22 marzo, 2017. Por

Dúo Orquesta Regalizes

La nueva canción tradicional sabe a chuchería
Dúo Orquesta Regalizes

¿Hay espacio en la música alternativa contemporánea para la música que escuchaban nuestros abuelos? Si se revisita como lo hace el Dúo Orquesta Regalizes, sí. Y es que el dúo compuesto por el varry brava aarönsáez y el cantautor Fran Ropero consigue conectar en su cancionero tanto con los amantes de las músicas tradicionales como con los nuevos exploradores de la canción popular melodramática pasada por un filtro contemporáneo.

HIJOS DEL VENENO

Del mismo modo que sucedió en su día con Estopa, La Cabra Mecánica o con la primera formación de Los Delinqüentes (aquella que unía al Canijo de Jerez y Diego Ratón con el fallecido Migue Benítez), el Dúo Orquesta Regalizes se mueve en esa delgada línea de la canción de autor de armazón pop y la visita a las músicas de raíz, en un registro contemporáneo al de nombres como el de El Kanka, El Niño de la Hipoteca, Rozalén, Pez Mago, Albertucho antes de ser el Capitán Cobarde, Mikel Izal en su etapa de cantautor, antes de ser indie de masas o (no os asustéis) el Melendi de Sin noticias de Holanda.

Quizá catalogarlos como formación de flamenco, como han hecho desde los Premios MIN, sería limitar y reducir el espectro de un dúo que a lo que se dedica es a, más bien, reiniciar la idea de “canción española”. De ahí que los tratemos como “hijos del Veneno”, dada la inevitable conexión con aquel icónico combo liderado por Kiko Veneno que lo cambió todo.

IRONÍA Y TRADICIÓN EN MOVIMIENTO

A diferencia del sonido de agrupaciones como Los Hermanos Cubero o De la Puríssima, su actualización de los sonidos tradicionales no es purista: el grano de sus canciones mantiene la soga más cerca de registros del pop, el bolero o la copla de las tonadilleras de masas; y no del fundamentalismo flamenco o rumbero.

Estos regalizes saben dulce pero también hacen de la ironía, el sarcasmo y el humor propio una de sus marcas de identidad, algo que conecta directamente con el espíritu del cuplé de aquellas divas de principios de siglo XX. Y es que la suma de un músico capaz de tocar un día en uno de los símbolos del indie-dance-mainstream como Varry Brava y al día siguiente unirse en santísima comunión con un Fran Ropero capaz de mutar en performer post-tradicionalista en un Dúo Orquesta Regalizes tan cerca del espectáculo de variedades como de la actualización flamen-pop convierten al proyecto en uno de los más singulares y más desprejuiciados del circuito.

En su segundo disco, el flamante ¿Aquí cuando se dice ole? que parece parafrasear aquel ¿Cuándo se come aquí? de Siniestro Total y que estarán presentando en el Café Berlín este jueves 23 de marzo, resuena un cancionero de estructuras pop, jondismo radioformulero y letras que hablan entre la ironía y la mala uva bonachona sobre la prensa rosa, los toros, la eutanasia o Marujita Díaz.

Dúo Orquesta Regalizes