Raster-Noton

Showcase Sónar 09


Más de diez años estableciendo una de las escuelas más sensibles al cambio y la investigación en el ámbito del sonido, el sello alemán parece estar obteniendo, por fin, el reconocimiento que se merece. Y es, además, a una escala notable más allá de la apreciación de diletantes de la ciencia y estética sonoras, puristas de los minimalismos electrónicos y enamorados de los glitches, las desconexiones y de las fronteras de la percepción del sonido. Sin entrar en el farragoso terreno de apocalípticos e integrados, que no conduciría a nada provechoso, celebramos la atención hacia la escudería que forma filas desde Chemnitz. Y sonreímos, la educación del oído, como cualquier otra, afortunadamente sirve de algo.

Raster-Noton nació como sello con un claro objetivo y una meridiana dirección que aunaba en su camino la experimentación, la estética, la matemática, la ciencia y la música en la era digital. Un proyecto impetuoso cuyos axiomas se nutren de un espacio y tiempos determinados. De celeridad tecnológica exprimida e investigada al máximo, de las redes y de las comunicaciones (a todo nivel) crecientes. De las secuencias de datos y sus lecturas. De querer dar fe de ello mediante la rúbrica acústica de las ondas originadas por la vibración del sonido. Un brote tan necesario en el ámbito de la música electrónica y el desarrollo de los minimalismos (a la par con otros sellos excelentes que nacían en la década de los noventa, como Mille Plateaux, Touch, Mego o ~Scape, entre otros), como en el de la experimentación del arte sonoro y la investigación del sonido y sus límites. Y, además de conseguirlo, ha logrado convertirse en paradigma de la experimentación en lo que a música electrónica se refiere desarrollando un estilo único del que puede hablarse casi como de un género concreto (al igual que sucedió, por ejemplo, con el también alemán Morr Music, especialmente en su primer lustro). Un estilo impar (aunque ecléctico) y definitorio de una nueva verdad en la música digital, cuyos esfuerzos por la excelencia no se limitan a la concepción estética del sonido, donde radica el principal logro, sino en la representación visual de esos ejercicios o ensayos de esta nueva forma de pensamiento musical, espacial y científico-artístico. Y que tienen manifestación en la mayoría de los directos de los principales artistas que constituyen el catálogo de Raster-Noton y trasciende, además, en las cuidadísimas ediciones de su exquisito catálogo, que van del cd a boxsets compilatorios de libros, obras audiovisuales y otros materiales, a libros, dvd, cd, vinilos, pósters, tarjetas SD, las Static Series, las Clear Series o las Transall, etc. Un crisol de creatividad y un oráculo de buena providencia y salud en el espectro de la música electrónica cuando ésta lleva años gozando, gracias otra vez a la educación, del desprendimiento de las etiquetas que, mayoritariamente, la desterraban (erróneamente asimilada) al terreno del baile (que, dicho sea de paso, tampoco tiene nada de desmerecedor y es una gran influencia reconocida por los fundadores de este sello). 

Todo esto lo debemos al entusiasmo creativo y pertinaz de los tres cerebros que dieron luz, a base de combinatorias múltiples de ceros y unos y al enlace de dos proyectos anteriores, a este sello sin par: Carsten Nicolai, Olaf Bender y Frank Bretschneider. De una parte, Carsten Nicolai y su proyecto Noton (Archiv für Ton und Nichtton), una plataforma que daba apoyo y salida a distintos proyectos conceptuales dentro de la experimentación del arte, la ciencia y la música. Y Olaf Bender y Frank Bretschneider, con Rastermusik (un sello que crearon para poder catapultar sus propios trabajos), de otra. Nacía así el proyecto que lleva años alumbrando el espacio no encontrado de la música. Un perímetro que todavía hoy se define y que bien iluminan sus exploradores, siempre gestionados como artistas en un sello que, lejos de funcionar como cualquier otro, se ha organizado siempre como una galería y, algo que orgullosamente comentan, siguiendo siempre los postulados o ideales de grandes escuelas artísticas como la Bauhaus. Un sello que comparte ambiciones y vías creativas para desarrollarlas. Una estirpe con una nueva narrativa escrita con un nuevo lenguaje, una nueva semántica y una nueva sintaxis. 

El sonido de Raster-Noton, sujeto a las especificidades de cada proyecto, se caracteriza por especular en los umbrales de la percepción de sonidos, ya sea en las frecuencias más agudas como en las más graves. También recoge influencias de la IDM, en lo que a la composición (y deconstrucción) rítmica se refiere, además de un análisis al detalle de los infrasonidos, el ruido blanco y las ondas sinusoidales. A la repetición de patrones compositivos y a  la adición de capas que precisa la percepción de cada loop y cada ciclo (en una abstracción pop) se suma la exploración experimental de cada uno de los artistas que forman parte del colectivo. Un sonido que, no obstante, en los últimos años ha dado cabida a trabajos “más inteligibles”, desde la incorporación vocal de trabajos de Kangding Ray a construcciones polirrítimas de estructuras más convencionales como los últimos trabajos de Byetone (Olaf Bender), aunque contemple grandes obras “sesudas” de otros artistas como Ryoji Ikeda o Alva Noto (quienes juntos forman Cyclo), siempre interesados en el lenguaje de datos y sus distintos formatos y códigos. Y toda una pluralidad de propuestas (en ocasiones lideradas por la misma persona, pero adoptando diferentes seudónimos e intenciones) a caballo entre ambas concepciones y preocupados siempre por ese nivel estético (filosófico) del sonido, como son SND, ATOM™, NHK, Robert Lippok, William Basinski, Komet (F. Bretschneider), Kim Cascone, Pixel, Senking, Frank Bretschneider (que, desde hace años, continúa su carrera como músico sin ocuparse de la gestión del sello), Richard Chartier, Signal (la tríada de los fundadores) o Goem, entre otros. 

En la edición de Sónar de este año podremos disfrutar de un showcase exclusivo del sello, tras su paso por la pasada edición del Offf de Oeiras, con las intervenciones de los dos fundadores en activo (Carsten Nicolai y Olaf Bender como Alva Noto y Byetone) presentando sus últimos trabajos (los dos volúmenes de Xerrox y The Death of a Typographer). Y de dos de las últimas referencias del catálogo, como Liedgut, de Uwe Schmidt, bajo uno de sus innumerables pseudónimos (ATOM™) o Atavism, el último trabajo del dúo inglés SND. Una magnífica ocasión para acercarse a conocer el sonido de estos ingenieros-artistas que, sabemos para bien, seguirán decidiendo gran parte del porvenir de los que disfrutamos de la música electrónica.
Bookmark and Share

¿has estado?
escribe aquí tu opinión hay 2 comentarios // 1 a 2   
Persona 31/05/2009, 17:22
Yo estuve en el Offf y fue inmenso, pero fue una pena tener que elegir en ciertos momentos entre estos monstruos del sonido y monstruos del diseño como Sagmeister o Kyle Cooper. Desdicha es que ser omnipresente aún no esté a mi alcance y aunque ya los había visto en directo más de una vez me quedé con los amigos de Raster-Noton. Ha estado muy bien el artículo. A modo de crítica decir que es un infortunio ver aún en este tipo de reseñas tan bien curradas ese virus que tanto duele al leerlo llamado "pseudónimo", cuando eso no existe; será si acaso seudónimo. Desgraciadamente a día de hoy incluso en publicaciones importantes y diarios se encuentra uno esa aberración lingüistica. Sin ánimo de increpar abogo por la mejora de la raza humana de manera altruista. Saludos.
Lupita 27/05/2009, 22:53
Notodo (coma) qué reportajes más chulos os gastais! Así da gusto (coma) leeros (punto y aparte)

hay 2 comentarios // 1 a 2   


código de seguridad
(introduce el código que aparece a la izquierda):
nombre (obligatorio):
e-mail (obligatorio, no aparecerá publicado):
comentario:
galería de fotos
Logotipo del sello
Olaf Bender, Frank Bretschneider y Carsten Nicolai. Foto: Pere Virgili
Olaf Bender, Frank Bretschneider y Carsten Nicolai. Foto: Pere Virgili
quiénes

Raster-Noton en su sello de música electrónica creado en Chemnitz en 1999, tras la fusión de los proyectos de Olaf Bender y Frank Bretschneider (Rastermusik) y de Carsten Nicolai (Noton. Archiv für Ton und Nichtton). Desde entonces la música electrónica y la experimentación del sonido ha alcanzado cotas inigualables. Afortunadamente, a día de hoy siguen llegando muy lejos.

por qué

Porque el sello tendrá un showcase específico en el Sónar 09, con las actuaciones de Alva Noto, Byetone, SND y ATOM™. Porque somos seguidores próximos del sello y todo apunta a que sigamos siéndolo.