19 mayo, 2017. Por

Déjame salir

El film del primer director afroamericano en superar los 100 millones de dólares con un debut
Déjame salir

Sé que casi todas las críticas hacen referencia a Adivina quién viene a cenar esta noche, pero es que el principio de Déjame salir parece un remake de la peli de Stanley Kramer, con un poquito de Los padres de ella, pero nada más lejos de la realidad. Su título original es Get out, se trata del típico film cuyos atributos son a su vez carnaza de spoiler, así que tened cuidado con que no os cuenten más cosas que el tráiler.

Get out es la ópera prima del cómico y ahora cineasta Jordan Peele, miembro del dúo Key & Peele (quien los haya seguido en Comedy Central sabe lo que estoy hablando). Peele se ha sumado a la larga lista de directores a los que les han ofrecido, sin éxito, el remake de Akira. También producirá, junto a J.J. Abrams, Lovecraft Country, una serie de HBO que explora la singular y fascinante mente del maestro del terror. Las creencias racistas y etnocéntricas siempre persiguieron a H.P. Lovecraft, también es cierto que el escritor de Providence nunca las ocultó, al revés, relatos como La llamada de Cthulhu, On the creation of Niggers o Herbert West: Reanimador lo dejan más que claro. Después de ver Get Out, no se me ocurre a nadie mejor para un proyecto de semejantes características.

Déjame salir es comedia y horror en una a veces perfecta simbiosis. No precisa de un ritmo endiablado ni de demasiados zigzags para hipnotizarte, esta última, palabra clave para asimilar esta película. Tanto el desconocido Daniel Kaluuya como Allison Williams, la Rose de Girls, que aquí son la parejita protagonista, están fantásticos. Al igual que Bradley Whitford, el Josh de El Ala Oeste de la Casa Blanca, y por supuesto, la gran Catherine Keener. Éstos encabezan un reparto coral cuyas eficaces y pintorescas interpretaciones son uno de los mayores atractivos de la cinta. Una cinta que se ha convertido en la nueva sensación, ya que con sólo 4,5 millones de dólares de presupuesto ha recaudado más de 214 en todo el mundo. De hecho, Peele ya es el primer director afroamericano en superar los 100 millones de dólares con un debut.

En el tráiler ves a unos pocos negros rodeados de muchos blancos y un puñado de inquietantes imágenes; si con eso crees que puedes hacerte una mínima idea de lo que vas a ver, estás  muy equivocado. Los fantasmas de la esclavitud de la era post-Obama deambulan en la inmensa plantación de algodón de Trump, y Get Out es la película oportuna, hábil, crítica y, por supuesto, entretenida que estábamos esperando.

Déjame salir