14 junio, 2013. Por

Trance

Danny Boyle
Danny Boyle se enreda en su propia y decepcionante maraña argumental en Trance
Trance

El problema de crear grandes expectativas en el público es que si el objetivo o la recompensa final no vale la pena y no compensa el recorrido (en este caso tortuoso hasta el extremo), has fracasado y desperdiciado una historia. Esto es lo que se podría decir de Trance, la nueva película de Danny Boyle, un director que nos tiene acostumbrados a los giros, los túneles y las rotondas que unen principios y finales pero que en este caso solo han traído una película accidentada a pesar su casting de altos vuelos.

Simon (James McAvoy) es un empleado en una casa de subastas que se asocia con una banda criminal liderada por Frank (Vincent Cassel) para robar un valioso cuadro de Goya (Vuelo de Brujas) y, así, saldar sus deudas acumuladas por su adicción al juego. Simon consigue sacar el cuadro de la casa de subastas pero durante el atraco hace algo inesperado, y sufre un golpe en la cabeza que le hace olvidar gran parte de lo sucedido y, en concreto, dónde dejó el cuadro. Desconfiado, Frank le obliga a acudir a las sesiones de una especialista hipnotizadora (Rosario Dawson) que puede ayudarle a encontrarlo pero que, con el tiempo, le hace sentir cada vez más confuso con respecto a la verosimilitud de sus recuerdos (por momentos nos retrotrae a los momentos más brillantes de Memento), y más asustado e inseguro por la presión y amenaza a la que se ve sometido. La mitad de la película toma un tono verdaderamente intrigante, al más puro estilo del cine negro: el espectador se siente igual de perdido que el protagonista, toca fondo y se aferra al poco suelo firme que le queda ansiando un final, un impulso a la altura de sus expectativas pero que, lamentablemente nunca llega.

Boyle nos ha hecho reír a pesar del drama en muchas de sus películas (Una Historia Diferente, La Playa, Trainspotting e incluso en 127 Horas, en las que, a pesar de la desesperación, no olvida esos pequeñas salpicaduras de humor e ironía), pero nunca lo había hecho de pura incredulidad. Después de meternos en la mente de su cobaya, de empatizar con su situación y su manera de actuar, finalmente pretende –de manera fallida, por supuesto- que terminemos odiándolo por culpa de un inesperado melodrama. Trance pasa de ser por arte de magia (y en sus 20 minutos finales) el peliculón del año a un culebrón de sobremesa de Antena 3.

Trance

+ INFO

Nombre exposición: NULL

Director: Danny Boyle

Género: Thriller

Reparto: James McAvoy, Vincent Cassel, Rosario Dawson, Tuppence Middleton, Danny Sapani, Wahab Sheikh, Lee Nicholas Harris, Ben Cura, Gioacchino Jim Cuffaro y Hamza Jeetooa

NULL

NULL

Guión: Joe Ahearne y John Hodge
Música: Rick Smith
Fotografía: Anthony Dod Mantle

Estreno: 14.06

Dirección: NULL

Cuándo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com