7 julio, 2015. Por

Sense8

Ocho almas
Ocho almas entrelazadas en Sense8, la nueva serie de ciencia ficción de los Wachowski
Sense8

Los últimos años han apagado la mayoría de las expectativas que se depositaron, tras el enorme éxito de Matrix, en los hermanos Wachowski, Andy y Larry (ahora Lana). Un par de jóvenes directores oriundos de Chicago, adictos a los cómics, que tras sorprender con una brillante película de género negro de bajo presupuesto, la estupenda Lazos ardientes (Bound), en 1996, consiguieron la confianza de una gran productora Warner para rodar, al borde del nuevo milenio, una de las mejores cintas de acción y ciencia-ficción de todos los tiempos.

Sin embargo, las secuela de Matrix Reloaded y Revolutions– fueron masacradas por la crítica y decepcionaron a muchos de los fans de la película original. A continuación, escribieron y produjeron una minusvalorada adaptación del clásico del cómic de Alan Moore, V de Vendetta. Y sus siguientes películas, alejadas del universo fílmico que los hizo célebres, tampoco consiguieron interesar el gran público: ni la adaptación de un anime de culto Speed Racer, ni la épica intemporal El atlas de las nubes basada en la gran novela de David Mitchell, ni su particular Star Wars, El destino de Júpiter, que representó un fracaso de tal magnitud que pareció haber enterrado definitivamente su carrera.

Pero no ha sido así, Netflix ha confiado en ellos para producir una ambiciosa serie Sense8, en la que, además, han colaborado con el director alemán Tom Tykwer (Corre, Lola, corre, El perfume…) y el veterano guionista J. Michael Straczynski (Babylon 5, El intercambio, Ninja Assassin…). Y vamos a adelantar nuestra valoración: Sense8 es la segunda gran obra de su carrera, tras la primera Matrix, y es todo un hito dentro del campo de la ciencia ficción en la pequeña pantalla. Sense8 es una serie tan impresionante como original que fascinará o disgustará, pero cuyos doce episodios hay que ver.

La historia de Sense8 es la de ocho personajes, repartidos por distintas partes del mundo: Corea del sur, Alemania, México, la India, Estados Unidos, Kenia… No tienen nada en común: hay una activista de los derechos LGTB transexual, una alta ejecutiva coreana que practica en secreto artes marciales, una música islandesa, un policía de Chicago, un ladrón de guante blanco, un conductor de autobús en la peligrosa Nairobi, un galán de culebrones atormentado por su oculta homosexualidad (interpretado por el español Miguel Ángel Silvestre), etc.

Sin embargo, poco a poco, a través de visiones, de imágenes que asaltan sus mentes en los momentos más imprevistos, se dan cuenta de que están misteriosamente conectados: pueden compartir experiencias, conocimientos, pueden comunicarse con otros de ese grupo de personas, incluso estando a miles de kilómetros de distancia. Y una extraña organización está muy interesada en ellos y empieza a seguir sus pasos, así que esos ocho “elegidos” deberán averiguar qué los une antes de que sea demasiado tarde.

Sense8 no es, a pesar de esta sinopsis, una serie de acción trepidante. Sobre todo, durante sus seis primeros episodios, se centra en los dramas íntimos de sus protagonistas y en el modo en que se van enlazando con los de los demás. Todos ellos tienen graves problemas en su vida, tienen que optar entre lo que dicta su corazón y lo que quiere imponerles su medio social. Hay que destacar este punto: bajo la pátina de ciencia ficción, Sense8 es una de las series más reivindicativas y abiertamente progresistas que nos han llegado de la televisión norteamericana (el hecho de que varios de los personajes sean gays no es ninguna casualidad).

Como en El atlas de las nubes, la historia va saltando y trazando paralelismos entre ellos, pero con la ventaja de contar con un metraje muy superior, por lo que los creadores de la serie disponen de muchísimo más tiempo para hacernos empatizar con sus dudas, sus fantasmas internos y su sufrimiento. En cuanto a su estructura, Sense8 está dividida en doce capítulos por la imposición del medio, pero, tras verla, parece más correcto considerarla una película de doce horas, con un muy inteligente guión que consigue, más allá de que un personaje nos guste más que otro, transmitir la sensación de que asistimos a ocho historias completas y, al mismo tiempo, interrelacionadas.

Una película de doce horas rodada con la habilidad fílmica característica de los Wachowski, tanto en las escenas más espectaculares como en las más intimistas, con una puesta escena y fotografía de altísima calidad. Lo repetimos: Sense8 les podrá encantar o provocarles rechazo, pero es una serie imprescindible, una serie que hay que ver.

Sense8

+ INFO

Nombre exposici�n: Sense8

Director: NULL

G�nero: Ciencia ficción

Reparto: NULL

NULL

NULL

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Venta de entradas: NULL