21 febrero, 2018. Por

De Picasso a Kapoor

¿Cómo ha evolucionado (o involucionado) el arte con la llegada de los procesos digitales?
De Picasso a Kapoor

Cuando hablamos de reproductibilidad técnica, lo primero que nos salta a la mente es Walter Benjamin. El filósofo identificaba el aura con la singularidad, con la experiencia de lo irrepetible. En su opinión la reproducción técnica destruye dicha originalidad, ya que no es posible calibrar el valor de un objeto en cuanto a su valor ritual, sino solo a partir de su valor exhibido. La pérdida de la originalidad por la existencia de múltiples reproducciones provoca que el arte se vuelva un objeto cuyo valor no puede ser dimensionado en referencia a su funcionamiento dentro de la tradición.

La exposición Obra gráfica y múltiple contemporánea. De Picasso a Kapoor en el Centro de Historias de Zaragoza hasta el 25 de marzo, nos habla precisamente de esa compleja situación que surge desde el momento en el que se automatiza la reproducción y los procesos creativos se ven sometidos a este nuevo espectro que revoluciona tanto la creación como el espacio público y la recepción de las obras por parte del espectador. La muestra revela la evolución de prácticas artísticas que tienen en común el uso intensivo de representaciones susceptibles de ser reproducidas por medios digitales, como grabado, litografía, xilografía, impresión digital o fotografía, junto con una reflexión sobre la relación entre el artista y los procedimientos.

«Si bien es cierto que el actual arte de masas esta corrompido por el capitalismo, también lo es que las últimas deformaciones del arte sirvieron para que cada individuo pudiera comenzar a decidir por sí mismo lo que es arte y lo que no lo es de manera completamente subjetiva y no como un estándar ya obsoleto»

El recorrido expositivo ha sido planteado cronológicamente y partiendo delas vanguardias en distintos bloques temáticos: miradas cruzadas de la modernidad y los orígenes del arte contemporáneo en España;  la gráfica española de las segundas vanguardias,  entre realismo y abstracción; el intercambio cultural internacional en la época franquista; la escultura contemporánea y la obra múltiple seriada; la evolución del arte abstracto en Europa; el Pop Art y la serigrafía; una visión poética del arte español en los años ochenta y noventa; las prácticas artísticas y los nuevos modos de producción en el siglo XXI, con obras de Picasso, Dalí, Miró, Warhol, Arroyo, Sicilia, Barceló, Spencer Tunick, Murakami, Richard Serra y por supuesto, Kapoor. Y es que desde los orígenes del arte contemporáneo son muchos los artistas que se apuntaron a esto de la reproducción múltiple.

Organizada a partir de las primeras vanguardias históricas con Picasso como germen del arte contemporáneo, la muestra nos habla de nuevas formas de expresión, con artistas que se reinventan a sí mismos, para reflexionar sobre la relación actual entre producción artística y tecnología y el vínculo entre arte contemporáneo y reproducibilidad técnica: desde que la obra gráfica empezó a acompañar a la vida cotidiana, comenzó a tener tanta importancia como la imprenta, aunque sería superada posteriormente por la fotografía.

Con la aparición de esta última, plasmar las emociones, la luz o los colores dejó de ser responsabilidad del artista ya que era mucho más fácil y ágil captar un momento a través de la lente. Si bien es cierto que el actual arte de masas esta corrompido por el capitalismo, también lo es que las últimas deformaciones del arte sirvieron para que cada individuo pudiera comenzar a decidir por sí mismo lo que es arte y lo que no lo es de manera completamente subjetiva y no como un estándar ya obsoleto.

De Picasso a Kapoor