía que nacer de una forma ruin también.

  1. McFlurry

Uno de los datos más curiosos de la película es la sustitución del helado de verdad para hacer batidos, por unos polvos, que le ahorraron a la compañía un buen dineral. Así que recordad que al igual que esos polvos, la película es una buena solución para presentar una historia con la que al final no sabes si te quieres comer una hamburguesa o no entrar nunca más en un McDonald’s.

El Fundador