25 octubre, 2017. Por

DJ Raff

El rey del beat urbano latino reinicia el house, el reggaetón y la folktrónica
DJ Raff

¿Qué debería hacer un capo de las cadencias urbanas, el rey del beat y las bases del hip-hop latino de los últimos veinte años y uno de los iconos y referentes absolutos del urban latino? Moverse. Eso es lo que ha decidido hacer Rafael Pérez, más conocido como DJ Raff (quizá te suene por la canción que puso cortina musical a la serie norteamericana Broad City), en su nuevo disco, Movimiento: plantarse un vestido con múltiples posibilidades, quitándole sambenitos e imponiendo una ristra de variables para la música urbana, electrónica, el global bass, la indietrónica más mestiza y el aterrizaje incluso pop de canciones dispuestas a reventar la pista de baile desde nuevas perspectivas.

¿Bossa-house? ¿Afterelectropicalismo? ¿Nuevo beat chileno? ¿Clubbing transnacional? Las preguntas que te vas a hacer a lo largo de Movimiento son muchas, y todas serán tan válidas como, a la vez, limitadas: DJ Raff demuestra cintura y opciones, y en ningún momento se pone la camiseta de ningún género, ni siquiera aquel en el que aún se lo considera un capo absoluto, el hip-hop.

Es más, los momentos más cercanos a las cadencias urbanas (en las que DJ Raff tiene un máster, tras tantos años sabiéndose uno de los artífices del hip-hop latinoamericano de vanguardia) se perciben tanto en una canción como Derritiéndonos (con Andrés Nusser de Astro desarrollando varios registros) que juega con las texturas de la indietrónica y el space dub desde una perspectiva pop; como en una especie de reconstrucción del reggaetón: tanto desde la sonoridad del hip-hop (Respeto, una especie de hiphoptón) como por la vía de la música house, bien con una melodía embriagadora cantada nuevamente por el líder de Astro (Impala) o desde el beat de favela brasileña (Ahora y siempre).

«La gracia del disco se encuentra no sólo en la capacidad de (sic) movimiento que demuestra DJ Raff para articular un nuevo discurso sonoro desde los cimientos de la música urbana de baile, sino desde la cantidad de variables de música de baile»

Sin embargo, la gracia de Movimiento se encuentra no sólo en la capacidad de (sic) movimiento que demuestra DJ Raff para articular un nuevo discurso sonoro desde los cimientos de la música urbana de baile, sino desde la cantidad de variables de música de baile que impone en este nuevo álbum largo, el primero en más de seis años, desde aquel Latino & Proud que aún seguía manteniéndose en la órbita hip-hop, por muy abierto de mente que sea.

Ahora, se adivinan gestos que lo acercan a una suerte de bossa nova para amantes del tech-house (Por Você); se deja conectar por canciones de raíz indietrónica (Movimiento) o por la sensualidad latin-soul de la voz de Fakuta en una versión mejorada de los mejores Bomba Estéreo o IBEYI (Animal); hay momentos en los que incluso impone una confusión entre la facción clubber del Moby de hace veinte años y ciertos ramalazos triphoperos a lo Moloko o el Gustavo Cerati de Bocanada o + Bien (IDK o El Rey Del) o guiños a esa folktrónica entre andina y apátrida tan en boga en los últimos años (Océano).

El rey de las bandas sonoras de las pistas con skaters, graffitteros y pantalones cagados ahora lo será de las discotecas que aspiren a tener el beat de moda.

DJ Raff