9 julio, 2018. Por

El Cartógrafo

La obra de Juan Mayorga que hará que te reconcilies con la historia
El Cartógrafo

En esta obra teatral [de la que te hablamos aquí cuando llego a las tablas], Juan Mayorga, uno de los dramaturgos más importantes y representados del panorama español, vuelca parte de su experiencia personal a raíz de un viaje a Varsovia mezclándolo con leyendas y saltos temporales que se entrecruzan formando una trama que, lejos de ser compleja, nos ayuda a crear nuestro propio mapa conceptual de la historia.

Leyendas que intentan recuperar la memoria histórica de aquellos obligados a callar y esconderse, tratado de una forma cruda y sin rodeos, pero sin caer en el morbo o en el exceso de poner paños calientes para no herir sensibilidades.

Saltos temporales, el inicio del gueto y la contemporaneidad

Lo que vertebra y da unidad a El cartógrafo es Varsovia, ciudad en la que tendrán lugar todos los acontecimientos independientemente del espacio temporal en el que nos encontremos. Varsovia es la constante a través de la cual orbitan dos historias diferentes: por una parte nos encontramos la historia de la niña y el anciano ambientada en la Segunda Guerra mundial mientras el gueto judío se iba fraguando, convirtiéndose cada vez más en un lugar más hostil y opresivo.

Por otra, tenemos a Blanca, protagonista de la época actual que descubre la leyenda de la niña y el anciano, de cómo estos dos personajes crearon un mapa de la verdadera Varsovia para que no cayera en el olvido y sigue los pasos para descubrir qué parte de verdad hay en esa leyenda.

Emociones, mapas y leyendas

Si hay algo que podemos destacar realmente de esta obra es la gran cantidad de emociones tratadas que intentan conectar con el lector/espectador: la inquietud de Blanca, la pasividad y existencia anodina de Raúl, la sensación de peligro constante y precariedad del anciano, la ingenuidad y valentía de la niña… El cartógrafo es un cúmulo de mapas. No sólo está el mapa de Varsovia, aquí encontramos también un mapa sobre las diferentes emociones que nos puede provocar este suceso tan duro de la historia.

También está el propio mapa de Blanca: en la superficie está su interés por la leyenda, pero mientras avanza en su investigación va creando un mapa sobre sí misma, un mapa introspectivo en el que se va desarrollando su persona. En la obra también podemos ver distintos tipos mapas: mapas que nos llevan a un destino, mapas que ayudan a conocer, mapas que en vez de aclarar hechos los confunden. Si nos tomamos el tiempo tiempo para analizar e interiorizar esta obra puede que, incluso, empecemos a construir nuestro propio mapa.

El Cartógrafo