11 junio, 2014. Por

Fargo

Reinventando un clásico
Fargo, o la mítica película de los hermanos Coen, en formato serie de televisión
Fargo

Cuando los productores de FX anunciaron que adaptarían en la pequeña pantalla ese clásico inmortal de los hermanos Coen, Fargo, muchos nos echamos a temblar. No era para menos, hay iconos que no se tocan y estos experimentos suelen ser un tormento, como atestiguan Bates Motel o Abierto hasta el amanecer, dos series que ni por asomo se acercan a la genialidad de las películas que las inspiran.

No obstante, un dato nos hizo respirar aliviados: Joel y Ethan Coen controlarían la serie como productores ejecutivos, por lo que no permitirían que el buen nombre de su película más valorada se mancillase. Tras ver los primeros episodios, solo podemos arrodillarnos ante ellos y agradecer al cielo la existencia de este show, firme candidato a alzarse con el puesto de serie revelación del año con el permiso de True Detective. Y sin él también.

El producto televisivo es un homenaje a la altura de su homólogo cinematográfico, que sin embargo no renuncia a buscar su personalidad propia. La serie nos muestra los mismos parajes nevados y desconcertantes de Dakota del Norte, utiliza una melodía similar y muchos personajes nos recuerdan inevitablemente a los del film, pero pronto el espectador es consciente de que se trata de otra historia. Parecida pero distinta.

Aquí no vemos a nuestro querido William H. Macy interpretando al pánfilo vendedor de coches Jerry Lundegaard, pues ahora está muy ocupado poniéndose hasta las cejas de cerveza en Shameless. Pero no nos importa, ya que en su lugar nos encontramos con otro genio de la interpretación, Martin Freeman (El Hobbit, Sherlock), quien se mete en la piel de un vendedor de seguros torpe, inseguro y entrañable llamado Lester Nygaard. A pesar de los evidentes paralelismos entre ambos, el personaje de Freeman contiene más aristas y a buen seguro se convertirá en el pardillo favorito del mundo occidental. Todos se mofan del pobre Nygaard, su esposa, su hermano y hasta un antiguo compañero de instituto. ¿Hasta dónde llegará su paciencia?

Hay más semejanzas. El rol de la magna Frances McDormand, aquella oficial de policía pizpireta que le valió un Óscar a la actriz, es ahora ocupado por una desconocida pero no menos espléndida Allison Tolman. El puesto de los raros matones a sueldo Steve Buscemi (que no se muera nunca) y Peter Stormare se renueva en la piel de Billy Bob Thornton, aunque las características de este villano son bien distintas. Thornton es Lorne Malvo, un tétrico asesino solitario que cree que el mundo está enfermo y las reglas están para saltárselas. Malvo acojona con un mero pestañeo y su magnetismo no será indiferente a nadie. Es solo uno de los engranajes de un reparto de lujo, completado por intérpretes tan solventes como Bob Oderkink, Kate Walsh o Colin Hanks.

Fargo es un espectáculo en todos los sentidos, perfectamente estructurado y tratado con mimo por sus cuatro directores. A lo largo de los diez episodios, que en principio plantean un arco argumental cerrado, disfrutaremos de las desdichas de esta panda de americanos tristes aderezadas con el mejor humor negro. Mientras tanto podemos jugar a adivinar los guiños que los guionistas nos regalan en cada capítulo. ¿Os suena el raspador de hielo que aparece en el cuarto episodio?

Fargo

+ INFO

Nombre exposici�n: Fargo

Director: NULL

G�nero: Serie de TV

Reparto: NULL

NULL

NULL

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Venta de entradas: NULL